Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Óscar Romero

Nuquí: Un paraíso entre el cielo, el mar y la selva

Deysa Rayo

En cada rincón del Parque Nacional Natural de Utría, en el municipio de Nuquí (Chocó), se siente el palpitar de la vida, entre el mar y la selva este pedazo del planeta es un ejemplo de convivencia y respeto por todos los seres vivos. Se calculan unas 35 mil especies de plantas superiores, que incluyen árboles, leguminosas, flores y por lo menos 5 especies de mangle.

En sus 54.300 hectáreas, el parque alberga unas 125 especies de mamíferos, 400 aves y 1000 reptiles sin contar el ecosistema marino. Pocos lugares en el mundo reúnen tanta magia y belleza como la ensenada de Utría.

Foto: Deysa Rayo

Allí la naturaleza nos habla desde su diversidad y una mujer nacida en esta tierra aprendió a escucharla y a contarle a las nuevas generaciones cómo preservar esta riqueza. Su fundación se llama  ‘Mano Cambiada’,  ellos organizan anualmente el ‘Festival de la Migración’ que rinde tributo a las especies que llegan a las playas del Chocó.

Su nombre es Josefina Klinger, nació en Nuquí, habla con pasión, convencida de la riqueza y potencial turístico de su territorio. 

Foto: Óscar Romero

“Estamos empoderados como organizaciones locales promoviendo  el festival como una estrategia de educación ambiental, de cohesión social dirigido especialmente a la generación de relevo para que crezcan valorando el territorio, viendo la magia de que una especie recorra 8 mil kilómetros para venir a ser chocoana y que sientan orgullo de eso y dejen por  un momento y ojala para el resto de su vida de verse como pobres  y sobre todo de creer que la selva y el mar es sinónimo de atraso y  de infelicidad que por el contario valoren y descubran donde esta la felicidad”, dice.

Foto: Deysa Rayo

En el 2006 fundó ‘Mano Cambiada’ con el objetivo de promover el desarrollo social e integral de los habitantes del Pacífico y desde hace 9 años organizan el 'Festival de la Migración', una fiesta para celebrar la llegada de especies marinas a este territorio, en especial de las ballenas yubartas que migran a esta zona en el mes de septiembre.

“El Festival necesita tener patrocinadores, todavía no hemos convencido a los colombianos de que esta fiesta es diferente a los carnavales donde los adultos toman trago, bailan y pasan bueno. Hay que apostarle a fiestas como estas, este es un festival donde no se ingieren bebidas alcohólicas, donde solo se habla de la naturaleza, donde los niños son los protagonistas”, comenta.

Dentro de las actividades que conforman el festival está 'La Mancha', así se llama el desfile donde con disfraces  hechos de material  reciclado  más de 300 niños se transforman en peces, tortugas, ballenas, especies marinas que cada año migran a estas playas chocoanas. En medio de comparsas y chirimías estos pequeños intentan llevar un mensaje ambiental a los adultos.

Por ello, cada año durante el festival y gracias a la fundación 'Mano Cambiada', 100 niños visitan el Parque Nacional Natural de Utría como una forma de que ellos se apropien de su territorio y aprendan a protegerlo.

Ellos son testigos de uno de los espectáculos más bellos de la naturaleza; el avistamiento de las ballenas yubartas que recorren más de 8 mil kilómetros para llegar a las playas del Pacífico colombiano, huyendo del frío de la Antártida y buscando aguas cálidas para aparearse o parir a sus crías. Estos gigantes del océano pueden llegar a medir 19 metros y pesar 65 toneladas. Utría se convierte así en la sala cuna de las ballenas.

“Creemos que si los adultos no preparamos la generación de relevo con este discurso ambiental, pues cuando nosotros nos vayamos cansando no hay quien lo herede y por el contario ellos van a seguir desocupando el territorio”, enfatiza Josefina.

El festival cuenta además con múltiples espacios pedagógicos, como conferencias, talleres, brigadas de salud, tarimas musicales y teatrales, concursos de dibujo y pintura mural, jornadas de limpieza y una regata de veleros artesanales entre otras actividades.

Foto: Deysa Rayo

Hay que visitar a Nuquí en el Pacifico colombiano, disfrutar de esta temporada de ballenas que comienza en julio y se extiende hasta noviembre y contagiarnos de sus bellezas naturales, de su cultura, de su gente, de sus niños, de este festival de la migración. 

“El  Festival no  es otra cosa que  vibrar en la misma dimensión de un planeta, de un territorio que es espectacular como el que tenemos y con una especie migratoria que lo único que hace es hacernos un regalo, aquí los niños son felices, en este festival cada quien juega su  rol, pero sobre todo enviamos un mensaje y es que aquí en este territorio, somos felices” concluye Josefina.

Foto: Deysa Rayo

Escuche a continuación la crónica en audio de este maravilloso recorrido por una de las más famosas esquinas del Pacífico colombiano: