Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Retrato de Luis Felipe de la Rosa, conservado en la antigua casa del poeta en Pasto. Foto: Sandra Erazo.

Luis Felipe de la Rosa: los versos que le dieron identidad a Nariño

Por: Sandra Erazo - Radio Nacional Nariño

La poesía nariñense ha tenido participación en el campo universal gracias a la obra de grandes exponentes, en este caso Luis Felipe de la Rosa, puso en alto el nombre de Colombia con su poesía romántica.

La poesía nariñense es una expresión artística que gracias a sus representantes ha permitido leer la identidad de los pueblos del sur. Luis Felipe de la Rosa es considerado el más grande poeta de Pasto.

Consecuente con sus ideales bohemios e intelectuales, a pesar de su profundo arraigo con la tierra, este autor sufre el destierro. Su tierra es la esencia de su poesía.

“Una de las características del romanticismo es dar prioridad a los sentimientos y experiencias vividas por el artista, frente al racionalismo que le da prioridad a la razón. En la poesía de Luis Felipe de la Rosa encontramos los temas universales de la poesía a partir de la experiencia vivida por el autor”, expresa el profesor Javier Rodrizales, investigador de la poesía y narrativa del sur de Colombia.

Luis Felipe Elías Jenaro de la Rosa, nació en Pasto el 19 de septiembre de 1887, el segundo de 7 hijos del matrimonio conformado por Herminia Santacruz Burbano y Leonidas de la Rosa Meneses, y creció en un ambiente de disciplina y comprensión fraternal.

“Así empezó, una hermosa vida sublimemente trágica que le dio todo y todo le cobró. Es por ello que si se quiere que narrara en verso los instantes de su vida, años más tarde cuando el dolor hiriente se acercara”, relata el libro ‘Parábola del Tiempo: biografía del poeta Luis Felipe de la Rosa’, publicado en 1990.

Ayer! Ayer no más cuando en la cuna

de aquellas cintas y de aquel bordado

miré el fulgor de la primera luna

el arco azul de mi volcán amado

Rosas y Espinas, obra poética de Luis Felipe de la Rosa

Casa del poeta Luis Felipe de la Rosa en la capital nariñense. Foto: Sandra Erazo.

En sus años de juventud funda por iniciativa propia el periódico satírico El Alfiler, en el cual hace duras críticas al Gobierno local y a la curia, lo que le costó la censura del medio, la persecución política y hasta la cárcel, donde llegó acusado por blasfemia, a lo que contestó como siempre con versos escritos en humedecidas hojas de papel que poseía en la celda:

Tú lo sabes muy que ya contigo

mi viacrucis moral ¡Oh Dios Supremo!

Que en mi vida jamás yo te maldigo

Que en mi vida jamás de ti blasfemo.

 

Y después, que ebria sucumba,

la torpe sociedad que me patea:

Será la cárcel mi gloriosa tumba,

si de la cárcel brotará la idea.

Rosas y Espinas, obra poética de Luis Felipe de la Rosa

Como consecuencia de lo anterior, Luis Felipe de la Rosa se ve obligado al exilio, emprende una nueva aventura y toma ruta al sur. En su recorrido, trabaja como corresponsal en diarios de Cuenca, Lima y Santiago de Chile, donde escribe gran parte de su obra literaria, obteniendo grandes honores.

Escribe ‘El Conjuro de Floria’, obra con la que gana uno de los más importantes concursos de poesía de Chile, con el cual es reconocido y de paso las glorias hacia su país de origen no se dejan esperar.

-Mujer, le dijo, tu miseria es grave

y es tan negro tu légamo infinito!

Decid: -amó con el candor del ave,

alguna vez tu corazón contrito?

 

-Yo amé, Señor, como la austral gaviota

en sus playones ásperos y viejos;

más el amado de mi historia rota,

cuentan las gentes que murió tan lejos!

El Conjuro de Floria, obra poética de Luis Felipe de la Rosa

Es afectado por una infección renal descubierta de manera tardía, lo que provocó afecciones irreversibles, regresa a su tierra natal. La vida no se muestra agradable con  él, ante condecoraciones y homenajes, Luis Felipe se enfrenta a más mutilaciones en su cuerpo, preso del sufrimiento y a pesar del optimismo que llenaba sus días muere en brazos de su madre el 17 de enero de 1944.

En adelante, esa tesis del romanticismo se va a quedar en buena parte de los poetas de América, de Colombia y de Nariño, de ahí que la poesía de Luis Felipe de la Rosa sea muy musical, cultiva como los grandes poetas el verso clásico, con rima y métrica, característica de los grandes poetas como Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Vicente Huidobro, entre otros, con quienes hizo amistad durante su estadía en Chile.

Fuentes consultadas 

 - José Félix Castro, prólogo del libro De Rosas y espinas, publicado en 2003. Graficolor  

 - Parábola del Tiempo: biografía del poeta Luis Felipe de la Rosa, 1887-1944/Elizabeth de la Rosa D. (1990). Editorial San Juan de Pasto: Fundación Taller de Periodismo, 1990.

 - Javier Rodrizales, Antología de Poetas y Narradores Nariñenese, 2004. Xexus Edita.

Siga la actualidad del sur de Colombia en Twitter a través de @RadNalNarino