Chaza, historias detrás de una pelota

Por: Alejandra Mateus. 

Para los habitantes de San Lorenzo (Nariño), la chaza es el juego autóctono de la región. Es una tradición llegar a las 3:00 de la tarde a la plaza central Marco Fidel Suarez para empezar torneos interminables llenos de historia, tradición y entretenimiento.

Este deporte es un pasatiempo que va de generación en generación, lo juegan niños, jóvenes y adultos. Es una disciplina que congrega familias, amigos y hasta rivales, quienes se reúnen todas las tardes a jugar unos cuantos partidos.

Al finalizar, con una cerveza en la mano, comparten anécdotas y hablan del juego que les da tantas alegrías a diario. 

Para entender un poco más este deporte, se deben conocer las tres modalidades en las que se puede jugar: en el sur de Nariño se practica con la modalidad de ‘bombo’, que se juega con una bola que pesa entre 1.000 y 1.200 gramos y una tabla de 12 kilos.

En el centro del departamento, se juega en la modalidad ‘bongo’, con una pelota de tenis. En San Lorenzo se juega a mano limpia con una bola de 19 centímetros de diámetro y un peso de 82 gramos.

James Dorado, es lorenceño y hace parte del equipo ‘Canutos’, empezó su carrera deportiva hace 15 años. Ha participado en campeonatos nacionales internacionales, representó a San Lorenzo en diversos torneos como en el municipio de Jamundí, donde fue campeón en la categoría Europea.

Este chacero nació en San Lorenzo, municipio del departamento de Nariño y actualmente trabaja en la bodega del pueblo repartiendo remesas para todas las escuelas.

Dorado es un referente para su equipo. Juega como pegador, rol que consiste en devolver la pelota a quien la saco. Afirma que esta pasión empezó desde pequeño.

“Uno de niño siempre veía sus abuelos, padres y amigos jugando uno empieza a jugar a competir y se enamora de esto. La chaza me ha dado todo amigos, felicidad unión y la satisfacción de poder representar a mi pueblo, que sin duda es uno de los más hermosos de Colombia”, agrega.

Una de las cosas más difíciles de practicar este deporte es el dinero, james afirma que para salir a campeonatos o torneos hay que hacer muchos esfuerzos económicos ya que no cuentan con el apoyo necesario para salir y representar la región.

“Una de las cosas más importantes es apoyar este deporte y no dejar que esta tradición se pierda porque ha salvado a niños y jóvenes de caer en la drogadicción y el alcoholismo”, manifiesta Dorado.

Heider Andrés Gómez tiene 10 años comenzó y su carrera deportiva hace dos años. Para él la chaza es pasión y diversión, empezó a jugar por tradición familiar de sus padres y abuelos.

Andrés sueña con representar a su municipio en campeonatos nacionales e internacionales y traer a su pueblo varios trofeos. “Quiero ser el mejor jugador de la chaza y quiero que me recuerden aquí en San Lorenzo y en toda Colombia”.

Cuando se llega San Lorenzo se respira pasión, entrega y compromiso de jugadores profesionales, aficionados o principiantes que nunca dejan de lado sus ganas y deseos de divertirse y divertir a los asistentes que llegan de diversas partes del país.