Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Twitter ONU Derechos Humanos Colombia.

ONU alerta sobre incremento de asesinatos de defensores de DD.HH. en Colombia

En 2019 al menos 107 defensores de derechos humanos fueron asesinados en Colombia, y en los primeros 13 días de 2020 ya han muerto otros 18, denunció este martes 14 de enero del 2020 la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la organización le pidió al Gobierno Nacional medidas para atajar estas cifras.

"Reiteramos nuestro llamado al Gobierno colombiano para que aumente los esfuerzos y prevenga los ataques a personas que defienden los derechos fundamentales, investigue todos y cada uno de los casos y juzgue a los responsables de la violencia y sus instigadores", destacó la portavoz de la oficina Marta Hurtado.

La oficina de la ONU en Colombia confirmó otros 13 posibles casos de asesinato a activistas durante el 2019, de confirmarse dicha información, el número total de casos podría aumentar a 120, una cifra que se ubica por encima de los 115 registrados en 2018.

En rueda de prensa, Marta Hurtado manifestó que, si bien las cifras no se comparan con las que se registraron antes de la firma de los acuerdos de paz de La Habana, es preocupante el aumento de los asesinatos a activistas en los últimos cuatro años, donde se registraron 61 casos en 2016, 84 en 2017 y más de un centenar tanto en 2018 como en 2019.

Según los datos del Alto Comisionado, la mayoría de los asesinatos de los 107 asesinatos de 2019 tuvieron lugar en zonas rurales (98%) donde operan grupos armados.

"La mayoría de los asesinatos ocurrieron en áreas rurales, casi todas en pueblos donde se realizan actividades económicas ilegales y operan bandas criminales o grupos armados", detalló la portavoz.

Más de la mitad de los asesinatos se concentraron en cuatro provincias (Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá) y muchas de las víctimas eran activistas del ámbito comunitario y de grupos étnicos, como los pueblos indígenas y los afrocolombianos.