Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Joel Escobar.

Los juegos del Mararay, una divertida tradición en Moniquirá

Por: Joel Escobar

El Mararay es una pepa de color café que se produce en una palmera del mismo nombre y con la cual durante años muchos niños, jóvenes y adultos del municipio de Moniquirá (Boyacá), practican diversos juegos que se han convertido en toda una tradición.

Anualmente se realiza en esta región el Festival del Mararay, con el cual se busca resaltar su valor autóctono y rescatar la práctica de estas actividades lúdicas como algo propio del municipio.

“Es un juego tradicional de estas tierras. Incluye adivinanzas, puntería, pero ante todo, mucha alegría”, asegura Andrea Pinzón, directora de la Fundación El Mararay y organizadora del Festival.

Foto: Joel Escobar.

¿Pero cómo se juega con esta pepa y qué modalidades se pueden practicar? Le contamos.

Que corran caballos 

Este es el juego que más se practica con esta semilla. Consiste en tomar una cantidad de pepas en cualquiera con las manos, mostrándoselas a otra persona y se le pregunta: “¿Que corran caballos?”, luego se pregunta otra vez: “¿Cuantos?”, la persona tiene que responder “¡Que corran!” y adivinar la cantidad de pepas que se tienen en las manos. Si acierta, el jugador que está preguntando debe entregar la totalidad de estas a la persona que ganó.

Si no fue así, el jugador que no acertó debe dar la diferencia en pepas. Por ejemplo, si la persona dijo que había 10 y no era esta cantidad, sino ocho, entonces tiene que dar las dos que faltaron.

En la cama o en el suelo 

Un jugador toma una cantidad de pepas, sin que el otro la note en cuál las tiene, pone una mano sobre la otra, a su vez, tiene que preguntar: “¿En la cama o en el suelo?”, el otro jugador responde alguna de estas dos posiciones, teniendo en cuenta que en la cama será la mano superior.

Si adivina la ubicación, gana la totalidad de las pepas, pero si no acierta, se tiene que pagar el número de pepas que tenía el otro jugador.

Pares o nones

Una persona toma una cantidad de pepas en ambas manos y le pregunta al contrincante: “¿Pares o nones?”, este debe elegir alguna de estas, teniendo en cuenta que nones es una cantidad impar de mararayes.Si adivina, ganará la totalidad que el otro jugador tiene, si no es así entonces el jugador contrario tendrá que pagar ese número de pepas.

Casadas o solteras 

En este juego se debe contar con un ‘garbinche’ o mejor conocido como ‘canica’. Se toma una cantidad de mararayes mezclados o no con la canica y también se pregunta: “¿Casadas o solteras?”, el otro jugador tendrá que elegir cualquiera de estas opciones, teniendo en cuenta que estarán casadas cuando las pepas están acompañadas de la canica.

Si el jugador acierta, ganará la cantidad de mararayes que el otro tenga en la mano junto con la canica, de no hacerlo deberá pagar la cantidad que el ganador tenga en su mano incluida la canica.

La cucunubá 

Este uno de los juegos que más se practican con el Mararay, consiste básicamente en poner en el suelo una base con varios agujeros a lo largo de esta. El jugador tiene que tratar de ingresar las pepas en esos agujeros, tiene mayor puntuación si se logra anotar en el agujero del centro.

El Festival del Mararay se realiza todos los años en el Centro de Acopio de Moniquirá y allí se dan cita todos sus habitantes, para seguir resaltando esta tradición. Se estima que en la edición de este año asistieron por lo menos 2 mil personas.

Este deporte tradicional hace parte de la historia de los habitantes de esta región y sobretodo, como lo señalan los moniquireños, la idea es que se siga practicando y los jóvenes y niños no lo dejen perder porque es una costumbre que los caracteriza.