Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Archivo Colprensa. Enero 2019.

UNP señala que líderes asesinados no habían pedido protección

Tras conocerse el asesinato de 6 líderes sociales en diferentes partes del territorio colombiano, durante los primeros días de este año, el director de la Unidad Nacional de Protección, Pablo Elías Monguí, expresó que ninguno de estos había reportado amenazas contra su integridad.

“En el caso de los líderes sociales asesinados este año ninguno había solicitado protección porque, infortunadamente, viene ocurriendo un fenómeno a nivel nacional y es que a las personas asesinadas no las habían amenazado”, aseguró el funcionario.

Cabe resaltar que en la actualidad la Unidad Nacional de Protección les brinda seguridad a más de 4 mil 300 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos en el país.

“Ese es un número bastante alto y en la medida en que se sigan presentando estos hechos (como los recientes asesinatos de los líderes sociales) será una cifra que tenderá a crecer”, indicó el jefe de la entidad estatal.

Se espera que se puedan esclarecer los casos que se han reportado en los 8 primeros días de este año, pues con el homicidio de Maritza Quiroz, líder delegada por su comunidad del Distrito de Santa Marta en la construcción del PATR de Sierra Nevada y Perijá, ya son 6 los defensores de derechos humanos los que han sido asesinados en los primeros días de este año.

Los nombres de los seis líderes sociales asesinados en lo que va del 2019 corresponden a Gilberto Valencia (Suárez - Cauca), Jesús Adier Perafán (Caicedonia - Valle del Cauca), José Solano (Puerto Jobo, entre Caucasia y Zaragoza - Antioquia), Wilmer Antonio Miranda (Cajibío - Cauca), Maritza Quiroz Leiva (Santa Marta - Magdalena) y Wilson Pérez (Hacarí - Norte de Santander).

Por su parte, Elías González les solicitó a autoridades como el Ejército y la Policía que contrarresten la acción de las organizaciones criminales que pueden estar implicadas en la eliminación física de los líderes sociales.