Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Captura de transmisión Vatican News

No es momento para construir armas, sino para terminar los conflictos: papa Francisco

En una Basílica de San Pedro totalmente vacía a causa de la pandemia, este domingo el papa Francisco presidió la misa de Resurrección con la que los católicos celebran la terminación de la Semana Santa, enviando mensajes de reflexión, solidaridad y reconciliación.

El mundo padece uno de los momentos más difíciles de la historia en el que miles de personas han perdido la vida y muchos otros luchan por ella. Por eso, el papa Francisco envió un mensaje de esperanza a todos los enfermos y a sus familias, especialmente a los ancianos que se han visto más afectados por el virus.

“Hoy los invito a que nos unamos al contagio de la esperanza; no se trata de una fórmula mágica que hace olvidar los problemas, sino la victoria del amor sobre el mal”, expresó el sumo pontífice.

De igual forma, transmitió un mensaje de agradecimiento a todo el personal médico, policías, y todos los sectores que a pesar de la cuarentena siguen trabajando incansablemente por hacerle frente a la enfermedad.

Además de innumerables problemas sociales y económicos, la pandemia ha traído consigo una atípica Semana Santa, semana en la cual según el papa Francisco ha conllevado a varias dificultades, pero también nuevas oportunidades para compartir en casa con los seres queridos, reflexionar y romper por un momento el ritmo frenético de la vida.   

Durante la misa, Francisco se refirió a todos los líderes mundiales que tienen a cuestas la responsabilidad de velar por la seguridad de las personas en estos tiempos difíciles

“Invito a quienes tienen responsabilidades políticas a trabajar activamente en favor del bien común de los ciudadanos, proporcionando los medios e instrumentos necesarios para permitir que todos puedan tener una vida digna”, pidió el papa.

Durante el acto litúrgico, Francisco también impartió la bendición Urbi et Orbi, palabras que en latín significan "a la ciudad (Roma) y al mundo”, y se utiliza para conferir indulgencias parciales o plenarias por los pecados realizados y pueden obtenerse para uno mismo o para el alma de un difunto.

En el mensaje papal le expresó al mundo que no es un tiempo para la indiferencia o las rivalidades del pasado, recordó que luego de la Segunda Guerra Mundial, el mundo, y especialmente Europa pudo recuperarse gracias a un genuino sentimiento de solidaridad.

“Hoy la Unión Europea se enfrenta a un desafío histórico del que dependerá no solo su futuro, sino el del mundo entero (…) que no pierdan la oportunidad de demostrar su solidaridad incluso recurriendo a soluciones innovadoras”, dijo el pontífice.

Por último, el papa instó a todos los países a no seguir construyendo y vendiendo armas, que, por el contrario, esos recursos sean utilizados para atender a los más necesitados, propuso que este puede ser el tiempo para que conflictos como en Siria, Yemen, Irak o el Líbano se terminen. Un tiempo en el que los palestinos y los israelíes reanuden el diálogo y puedan llegar a una solución pacífica.

“Queridos hermanos, la indiferencia, el egoísmo, la división y el olvido no son las palabras que queremos escuchar en este tiempo, queremos suprimirlas para siempre”, finalizó el papa Francisco.