Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe

Bomba en el Diario El Espectador

fecha linea de tiempo: 
02/09/1989

grupodetabas

multimedia3
foto: 
Pie de Foto: 
Archivo Colprensa.

El 2 de septiembre de 1989 un carro bomba explotó junto a la sede del periódico El Espectador de Bogotá. Aunque no hubo víctimas mortales, fueron 73 los heridos. La explosión afectó no solamente el edificio del periódico sino varias construcciones aledañas.

El periódico no dejó de circular y al día siguiente el titular de primera página fue "¡Seguimos adelante!". El atentado provino del cartel de Medellín por órdenes de Pablo Escobar, responsable también del asesinato en 1986 del director del diario, Guillermo Cano Isaza.

La noche anterior al atentado, el entonces jefe de despachos del periódico Juan Bejarano, recibió una llamada de seguridad solicitando autorización para que un hombre estacionara en el parqueadero lo que aparentemente era un vehículo varado. Bejarano se negó dado que los camiones de entrega del diario comenzaban a circular a la madrugada.

Aun con la negativa el desconocido logró parquear el camión al costado sur del edificio del periódico, con la ayuda de los vigilantes y dos policías. Nadie imaginó que se trataba del carro bomba.

Eran las 6:30 de la mañana cuando Juan Bejarano terminó su turno de trabajo y se fue rumbo al paradero para esperar el bus a su casa. Solo avanzó unas calles antes de escuchar la explosión que quedó registrada a las 6:43 minutos.

Era sábado y luego de haber trabajado en la edición dominical, afortunadamente en el edificio no se encontraba un gran número de personas. Solo estaba una empleada de servicios generales y la recepcionista Margarita Clopatofsky, quienes después del estruendo pensaron que se trataba de un terremoto.

En el momento del atentado los directores de El Espectador eran Fernando y Juan Guillermo Cano, hijos del asesinado Guillermo Cano Isaza. Los hermanos habían decidido tomar las riendas del periódico después de la muerte de su padre, sin embargo, por amenazas de los narcotraficantes, tuvieron que salir exiliados y cuando ocurrió el estallido de la bomba, recién habían regresado a la capital.

Escobar había ordenado el asesinato de Guillermo Cano y de manera totalmente fría ordenó también dinamitar la escultura en su memoria construida en Medellín. Hizo asesinar al abogado de la familia y del periódico Héctor Giraldo, además de hacer que los dos hijos de Cano salieran del país a causa de las amenazas. La guerra estaba declarada y parecía que el capo del narcotráfico no iba a estar tranquilo hasta acabar con El Espectador.

Las amenazas contra el diario continuaron, tanto que las directivas del periódico plantearon a sus empleados la posibilidad de dejar la empresa y recibir una indemnización, todo esto para evitar otras víctimas. Años después, Jhon Jairo Velásquez, alias 'Popeye', confesó que los autores intelectuales de la bomba fueron Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha.

fuentes: 
  1. El Espectador
info Adicional: