Pasar al contenido principal
CERRAR

'Las cuatro fiestas' cumplen 60 diciembres alegrando corazones

En 1961, el Cuarteto del Mónaco, con la voz de Nury Borrás, grabó esta composición de Adolfo Echeverría. 
Jimmy Cuadros

Si hay una canción que puede resumir en pocos minutos lo que sienten los costeños -en especial los barranquilleros- cuando llega diciembre es, sin duda, ‘Las cuatro fiestas’ del maestro Adolfo Echeverría, grabada originalmente por Nury Borrás con el Cuarteto del Mónaco. 

“Por la ribera se ven arbustos y cocoteros”. Así empieza la letra de esta emblemática pieza que este 2021 cumple 60 años de haber sido grabada. 

Anastasia Arrieta, viuda de Echeverría, en entrevista con El Atardecer Caribe, de la Radio Nacional de Colombia, recordó que fue en 1961 cuando el maestro Adolfo tuvo la oportunidad de llevar al acetato por primera vez la composición con la que soñaba con pegar en la radio barranquillera de la época. 

“Él quería tener un tema que se escuchara en diciembre y siguiera de largo para los Carnavales. Resumir la festividad de esos meses, así que unió cada pedacito. La compuso en 1960, la grabó en 1961 y apenas vino a pegarse en 1965”, rememoró Anastasia. 

Y es que no fue nada fácil para Adolfo Echeverría lograr posicionar su composición. Aunque ya había escrito varias letras, fue en 1961 cuando renunció a su trabajo como vendedor de un almacén de telas para dedicarse de lleno a la música.

Una vez grabada esta canción, a la que le tenía mucha fe, él mismo se dispuso a recorrer emisora por emisora con el acetato para que la programaran, pero al principio fue rechazado. 

“No se rindió, bregó y bregó hasta que se fue pegando y pegando y actualmente tiene 60 años”, anotó Anastasia.  

‘Las cuatro fiestas’ es de esos temas que tienen magia hasta en cómo fueron grabados. La versión original se realizó en los estudios del capitán William Molina, pensionado de la Armada, con los músicos de la Heladería Mónaco, que por trabajar en ese lugar eran conocidos como el Cuarteto del Mónaco.

Este cuarteto estaba conformado por Ángel Monsalvo, los hermanos el ‘Nene’ y Andrés García y el bongosero Carlos Guardo. 

“Ellos lo hicieron por amor a la música, no le cobraron nada”, explicó Anastasia. 

Monsalvo, director del Cuarteto y quien fungió como productor en la grabación, contó que Adolfo Echeverría le entregó la letra de una cumbia, pero él cambió el ritmo por aquel que escuchaba de niño cuando en su pueblo había procesiones. 

Algunos expertos aseguran que es una maestranza. Lo cierto es que, además de ese ritmo, la grabación tuvo otros dos toques secretos: el improvisado clarinete de Álex ‘el Muñecón’ Acosta, por entonces músico de la orquesta de Pacho Galán y la voz melodiosa y cálida de Nury Borrás. 

“Nury cantaba como los ángeles. Adolfo siempre me contaba que no encontraba quién la grabara como él quería, hasta que dio con ella”, señaló la viuda del maestro. 

Allí también jugó un papel importante Ángel Monsalvo, pues fue quien le habló de Nury a Adolfo Echeverría. 

Hace algunos años, Omaira Pájaro, hija de Nury Borrás, le contó a quien escribe que “a mi mamá siempre le gustó cantar boleros y lo hacía en el colegio. Pero eso lo tenía como un pasatiempo, lo alternaba con su otra gran pasión que era la docencia. A finales de la década de los 50 y principios de los 60, ella ganó un concurso de radio que hizo el periodista Marcos Pérez en La Voz de la Patria, que se llamaba ‘Estrellas y estrellados de la canción’”.

Fue precisamente gracias a ese concurso que Monsalvo conoció de las aptitudes de la profesora Vicenta Borrás, nombre de pila de la mujer que tantas añoranzas y alegrías despierta cuando se le oye cantar: “qué linda la fiesta es, en un 8 de diciembre”. 

Pese a que la pieza hace referencia a las celebraciones de la Noche de Velitas, la Navidad, el Año Nuevo y los Carnavales, en la Costa está más arraigada con la primera fecha.

El investigador musical y escritor Fausto Pérez Villarreal aseguró que es un “canto cargado de nostalgia que produce y proporciona alegría, es una joya indefectible en diciembre”. 

De ‘Las cuatro fiestas’ se han grabado más de 90 versiones, entre estas la de Diomedes Díaz en vallenato, Los Melódicos de Venezuela, Zoila Nieto, Gabino Pampini e incluso una de Pedro Ramayá con la misma Nury Borrás.

En 1976, Adolfo Echeverría la regrabó en formato de orquesta con Nury Borrás, pero ni siquiera ese ‘remake’ pudo superar la versión original. 

“Es que la primera la grabaron en bloque, con todas esas ganas, ese espíritu, esa energía de los músicos del cuarteto”, acotó Anastasia. 

Ese mismo año, Adolfo Echeverría grabó con su orquesta otro himno de la Noche de Velitas: ‘La Inmaculada’. 

“Él era muy devoto. En 1976, en una gira por Estados Unidos, se le perdió un maletín con unas cintas y se aferró a la virgen. Pasó un mes y lo llamaron a decirle que el maletín con las cintas había aparecido en unos de los ferrocarriles. Entonces dijo que le iba a hacer una canción a la virgen. La escribió allá y la grabó acá, este año cumple 45 años ‘La Inmaculada’”, dijo Anastasia. 

Estas y otras canciones, como ‘Amaneciendo’, sin duda convierten a Adolfo Echeverría en uno de los preferidos de las fiestas decembrinas en Colombia. 

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal