Pasar al contenido principal
CERRAR

[Galería] Así fue la infancia de los jugadores de la Selección Colombia

Un recorrido en el tiempo por los inicios de las glorias de nuestro fútbol en sus ciudades y municipios de origen.

La gloria y el reconocimiento de la Selección Colombia se construye con las historias y hazañas de cada uno de sus jugadores. Al explorar los primeros pasos de figuras como James Rodríguez en Ibagué (Tolima), Juan Guillermo Cuadrado en Necoclí (Antioquia) o Yerry Mina en Guachené (Cauca), entre otros, siempre hallaremos una historia que nos identifica como colombianos.

Radio Nacional de Colombia viajó a los pueblos y ciudades de origen de los jugadores de la Selección Colombia. En medio de este recorrido, encontramos con personajes, relatos e imágenes que cuentan los comienzos de los representantes de la tricolor en el Mundial de Rusia 2018.

¿Cómo eran nuestros futbolistas de niños? ¿Cómo lograron destacarse en el fútbol ? Aquí le contamos brevemente. No olvide que puede encontrar las historias completas en el especial web Mi Tierra Mundalista.

James Rodríguez

Foto: Academia Tolimense de Fútbol.

James nació en Cúcuta, pero resultó viviendo en Ibagué a raíz de la separación de sus padres. Allí fue matriculado en la Academia Tolimense de Fútbol, donde logró conseguir el título de la Pony Fútbol a los 12 años.

Foto: Academia Tolimense de Fútbol.

Su madre Pilar Rubio Gómez cuenta que en casa, los únicos juguetes que habían eran balones, el 10 de la Selección nunca hizo nada más ni pensó en otra cosa diferente, siempre dijo que quería ser futbolista.

Yerry Mina

Foto: Cortesía

Para sus padres, Yerry siempre se destacó como un niño aplicado y juicioso en todo lo que hacía. Aprendió a valorar lo que tenía y se ganaba algunas monedas trabajando.

Foto: Cortesía

Cuando entrenaba en la polvorienta cancha de fútbol en Guachené (Cauca), lo hacía ‘a pie limpio’, una costumbre entre los niños y jóvenes de la región para poder pegarle más fuerte al balón. Cuando tenía 12 años ya empezaba a reflejar su habilidad como volante de marca, después de que fracasara como arquero.

Juan Fernando Quintero

Foto: Cortesía

Quintero apenas tenía 8 años cuando ya lograba sorprender con su destreza a Carlos Alberto Sánchez Valencia, entrenador de la Escuela de Fútbol de Envigado. A los 9 años fue invitado para hacer parte del equipo, era un niño de talla pequeña. La pantaloneta le tapaba las rodillas, pero todos destacan su habilidad en el campo y su potencia con la pierna izquierda.

Foto: Cortesía

Carlos Sánchez

Foto: Cortesía

A los 8 años, Sánchez era un niño de contextura gruesa y agilidad en sus piernas, que se robaba la atención de los profesores de las escuelas de fútbol de la época en Quibdó (Chocó). Entrenaba en la única cancha que había en la zona: Chipi-Chipi, para llegar tenía que pasar un trayecto de dos horas.

Foto: Cortesía

No había arcos ni red y solía correr sobre un terreno rocoso y húmedo, allí practicaba y corría tras el balón. La mayoría de las veces entrenaba y jugaba sin los zapatos adecuados por falta de recursos.

Santiago Arias

Foto: Cortesía

Desde muy joven, Arias incursionó el atletismo, disciplina con la que ganó medallas representando al Colegio Calasanz de Medellín en los Juegos Intercolegiados. Es por eso que su rapidez en el campo de juego no es una novedad.

Más adelante, el profesor Ceferino sería quien lo llevaría al Club Alexis García, plataforma para llegar a La Equidad.

Farid Díaz

Foto: Cortesía

Nació en Codazzi (Cesar) y creció con gusto por el sóftbol, pero al llegar a Valledupar lo cautivó el fútbol. Allí dio sus primeros toques al balón en las canchas populares.

Foto: Cortesía.

