Pasar al contenido principal
CERRAR

Falleció Luis Eduardo ‘Lucho’ Campillo, creador de 'Los Auténticos Corraleros’

El reconocido acordeonero Luis Eduardo ‘Lucho’ Campillo Hernández falleció a sus 86 años en Valledupar..
Tatiana Orozco

El reconocido acordeonero, compositor y cantante, Luis Eduardo ‘Lucho’ Campillo Hernández falleció a sus 86 años en Valledupar. El oriundo de Colomboy, corregimiento de Sahagún, Córdoba, fue el creador de la agrupación musical 'Los Auténticos Corraleros'.

El exacordeonero de Kvras, Luis Carlos Campillo, confirmó la triste noticia de su abuelo y explicó que ‘Lucho’ había llegado desde enero a Valledupar para estar con su familia luego que le cerraran su taller en Estados Unidos.

“Después de 32 años volvió, ya no podía arreglar acordeones, le cerraron el taller y lo trajimos para acá. Él estaba bien, pero hace seis meses recayó, no quería comer. Infortunadamente falleció sobre las 4:00 de la tarde de ayer en la clínica Valledupar. Mi abuelo dejó una dinastía. Fue un grande”, manifestó el también músico.

Hoy el folclor vallenato se viste nuevamente de luto al conocer la partida del hombre que se atrevió a cambiar el tono a un acordeón, tal como lo cuenta el investigador musical, Agustín Bustamante, quién resaltó la versatilidad de Campillo, reconocido como el primer técnico de este instrumento en la región.

“Él modificó uno de los Honner y creó dos tonos altísimos. Emiliano Zuleta notó que el tono de voz de Thomás Alfonso ‘Poncho Zuleta’ era demasiado alto y los acordeones que llegaban a Colombia desde Alemania, los Cinco Letras, quedaban muy bajos, entonces Lucho encontró la forma de modificarlo y se creó el Similá y el Colibrí, este último llamado así por el pajarito”, expresó.

Sobre el particular, el historiador de la música vallenata, Julio Oñate, mencionó que, en 1970, cuando Los Hermanos Zuleta salieron al ruedo, Emilianito siempre tenía la misma preocupación, por lo que cinco años más tarde incentivó a Lucho Campillo a modificar de nuevo el instrumento.

“Campillo hizo su parte y así nació el acordeón colibrí o cinco letras alzao. El primer modelo fruto del ingenio vallenato que rompía con la tradición alemana. El bautizo de colibrí al nuevo acordeón se lo dio Campillo en alusión a la más diminuta de las aves que sin duda debe ser la del más fino trino”, escribió el también columnista.

Luis Eduardo Campillo dejó muchos éxitos al grabar con Daniel Peña, Remberto Agamez, Jairo Paternina, Alfonso Piña, Hernán de Arco, Pedro Nieves, Ricardo Rey, Alfredo Gutiérrez y los Hermanos López. El cordobés alegró muchos corazones en México, donde fue un gran referente con la cumbia colombiana. También vivió en Los Ángeles, Estados Unidos, donde fue reconocido en arreglar el instrumento a agrupaciones como Los Tigres del Norte.

El músico dejó más de 20 hijos, entre los que se destacan en el folclor vallenato están Juan Carlos Campillo, guacharaquero de Jorgito Celedón, el Rey Vallenato Aficionado, Jaime Luis Campillo; Luis Eduardo Campillo, técnico de acordeones del Binomio de Oro de América y Diomedes Díaz, además de Luis Carlos ‘Campillito’, acordeonero que ahora hizo fórmula musical con Yader Romero; entre otros.

Por ahora su cuerpo permanece en la funeraria La Esperanza en Valledupar, se espera un homenaje en Sayco y este miércoles sería sepultado en Jardines del Ecce Homo, en la capital del Cesar.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal