Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe

Ola de homicidios del Cartel de Medellín

fecha linea de tiempo: 
20/01/1986

grupodetabas

multimedia3
foto: 
Pie de Foto: 
Archivo Colprensa.

La violencia de los carteles del narcotráfico en Colombia, especialmente el de Medellín liderado por Pablo Escobar, escribió el capítulo más sangriento de su historia en 1986, cuando se llevaron a cabo múltiples asesinatos a figuras políticas, policías, magistrados y líderes de opinión.

Uno de los crímenes que más conmocionó a la opinión pública, fue el del periodista Guillermo Cano, director en la época de El Espectador.

El periodista fue asesinado por sicarios el 17 de diciembre de 1986 frente al edificio del periódico que dirigía desde hacía treinta años. Al momento de su muerte, Cano se encontraba escribiendo una crónica sobre Pablo Escobar, de ahí que las autoridades vincularon al capo de la droga a la investigación del asesinato.

La ola de crímenes ordenados por Pablo Escobar comenzó muchos años atrás. En 1983, por ejemplo, asesinaron a Hernando Baquero Borda, magistrado de la Corte Suprema de Justicia encargado de redactar el tratado de extradición.

Este homicidio le fue atribuido al grupo de Los Priscos, brazo militar del Cartel de Medellín. En 1985 el juez Tulio Manuel Castro Gil fue también asesinado. Castro Gil dictó auto de detención contra Escobar por el asesinato de Lara Bonilla.

En 1986 la violencia de los carteles se intensificó. El 17 de noviembre el coronel Jaime Ramírez Gómez fue asesinado, después de haber dirigido las operaciones que desmantelaron los complejos de Tranquilandia y Villacoca.

El 30 de octubre del mismo año asesinaron en Medellín al juez Gustavo Zuloaga Serna, quien dictó acto de detención en contra de Pablo Escobar acusándolo de la muerte de varios agentes del DAS. En 1986 también asesinaron a Barry Seal, quien trabajaba como piloto para los narcotraficantes pero que al mismo tiempo hacía las veces de informante para la DEA.

Roberto Camacho Prada, corresponsal de El Espectador para la región del Amazonas fue asesinado por órdenes también del Cartel de Medellín. Igual suerte corrió el capitán de la Policía, Luis Alfredo Macana, quien trabajaba en la sección de antinarcóticos. Otro periodista asesinado fue Raúl Echavarría Barrientos, subdirector del periódico Occidente de Cali, homicidio que también fue atribuido al cartel.

Este sería entonces un año en el que Pablo Escobar y el Cartel de Medellín le declararon la guerra al Gobierno y otros sectores, evitando no solo acciones políticas en contra de las acciones ilegales de los carteles sino que también coartaron el ejercicio libre del periodismo en Colombia.

fuentes: 
  1. Revista Semana

  2. Periódico El Tiempo

  3. Periódico El Espectador
info Adicional: