Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe

Visitando a los independientes

Camilo Mendivelso

La Feria del Libro puede ser considerada “la librería más grande del país, que abre por quince días al año” yreúne una selección enorme de contenidos para todos; no sólo para quienes buscan su libro favorito o algún hallazgo que los sorprenda, o para aquellos que van esperando grandes descuentos para llenar su biblioteca, sino que se encuentran todo tipo de opciones de distintos ámbitos artísticos para todos los gustos.

Durante quince días, tanto antiguos como nuevos visitantes se aglomeran en Corferias; provienen de diversos lugares de la ciudad, del país, así como también visitantes extranjeros que llegan con el mismo fervor que se ha promovido por tantos años.

Sin embargo, mientras todas las miradas se vuelcan a este gran evento, aquellas librerías que nos enamoran durante todo el año, llamadas independientes, sufren a su propio modo el aumento de las ventas y las visitas en la Feria, y buscan de diversos modos evitar que el impacto sea más grande de lo que debe ser.

Hice una visita a cuatro de estas librerías (San Librario, Librería Wilborada 1047, ArteLetra Librería y La Madriguera del Conejo) , para dialogar con sus dependientes sobre este fenómeno y para invitar a nuestros lectores a que las visiten, ya sea durante esta época o en cualquier momento del año.

San Librario
Calle 70 #12-48


Entrando a este lugar se ven pilas enormes de libros que captan la atención de inmediato. El olor característico de un lugar lleno de historias, que lleva más de 18 años con sus puertas abiertas. En medio de este bello caos está Álvaro Castillo, quien atendió mi visita y respondió mis preguntas de manera muy formal.

En la charla con Álvaro, me cuenta que la feria afecta el ritmo normal de las librerías (haciendo énfasis en San Librario, pues no puede hablar por las demás por completo), ya que el público lector se vuelca por completo en esas dos semanas a buscar las ofertas y promociones.

San Librario se mantiene con las puertas abiertas, la oferta de siempre y buscando que las personas se sientan igual sin importar la época.

Álvaro hace la observación acerca de que “la feria es un evento de 15 días, las librerías están abiertas todo el año”.
Sin embargo, dice, no todo es negativo. La feria es muy importante porque fomenta el hábito de la lectura, capta nuevos públicos y colabora con la creación de una necesidad/cultura de leer. También, en algunos casos, tiene un impacto positivo a largo plazo en los independientes, pues muchas personas pueden comenzar a buscarlos después de terminada la feria.

En San Librario pueden encontrar un lugar que se especializa en encontrar libros que ya están agotados. Libros que no se encuentran fácilmente o que por determinadas circunstancias no tienen circulación en el país. También es interesante su gran selección de literatura colombiana.

“Este es un espacio en el que la gente puede venir, escarbar y de repente encontrar algo que tal vez lo estaba esperando o algo que desde hace mucho tiempo estaba buscando”, dice Álvaro.

Le pedí dos recomendaciones para nuestros lectores.

“Y yo que lo creí un farsante” de Andrés Ospina. (Únicos distribuidores, según Álvaro Castilo).


“Caperucita se come al lobo” de Pilar Quintana. 


Librería Wilborada 1047
Calle 71 #10-47


La siguiente parada fue esta bella librería, muy cercana al Teatro Nacional. De entrada, una casa con una fachada muy linda y un café a su costado me dio la bienvenida.

Alberto Gómez, detrás del mostrador, aceptó amablemente contar más sobre la librería, su situación frente a la feria y dar también unas recomendaciones.

Comienza contando que la feria los afecta, pues es una competencia de tamaño enorme. “Muchos compradores compulsivos se aguantan hasta FILBO”. Así también, hay personas que están a la espera de descuentos o cosas muy raras que sólo podrían ver en este espacio.

Ésto les genera una disminución en las ventas. Pero, mientras muestra su calendario, me cuenta que esta librería le apuesta a los eventos complementarios a la lectura; clubes de libros, visitas de autores y más, buscando así una mayor afluencia de personas durante toda la semana. La programación cultural, este mes con más de 20 eventos, permite que las personas lleguen y los conozcan.

La feria tiene un impacto negativo para la librería, y para Alberto, no llega a afectarlos de forma positiva en algún aspecto, o al menos así lo percibe.

Librería Wilborada 1047 tiene un catálogo excelente, además de un personal que siempre está dispuesto a asesorar, acompañar y ayudar a encontrar ese libro que los lectores están buscando. Es un espacio amable que invita a que las personas se apropien del sitio, que puedan pasar horas mirando y ojeando sin que haya alguien acosándolos para la compra.

Sus dos recomendaciones son:

"Crónicas del desamor" de Elena Ferrante.

"El expreso del sol" de Tomás González.

