Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Colprensa. Agosto 2019.

¿Y qué pasó después de la Batalla del Puente de Boyacá?

Por: Javier Hernández

En 2019 se celebran los 200 años de la Batalla de Boyacá, que selló la independencia de buena parte del territorio de la actual Colombia. Sin embargo, a diferencia de los cuentos de hadas, si hubo un mañana y no quedó todo en el gastado “y fueron felices para siempre”. Estos son 5 hechos y protagonistas que sucedieron tras ese 7 de agosto de 1819.

Los prisioneros

La Batalla del Puente de Boyacá fue menos sangrienta que la del Pantano de Vargas, donde básicamente no se tomaron prisioneros. La sorpresa y rapidez de las acciones bélicas en el puente dejaron un ejército realista en desbandada hacia el norte y el occidente, y sin posibilidad de reagruparse. Era el “¡Sálvese quien pueda!” en su máxima expresión.

Muchos de aquellos que pertenecían al ejército realista en el campo de Boyacá eran hombres de la Nueva Granada y pronto fueron integrados al ejército libertador. Los mandos medios y altos fueron hechos prisioneros. 

39 hombres en total, liderados por su jefe el general José María Barreiro, tuvieron un destino trágico. Fueron fusilados por orden de Francisco de Paula Santander en octubre de 1819. Este hecho generó los primeros desencuentros entre Bolívar y Santander y afectó la figura del general para la posteridad, por aparentemente carecer de motivos sólidos para llevar a cabo la orden. 

La huida

Algunos efectivos del ejército realista, a pesar de la derrota, lograron huir y comunicar el desastre a las tropas remanentes en el norte de Boyacá -que no habían alcanzado a reforzar a Barreiro-, y especialmente en la capital del virreinato. 

La noticia llegó el 8 de agosto al final de la noche y se regó como pólvora entre los españoles que habitaban la ciudad, quienes rápidamente huyeron en la madrugada del 9 de agosto. Esta apresurada salida se motivó por los rumores de que el ejército comandado por Bolívar llegaría a la ciudad y no dejaría español con cabeza. 

Los fusilamientos de 1815 aún estaban en la memoria de la población y la llamada ‘guerra a muerte’, declarada por Bolívar años antes en Venezuela, generó el pánico y la fuga de hombres, mujeres, niños y ancianos de la ciudad. Honda y el Magdalena fue la ruta principal de este desplazamiento.

“Se cayó el Gobierno”

Básicamente el primero que salió de la ciudad fue el virrey Juan Sámano. Huyó disfrazado y en compañía de una guardia de élite que lo escoltó con destino a Cartagena. Lo mismo sucedió con los miembros de la Real Audiencia y demás altos funcionarios públicos de la Corona. 

En la huida era obvio que se debía sacar la mayor cantidad de oro de las arcas del Gobierno y explotar el depósito de pólvora de Santafe para no dejar nada que pudieran utilizar los insurgentes. Sin embargo, y como dato curioso, el virrey por error dejó una cantidad importante de oro (medio millón de pesos, una gran suma para la época), que fue encontrada por miembros del ejército patriota y que sirvió para el esfuerzo de guerra posterior. Y para rematar, el depósito solo detonó parcialmente. 

La llegada de las tropas libertadoras a Bogotá

Tres días después del triunfo en los campos de Boyacá, el 10 de agosto, llegó Bolívar a la ciudad en medio de la gran algarabía popular. 110 kilometros básicamente, recorridos en 2 días. El ejército en cabeza de Anzoátegui, Santander y Bolívar fue recibido, como dicen ahora, por “todas las fuerzas vivas de la ciudad” o lo que quedaba de ellas. 

No obstante, la celebración oficial con toda la pompa y circunstancia que requería el momento, se realizó un mes después con un gran desfile triunfal en medio del clamor popular y el doblar de las campanas. Se llevó a cabo la consabida ceremonia religiosa: el Te Deum en la catedral.

Después se llevó a cabo un acto ceremonial en la plaza central (hoy Plaza de Bolívar), donde un grupo de 20 jóvenes bogotanas vestidas de blanco (cual vírgenes vestales), obsequió una corona de laurel al libertador, quien a su vez la lanzó a sus soldados en homenaje a la victoria. Era el momento más sublime de victoria en la vida de Bolívar hasta el momento.

Qué se liberó y qué faltaba

Un gran porcentaje de lo que es hoy Colombia se independizó con la Batalla de Boyacá. Tras el hecho los españoles se dispersaron y la resistencia de sus tropas se limitó a Cartagena, Cúcuta y posteriormente al suroccidente del país. Bolívar tomó las medidas necesarias para consolidar el triunfo de Boyacá con los mejores comandantes del ejército: 

  1. Incorporar las tropas americanas que combatían en el ejército realista al bando patriota. Muchas de ellas habían sido reclutadas a la fuerza y pasaron gustosas ante los beneficios que ofrecía apoyar la causa de la libertad.

  2. Bolívar envió tropas a ocupar Cúcuta y defender la frontera nororiental (Soublette); limpiar de realistas la región de Antioquia (Cordova); empezar la liberación del norte del país (Anzoátegui); otra unidad fue enviada a ocupar Popayán previo inicio de la llamada Campaña del Sur.

  3. Se creó un nuevo gobierno provisional en la Nueva Granada y nombró como vicepresidente a Francisco de Paula Santander.

Sus cálculos fueron acertados. Terminaban 78 días de campaña y el objetivo se logró. Aprovechar los recursos económicos y humanos que ofrecía la Nueva Granada para continuar la gesta. Este fue el inicio de lo que hoy es Colombia. Pero aún faltaba mucho por lograr y más de 5 años de guerra antes de declarar la independencia total de América.