Acostumbraba jugar descalzo bajo el fuerte sol y nunca tenía excusa para hacer lo que le apasionaba. Un día, mientras jugaba en la cancha ‘La Bombonera’ del barrio Sicarare, lo fichó el extécnico Jesús ‘Kiko’ Barrios, quien sin pensarlo lo llevó al Atlético Bucaramanga, donde debutó en el 2003 en el fútbol profesional.

David Ospina

Foto: Cortesía

Siempre se destacó como uno de los estudiantes más destacados del Colegio El Rosario de Itagüí (Antioquia). Mientras avanzaba en su preparación deportiva, Ospina siempre mostró buen rendimiento académico. Un hecho poco habitual entre los grandes deportistas.

Su carrera empezó con el Club Alexis García, desde los 5 años de edad. Recuerda el técnico Ceferino García que David era muy buen niño, buen estudiante y muy buen deportista. En sus inicios no era arquero, era jugador de campo.

Cristian Zapata

Foto: Cortesía

Su infancia transcurrió en Padilla (Cauca). A los 10 años logró destacarse con sus 1.15 de estatura y fue escogido por el profesor Wilington Micolta para ser parte de juegos escolares que se desarrollarían en el municipio. Ahí empezaría su trayectoria.

Cristian se desplazaba en su bicicleta desde la Vereda El Tetillo Tamboral, hasta cancha La Bombonera, donde entrenaba con sus compañeros. Siempre se destacó por ser puntual y disciplinado a su corta edad.

Davinson Sánchez

Foto: Cortesía

Sus orígenes están en la vereda Ciénaga Honda del municipio de Guachené (Cauca), antes corregimiento de Caloto (Norte del Cauca), zona bastante golpeada por la violencia años atrás. A pesar de las dificultades económicas, desde muy pequeño mostró su pasión por el fútbol.

Foto: Cortesía

A los 7 años entró a formar parte del América de Cali, luego de estar desde los 5 en camerinos y entrenos esperando su oportunidad. A los 13 años llegó al Nacional y estuvo en la Selección Colombia Sub 15, Sub 17, Sub 20 y ahora mayores.

Jefferson Lerma

Foto: Cortesía

Desde los 10 años se perfiló como figura del fútbol en El Cerrito (Valle), su pueblo natal, bajo la guía del entrenador Martín Martínez. Allí, siendo parte del equipo Semilleros de El Cerrito, fue visto por un cazatalentos y se fue a los 16 años a hacer pruebas con el Atlético Huila.

José Izquierdo

Foto: Cortesía

El delantero pereirano juega en el Brighton & Hove Albion de Inglaterra y es la representación cafetera en la Selección Colombia que juega en Rusia. Siempre jugó en categorías dos años superiores a su edad. Su físico y rendimiento le permitían ese nivel de competencia. Con 25 años, ha jugado en Colombia, Bélgica y actualmente está en la Premiere League.

Foto: Cortesía

Juan Guillermo Cuadrado

Foto: Cortesía

Desde muy pequeño, en Necoclí (Antioquia), a finales de los años noventa, Juan Guillermo hizo parte de un club infantil de fútbol, dirigido por el entrenador Fabián Berrío. Allí tuvo sus primeros partidos en el Urabá, una región conformada por municipios de Antioquía, Córdoba y Chocó.

Foto: Cortesía

Con las aguas del Golfo de Urabá, con el mar Caribe de fondo, la cancha de ‘La Batea’ fue el lugar donde Cuadrado dio esos primeros regates que lo han hecho tan famoso en el fútbol europeo.

José Cuadrado

Foto: Cortesía

Este hijo de Valledupar a los cinco años tenía claro que su mayor amor sería el fútbol. Sobresalió en la posición delantera, pero su entrenador de la Institución Educativa Técnico Industrial Pedro Castro Monsalvo, como medida temporal, le ordenó cuidar los tres palos de su equipo escolar y ahí se quedó, cada vez se aferraba más al arco y demostraba que tenía talento.

Foto: Cortesía

En enero de 2003, a los 18 años, dejó su casa y la cancha empedrada de su colegio para irse a Bogotá a probar suerte con Millonarios.

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos