Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto tomada de Facebook

En peligro la escuela vallenata del Turco Gil

Alejandra Restrepo

El célebre acordeonero y docente Andrés “El Turco” Gil ha dedicado su vida a enseñar la ejecución del instrumento. Sus alumnos han sido reyes del Festival de la Leyenda Vallenata y muchos de ellos acompañan actualmente a los cantantes más populares del género. Pero por una deuda de un banco pronto podría perder su único patrimonio: el inmueble que por años ha sido la escuela en la que ha impartido sus clases, que de paso es su lugar de residencia.

Hoy, el Turco Gil no es noticia por sus grandes proezas como artista y educador. Desde hace un par de días, ha venido alertando acerca de la posibilidad de perder su escuela por las deudas que adquirió con un banco y con los llamados prestamistas gota a gota, llegando a hablar incluso de amenazas contra su vida por los impagos.

Este año se conmemoran 40 de la creación de la llamada Academia Vallenata Turco Gil, de la que en 1999 se desprendió el grupo Los Niños del Vallenato, con sede en su propia casa, para que los jóvenes talentos pudieran estudiar la música. Así, ellos llevaron el vallenato, patrimonio inmaterial de la humanidad, a la Casa Blanca para cantar frente al expresidente estadounidense Bill Clinton.

Este año no se han hecho efectivos los contratos que la Alcaldía de Valledupar y la Gobernación del Cesar establecen para la continuidad de los programas de la escuela. El Turco Gil no tiene otros ingresos con qué mantener el inmueble ni las lecciones que allí se imparten. “No estoy en esta situación porque me haya malgastado el dinero en parrandas, drogas o licor -afirma-. Nosotros tenemos la Fundación donde se han formado los mejores acordeoneros del vallenato como Sergio Luis Rodríguez, con tres premios Grammy, acordeonero de Jorge Celedón, rey infantil y profesional; Lucas Dangond, acordeonero de Silvestre Dangond; Manuel Julián Martínez, acordeonero de Pipe Pelaez; El Cocha Molina, rey de reyes, desde los 14 años conmigo; Cristian Camilo Peña, y muchos otros”, dijo el maestro en La Señal de la Mañana de Radio Nacional.

Foto tomada de Facebook

“Nosotros dependemos de los contratos de la Gobernación, la Alcaldía, contratos para darles becas a los niños de escasos recursos de la región, niños vulnerables y desplazados. Me he encargado de educar a estos niños y sacarlos de las calles en lugar de vagar, jugar play y maquinitas, porque la vagancia no deja nada bueno”, agregó el Turco Gil. Debido a las deudas, el músico hipotecó la casa a Davivienda y tiene tres años sin pagar las cuotas, razón por la que le enviaron una carta en la que le avisan que será desalojado el próximo 20 de junio.

“Yo no tengo tristeza por el Turco Gil, que ya tiene 70 años y puede vivir debajo de cualquier puente, sino por los niños que tengo allí, como uno cieguito que canta y versea como ninguno, el niño que hizo el papel de Diomedes pequeño, que lo rescaté de un barrio de atracadores y drogadictos… Me duelen los niños y niñas que tengo allí”, aseguró.

Por ahora se han ido manifestando poco a poco algunos directivos de instituciones como Sayco, que le ofrece adelantar regalías, y la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, que plantea una convocatoria de artistas vallenatos, personas del común, empresas privadas y entidades públicas, entre ellas la Gobernación y la Alcaldía, que quieran sumarse a una causa benéfica a través de aportes económicos particulares.

Todo esto serviría para atenuar la deuda que el reconocido maestro de la música tiene con la entidad bancaria, que solo espera adelantar trámites legales para embargar el inmueble. La Fundación también plantea realizar un concierto con varios artistas vallenatos y de otros géneros para recoger recursos.

Por ahora, todos los habitantes de la ciudad, han ido pasando la voz para unirse y ayudar a este gran cultor de la música vallenata a quien Bill Clinton dedicó dos páginas de uno de sus libros para exaltar su labor. “Cuánto me gustaría que en cada área de conflicto hubiera una persona dedicada a mejorar la vida de los niños como El Turco Gil”, escribió el exmandatario de los Estados Unidos.