Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Colprensa. Jueves 14 de junio de 2018.

Gustavo Petro, el candidato que revivió la plaza pública

Por: Manuel Arias. Sistema informativo Radio Nacional de Colombia.

Con 58 años, Petro, un costeño formado en el interior del país, economista de la Universidad Externado de Colombia y convencido de las reivindicaciones sociales, con el respaldo de centro - izquierda, busca llegar a la Casa de Nariño.

Con tan solo 16 años, estudiante del colegio Nacional San Juan Bautista de La Salle, en Zipaquirá, Cundinamarca, logró uno de los más altos puntajes del examen del Icfes en 1976, lo que le valió una beca en la Universidad externado de Colombia donde ingresó a estudiar Economía.

Se trata de Gustavo Francisco Petro Urrego, nacido un 19 de abril de 1960 en Ciénaga de Oro, Córdoba, población donde vivió tan solo dos años junto con sus padres, don Gustavo y doña Clara Nubia, ambos maestros de escuela, con quienes emigró al interior del país, Zipaquirá.

Retraído, más bien introvertido, Gustavo Petro, lejos del calor de las sabanas cordobesas se inclinó por la lectura, la cual se convirtió en su hobbie, o más bien en una adicción, tal como lo señala el concejal de Bogotá, Hollman Morris, su asesor de comunicaciones y uno de sus más cercanos amigos, “Petro, gracias a la lectura y su afición por el estudio, adquirió un elevado nivel de conocimiento y comprensión, lo cual lo ubica como un hombre brillante y difícil de sorprender”

Sin grandes lujos Petro en Zipaquirá vivió en una familia de clase media, pero conoció de cerca las dificultades y la lucha diaria de las personas menos favorecidas, lo cual fue forjando en él un espíritu luchador, “el contacto de Petro, años después con la guerrilla del M-!9, fundamentó su compromiso por la justicia social; se casó con los más pobres y con las causas sociales”, afirma Morris.

Radical en sus ideas, que incluso muchos confunden con la terquedad, Hollman Morris insiste en que Gustavo Petro es un hombre coherente con sus pensamientos y sus propuestas, siempre encaminadas a la equidad y a lograr una Colombia más Justa

“En Colombia se castiga la coherencia, Petro no es mesiánico, sólo está convencido de sus ideas, las cuales estudia muy bien antes de proponerlas, lo cual, ciertamente, es una de las cualidades que aglutina a su alrededor tanta gente ” acota Morris.

Luego de graduarse de Economista a los 21 años, Petro inició su participación en política de la mano del movimiento Alianza Nacional Popular, Anapo, primero como personero de Zipaquirá y luego como concejal del municipio entre 1984 y 1986, período en el que públicamente reconoce su militancia en el M-19 e ingresa a la clandestinidad bajo el alias de comandante “Aureliano” en homenaje al personaje del libro Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez.

Luego de ser capturado por el Ejército en 1985, en el barrio Bolívar 83, un sector que había ayudado a construir y donde se escondía, Petro permaneció detenido durante dos años y luego de ser dejado en libertad se reincorpora a la guerrilla, para finalmente participar en el proceso de desmovilización del M-19 el 9 de marzo de 1990, con lo cual Petro retornó a la política, como asesor de la Gobernación de Cundinamarca, participó en la fundación del movimiento político Alianza Democrática M-19, con el cual hizo parte de la Asamblea constituyente de 1991 y luego logró un escaño en la Cámara de Representantes, pero tiempo después, debido a amenazas contra su vida fue nombrado agregado diplomático en la embajada de Colombia en Bélgica, donde aprovechó para realizar un diplomado en Medio Ambiente y Desarrollo Poblacional en la Universidad Católica de Lovaina.

Petro fue candidato a la alcaldía de Bogotá en 1987 sin éxito y en 1998 retornó a la Cámara de Representes donde estuvo hasta el 2006, cuando dio el salto al Senado, a nombre del Polo Democrático, partido con el cual aspiró a la Presidencia de la República en el 2010 y ese mismo año renunció a ese partido político para fundar el Movimiento Progresista, con el que llegó a la alcaldía de Bogotá en el año 2012.

En medio de su administración Petro fue destituido por la Procuraduría por la contratación del sistema de recolección de basuras, pero un mes después fue restituido en su cargo.

Para sus allegados, el Gustavo Petro de la vida diario es un hombre introvertido, encerrado en sí mismo, que piensa mucho en cada palabra que expresa, sin embargo, según señala su asesor de comunicaciones Hollman Morris, “los momentos en que se desinhibe son muy privados, para su círculo personal”. Morris acota que “a Petro la vida ha tratado de pasarle por encima, por ejemplo, las amenazas y las campañas de desprestigio, lo cual quizá lo ha convertido en un hombre silencioso e introvertido, sin embargo, en los momentos de alegría de desinhibe”.

Así mismo, Morris afirma que el Petro amigo es un hombre del que siempre se recibe un consejo, un hombre protector, al que se le sale el pedagogo, que es otra de sus facetas, “un Petro que siempre está tres pasos más adelante que uno, pero sin que esto signifique hacer sentir mal a quienes lo rodean y que siempre controvierte con argumentos”.