ArteLetra Librería
Carrera 7 # 70-18 

Cruzando la Séptima fue mi siguiente parada. Una librería de fachada un poco más moderna, con un letrero neón que invita a ingresar.

Nicolás Mejía fue el encargado de atender mis preguntas sobre ArteLetra Librería.

Me cuenta que lleva poco más de 13 años de funcionamiento. Ellos se han concentrado en llevar libros que “las distribuidoras grandes no traen”, buscando en fondos particulares o especiales de España, libros novedades y libros “muy bien escritos o muy bien diseñados”.

Desde hace un par de años, cuenta Nicolás, esta librería se declaró “república independiente” de la Feria del Libro, pues realmente no les interesa participar de ella, no va con la personalidad del lugar.

Claramente, la Feria los impacta de manera negativa por su cantidad de descuentos y promociones, pero a su vez sirve mucho porque pone a la gente en contacto con la lectura, que finalmente ayuda al gremio.
Una de las cosas que considera hacen especial a ArteLetra es que la gente puede ir sin necesidad de comprar; también está la oferta de libros especiales, ya que se esfuerzan por tener una selección que no se encuentra fácilmente en otros lugares, “pequeñas Joyas”, dice Nicolás.

Sus recomendaciones:

"De cómo tratar con las personas" de Adolph Von Knigge.

 "La nueva lucha de clases" de Slavoj Žižek.

La Madriguera del conejo
Carrera 11 # 85 – 52

En la última parada de mi recorrido, llegue a esta Madriguera. Otro lugar llamativo desde afuera, con unas vitrinas llenas de libros interesantes invitando a la entrada. Allí, Edgar Blanco fue la guía para este lugar.

Me comenta con alegría que este junio que viene cumplirán cuatro años de funcionamiento. Ellos, a diferencia de lo que ya he contado, han tenido una mejor relación con la Feria del libro. Cuenta que fue “gracias a Felipe González, de Laguna libros”, pues desde que comenzaron, los invitó a un espacio que tenía en la Feria. Parte interesante de la historia aquí es que este hecho sirvió para la creación de “La Sexta”, un movimiento de cinco editoriales y una librería (Madriguera), que se unieron para repartir gastos y tener presencia en el stand.

Edgar nos dice que FILBO siempre generará atracción para todo el mundo, sean lectores asiduos o no. Un dato curioso es que, si miran las estadísticas de las personas que van a la Feria, más del 90% de ellos no van a las librerías. ésto es porque muchos van por el simple paseo, para hacerse una caricatura o tomarse fotos, cosa que no ven en las librerías como atractivo.

Para las personas que van por primera vez es un recorrido muy interesante. Se trata de descubrimiento: van, pasean, conocen de todo un poco, se cansan de tanto caminar. Pero la experiencia en una librería es muy distinta, ahí es dónde hacemos énfasis para atraer a los lectores. Por eso considera que la Feria les sirve de promoción.

Es muy importante, dice Edgar, que los que exponen en la Feria son los editores. Para una librería pequeña es muy difícil llevar libros de una editorial que tiene un stand enorme dedicado solo a ella. Lo que la gente no sabe es que después de la Feria ellos no existen, son bodegas llenas de libros.

Al igual que los demás, él también comenta que la feria causa un perjuicio. Hay muchas ofertas y descuentos, y esto no es malo en sí, pero el consumidor habitual de libros que va a las librerías sabe que se aguanta y puede conseguir el libro que quería a buen precio en la Feria los últimos días.

Algo curioso es que “las librerías independientes no son independientes, son el genérico de la ciudad. Además, cada una tiene la cara y la personalidad de quien decide las cosas en la librería”.

La Madriguera del Conejo se trata de diferenciar de las demás gracias a su flexibilidad, “tratamos de ser muy relajados, no apegarnos a las formalidades comerciales o de mercadeo”.

También me dice que, si alguien pregunta un libro malísimo en cualquier librería, seguro le hacen notar inmediatamente que no es el tipo de cliente de la librería. En cambio, en La Madriguera, hacen el esfuerzo de ser más amplios en ese sentido, ya que “cualquier interés de cualquier persona por cualquier libro es muy válido”, dice Edgar. Claro, “si a mí me parece que un libro es malo yo le digo al cliente, pero como una opinión personal”, agrega.

Sus recomendaciones para los lectores fueron:

"La Experiencia dramática" de Sergio Chejfec. (El autor asistirá a la librería el próximo 30 de Abril. Entrada libre)

La segunda recomendación es a estar pendientes de Cohete Cómics, un nuevo sello dedicado a dar fuerza a la producción nacional de historietas y cómics.

Invitados todos a visitar estas maravillosas librerías en Bogotá.