Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Colprensa.

Karina, tejiendo el camino de la libertad

Jenny González

Karina recuerda el pasado de sus ancestros mientras pone los siguientes tres mechones en la cabeza de su clienta. Este pelo no es afro, es de una mujer mestiza que contagiada por el éxtasis de la música y el festival, decidió dejarse llevar por la estética de moda afro,  la misma que ha llevado a las peluquerías con esta tendencia a posicionarse en Bogotá como preferidas de quienes por encima del color y la textura del pelo se suman a esta apuesta irreverente que incluye diseños, rostros, caminos de trenzas y pelo natural insertado. 

Aprendió en Buenaventura, exactamente en un pequeño pueblo donde llegaban los turistas y no querían irse sin la muestra de su aventura tallada en el pelo. Allí entre risas, cantos y regaños fue descubriendo el significado cultural de los peinados; nos cuenta que las trenzas en efecto simbolizaban los caminos tejidos desde la frente hasta la nuca.

Ahora ya, con su propia marca, lleva siempre a Nicol, su pequeña hija que con tan sólo 9 años ha desfilado su extensa cabellera por pasarelas que cada vez mas manejan las tendencias étnicas, también ha sido figurante de novelas, y según sus propias palabras, espera convertirse en una mujer afro, empoderada de su raza, que muestre los aspectos positivos de tener un pelo tan sofisticado y diferente. 

Las tropas son trenzas tejidas con tres gajos de pelo, tienen un sentido histórico relacionado con la resistencia a la dominación. El funcionamiento de las tropas tenía que ver obviamente con las mujeres, ellas se sentaban al frente de alguno de los jefes de los hombres, y hacían la tropa, se escapaban de cierta parte (la frente) y se encontraban en otro (la nuca), entonces a las muchachas las peinaban y los hombres miraban. 

Muchos años después estas rutas se pondrían otra vez de moda. Antes eran gratis, ahora los precios oscilan entre 5 mil y 20 mil y el tiempo de espera puede ser de 30 minutos a una hora. Si, los tiempos, sin duda han cambiado "los sucedidos", como se le llaman a los estilos de peinados, siguen sin embargo, sosteniendo una gran carga y cumpliendo con una gran misión: promover el dialogo entre la peinadora y la que está siendo peinada, un conjunto de historias orales que Karina lleva hasta los domicilios a donde la envían, un trenzado que anuda una tradición oral que lucha por sobrevivir.