Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
En la vereda San Juan, una tierra que lee la paz, el futuro está a la vuelta de una página.

‘San Juan Lee’, el proyecto que construye paz en el Medio Catatumbo

Por: Anderson Salinas. Convención - Norte de Santander

San Juan, uno de los 17 corregimientos del municipio de San Calixto, es el epicentro del programa de lectura que lidera Sandra Clavijo, una mujer que le da luz propia a esta región en el corazón del Medio Catatumbo. Con la iniciativa denominada ‘San Juan Lee’, busca quitarle actores a la violencia a través de la lectura de libros y cuentos.

Los participantes de las jornadas literarias son niños y niñas del campo, quienes junto a ‘La Profe’, como es conocida esta gestora, analizan textos, comprenden contenidos y van más allá, a través de jornadas ambientales y deportivas. En estos espacios hacen manualidades con material reciclable: papeleras, mesas y tableros, hacen parte del inventario nacido de su creatividad. Luego, juegan partidos de fútbol en los que Sandra es una de las protagonistas en el improvisado campo de juego rodeado por las montañas del Catatumbo.

A ‘La Profe’, la mueve el cariño por liderar a un grupo de niños y niñas entre 7 y 14 años, quienes por medio de la lectura, se reúnen todos los martes a realizar acciones comunitarias para cuidar el medio ambiente y proyectar sus vidas.

San Juan hace parte de San Calixto, enclavado en una zona montañosa, destacado por sus calles pintorescas y el verde frondoso de la plaza principal, donde reciben a propios y foráneos. Allí, la moto es el transporte principal entre los sancalixtenses para llegar al corregimiento, ubicado a hora y media del vecino municipio de Convención.

Sus calles pintorescas y el verde frondoso de la plaza principal, reciben a propios y foráneos.

‘San Juan Lee’ es un proyecto sin ánimo de lucro, que se desarrolla con el amor y la vocación de enseñar. “Surgió hace dos años cuando llegué del municipio de Fortul en el departamento de Arauca, y me encontré con un grupo de niños y niñas jugando en la cancha de la vereda”, cuenta Sandra sobre esta iniciativa.

De allí, se pensó en una convocatoria que en su primer encuentro únicamente trajo consigo a los más interesados. “Solo siete, pero con ellos comenzamos”, comenta Sandra destacando el progreso obtenido; y recuerda que hoy son alrededor de 20 participantes más, en un territorio donde actuar por el cambio es la mejor solución para el desarrollo.

“Aquí nos encargamos de practicar el hábito de la lectura, y a su vez incentivar el amor por nuestra comunidad. Hacemos cualquier cosa de material reciclable, jornadas de siembra y concientizamos a los habitantes respecto a que somos los dueños de estas tierras y que debemos cuidarla y amarla”, expone ‘La Profe’ entre el sonrojo y la alegría al hablar sobre el proyecto a personas ajenas para a esta comunidad.

Con expresiones nativas, algunas manillas de colores sobre sus muñecas y la espontaneidad que comprende a las niñas del Catatumbo, María Camila Botello, de origen Barí, es una de las participantes de los espacios de formación. A ella el proyecto le brindó la confianza necesaria para sentirse partícipe para trabajar por su territorio.

'San Juan Lee' es un proyecto sin ánimo de lucro que se desarrolla con el amor y la vocación de enseñar.

“A mí me gustan las clases de ‘La Profe’ Sandra, porque ella nos enseña cosas con el material que ya no usamos en nuestras casas, además que cada día voy mejorando con la lectura”, cuenta con sencillez.

María Camila, al igual que Dana Pérez, Frank Amaya y más integrantes del proyecto, dejan fluir las palabras para narrar sus amenas jornadas entre letras, frases y consejos de expresión corporal.

En San Juan, las jornadas transcurren en medio de la inocencia y la aventura de sus integrantes, a quienes ni la pandemia del Covid-19 pudo detener, pero multiplicó sus labores. En tiempos de aislamiento obligatorio, Sandra preparaba clases personales para apoyar las clases virtuales, que llegan entre codazos a la ruralidad.

Hoy es una realidad, vuelven cada martes, a la sombra del árbol preferido, a esperar a Sandra Clavijo Peñaranda, que con sus libros (los principales afectados por el paso del tiempo) sobre sus costillas, fomenta la convivencia y la esperanza de amarse como comunidad. Allí, en San Juan: una tierra que lee la paz, el futuro está a la vuelta de una página.