Foto: Colprensa. Noviembre 2017.

Falleció el cantautor bolivarense Magín Díaz en Las Vegas

Tras ser hospitalizado, desde la semana pasada, por una arritmia cardiaca en el Desert Springs Hospital Medical Center de Las Vegas (EE.UU.), falleció en la noche de este martes el cantautor bolivarense Magín Díaz, considerado uno de los juglares más importantes del Caribe colombiano.

“Lamentablemente el espíritu maligno no reconoce fronteras y Magín a las 9:24 p.m. (hr Las Vegas) del 28 de noviembre de 2017 en completa paz, agarrado de una mano por su hijo Domingo, de la otra por Daniel y de los pies por Sebastián, con una fila de 5 mujeres enfermeras detrás de las escena lanzó su último aliento. Magín murió lejos del anonimato y con su hijo Domingo, la luz de sus ojos, tomándole la mano”, señala un comunicado emitido.

El artista de 95 años había viajado a suelo norteamericano para recibir el premio Grammy Latino a mejor diseño de empaque por su más reciente producción discográfica ‘El Orisha de la Rosa’.

“Por respeto a la familia y petición de Domingo, no podemos dar los detalles técnicos hasta que el hospital entregue su parte médico, por ahora solo compartimos que tuvo una crisis respiratoria”, puntualiza el comunicado.

El cantante y compositor Magín Díaz nació en Gamero, Bolívar, en diciembre de 1922. La música siempre hizo parte de sus labores en el campo, y antes de cumplir los 10 años ya sabía ejecutar todos los instrumentos de percusión del bullerengue y la tambora, gracias a las enseñanzas de su padre, cantador de son de negro y bailarín, y de su madre, cantadora de bullerengue.

Pese a que son muchas las teorías respecto de la autoría del tema “Rosa (qué linda eres)”, teorías que incluso sitúan el nacimiento del tema en Cuba, una de las más fuertes tiene que ver con la paternidad del propio Magín. Cuenta el cantador gamerano que un día se lo cedió a la cantante de Los Soneros de Gamero, Irene Martínez, para que lo grabara, y que por un error quedó registrado a nombre de ella. No pasó mucho tiempo antes de que dicha pieza se convirtiera en un clásico, grabado en su momento además por Totó La Momposina y Carlos Vives.

Algunas correrías por Venezuela y el eterno regreso a su Gamero natal, para seguir componiendo canciones como “A pilá el arró”, “Me amarás, me querrás” y “El lobo”, grabada por Wganda Kenya y Joe Arroyo, hicieron de Magín Díaz el más importante de los cantadores de bullerengue, un arte que se consideraba exclusivo de las mujeres.