Fonoteca

En Puerto Alvira, corregimiento de Mapiripán, Meta, los médicos temen llegar. La presencia de cultivos ilícitos, la falta de agua, electricidad, teléfono y otros servicios básicos ahuyentan a los profesionales de la salud.
Pero desde hace 10 años, la enfermera Gina Hernández, se ha convertido en el ángel de la guarda de la comunidad.

Páginas