Pasar al contenido principal
CERRAR

El GonaCon, la posible solución para controlar la reproducción de hipopótamos en el Magdalena

La especie ha tenido una alta reproducción en los últimos 30 años y sus individuos han ocupado zonas de pescadores a la orilla del río.
Daniel Santa

Entre 80 y 100 hipopótamos rondan, hoy por hoy, la región del Magdalena Medio. Llegaron en la década de los años 80, por encargo del desaparecido narcotraficante Pablo Escobar, en compañía de un sinnúmero de especies exóticas más, provenientes de varios rincones del mundo. Estuvieron, en un principio, dispersos en la Hacienda Nápoles, hoy convertida en parque temático, pero acabaron reproduciéndose, de manera descontrolada, por esta región de Antioquia, Boyacá y Caldas.

Ahí radica el problema. Estos mamíferos africanos, que pueden llegar a pesar hasta tres toneladas y vivir hasta 60 años, y cuya población fue aumentando silenciosamente durante los últimas tres décadas, han comenzado a representar un peligro para los habitantes del Medio Magdalena, varios de los cuales ya han sido atacados. El último caso sucedió en Puerto Triunfo, el municipio ribereño de Antioquia por el cual hizo su tránsito La Ruta del Magdalena: 1540 kilómetros de historias, emprendida por RTVC, Sistema de Medios Públicos.

Contexto

Nadie se interesó en la problemática que implica la proliferación de los hipopótamos hasta que el fenómeno se hizo más que evidente. Desde hace por lo menos cinco años, la expansión de estos individuos por las márgenes del Magdalena Medio ha acaparado la agenda informativa de los medios de comunicación de todo el país. Radio Nacional de Colombia conoció que, incluso, medios de Japón y China han puesto sus ojos sobre este, que a la fecha, se ha vuelto un hecho llamativo para turistas y visitantes

Y es que el Magdalena Medio por gozar de condiciones tropicales regularmente estables durante todo el año, es un hábitat más que adecuado para los hipopótamos; aquí no tienen que enfrentar periodos de sequía, como sí sucede en África, y las fuentes de alimentación son ilimitadas.

Por tratarse de una especie invasora con muy buenas características de adaptabilidad, los hipopótamos han encontrado en el Magdalena Medio un sitio ideal para reproducirse a sus anchas. En contraste, y aún tratándose de una especie agresiva y de gran tamaño, han gozado de mucha aceptación por parte de los habitantes de esta región.

“Nosotros nos sentimos muy solos con esto. A la Alcaldía de Puerto Triunfo le informamos lo que estamos haciendo porque también es una situación compleja para ellos. El parque temático (Hacienda Nápoles) entró en escena luego de que se hiciera notoria la problemática. Aunque ellos se benefician de la presencia de los hipopótamos, son de gran apoyo porque su equipo técnico y de seguridad nos mantiene informados”, dice David Echeverri López, coordinador del Grupo de Bosques y Biodiversidad de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare).

Hipopotamos

La inmunocastración

El de los hipopótamos de Puerto Triunfo es ya un asunto que inquieta al Gobierno Nacional. El hecho es que, como indica Echeverri, todo lo que tenga que ver con estos animales es costoso, complicado, peligroso y demorado. Su rápida reproducción no puede ser contenida “de la noche a la mañana”, y, por ende, después de un largo proceso de investigación apoyada en literatura científica, Cornare ha llegado a la conclusión de que la inmunocastración es la más esperanzadora de las acciones posibles.

De hecho, durante la primera semana de octubre, Cornare, que es la autoridad ambiental de la zona, realizó con éxito el primer piloto experimental de inmunocastración de 24 individuos utilizando el medicamento GonaCon. ¿Cómo? La Agencia USDA APHIS (Animal and Plant Health Inspection Service) de Estados Unidos, donó 70 dosis del medicamento, envió varios de sus expertos para apoyar la toma de datos y, de ese modo, adelantar estudios genéticos de la población de esta especie invasora.

Antes, los hipopótamos eran esterilizados por medio de cirugías (esterilización quirúrgica), cuyo costo podría ascender a los 30 millones de pesos por su alta complejidad. Dicho procedimiento implicaba, además, una logística descomunal y un riesgo latente para los médicos veterinarios, quienes solo alcanzaban a intervenir dos individuos cada año, a lo sumo. El GonaCon abrevia los esfuerzos y “los dolores de cabeza”.

“Para la aplicación del medicamento en los hipopótamos se implementaron dos estrategias. Por un lado, la aplicación del medicamento a través de dardos a los individuos cebados y capturados todos los días en un corral especialmente diseñado; y por el otro, de manera directa en los lagos, usando rifles de dardos. Se espera que este método se convierta en parte de la solución para esta problemática”, explicó Gina Paola Serna, médica veterinaria de Cornare.

El GonaCon no es más que un anticonceptivo que tiene efectividad en machos y hembras, tras la aplicación de tres dosis por individuo. Por su efectividad, ha sido utilizado para controlar, en otros lugares del mundo, la reproducción de ciervos y caballos, por citar dos ejemplos. En la actualidad, es la opción más económica y viable.

Expertos

Los expertos

“Estados Unidos siempre está dispuesto a ayudar a los países a controlar animales y plantas invasoras. Entonces, cuando nos llamó Cornare, teníamos los expertos y el producto que pensamos podría ayudar. Ha sido toda una experiencia para nosotros y nuestros expertos”, puso de manifiesto Jeromy McKin, agregado de Agricultura de la Agencia USDA APHIS en la Embajada de Estados Unidos en Colombia.

Este equipo técnico realizó una toma de muestras para efectuar el perfil genético de los hipopótamos que están siendo inyectados, y así determinar, posteriormente, las concentraciones de hormonas tanto femeninas como masculinas en heces y, en consecuencia, monitorear la efectividad del GonaCon.

“Es un trabajo duro, pero gratificante. Necesitamos salvaguardar los ecosistemas del Magdalena Medio, proteger nuestras especies nativas y controlar la población de hipopótamos, porque, al estar ocupando espacios en los que los pescadores desarrollan su actividad productiva, pueden presentarse ataques”, agregó Echeverri López.

Por su parte, Douglas Eckery, miembro de la comitiva de la USDA APHIS Wildlife Services, afirmó que, a propósito, la misión de la agencia es brindar asistencia científica para ayudar en los conflictos que surgen entre la fauna silvestre y los humanos. Similar opinión tiene Jason Bruemmer.

“El GonaCon funciona en todos los mamíferos y actúa sobre la hormona GnRH que es la misma en humanos, hipopótamos, gatos, perros, caballos, ganado, entre otros. No hay razón para que no funcione en esta especie en particular”, indicó.

Por lo pronto, solo queda aguardar que el GonaCon tenga el efecto esperado, al tiempo que Cornare avanza con su aplicación a más individuos. No obstante, el coordinador del Grupo de Bosques y Biodiversidad de Cornare aseguró que es necesaria una puesta en marcha de acciones conjuntas con el concurso de los ministerios competentes, pues serán ellos los encargados de tomar decisiones concretas cuando, en el futuro, sea considerada la opción de sacrificar algunos hipopótamos.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos