Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Colprensa.

¿Cuál es el panorama para el ELN tras la caída de alias ‘Uriel’?

En horas de la mañana de este domingo, se reportó que Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias ‘Uriel’, murió en una operación de asalto aéreo y terrestre coordinada por el grupo de Fuerzas Especiales del comando de las Fuerzas Militares en la vereda Barrancocito, en el municipio de Nóvita, Chocó.

Alias ‘Uriel’ era conocido como comandante del ELN y el tercer jefe del Frente de Guerra Occidental, además formaba parte del relevo generacional del grupo armado. Era uno de los hombres más buscados por las autoridades, tanto así que por información que condujera a su captura se ofrecía una recompensa de hasta 500 millones de pesos.

La operación Odín, mediante la coordinación de inteligencias compartidas logró arremeter de manera aérea y terrestre su objetivo: el campamento de alias Uriel, quien murió finalmente tras la ofensiva. Horas más tarde, efectivos de inteligencia del Comando Conjunto de Operaciones Especiales verificaron, con fotos y dactiloscopia, que la identidad correspondiera con la del objetivo. Fue así como a las 6:40 p.m. el presidente Iván Duque confirmó la noticia desde Quibdó.

“Es un golpe muy importante en contra de la estructura del ELN, es un golpe que reivindica la administración de Carlos Holmes Trujillo, que no ha podido mostrar un resultado eficiente, contundente, eficaz durante este año de administración del ministerio de Defensa, es un golpe que limita por completo la capacidad de expansión del ELN, del frente occidental”, explica el analista político, Jairo Libreros.

El académico explica que el golpe que trae el deceso de ‘Uriel’ al ELN radica en la importancia del cabecilla, no solo por ser el responsable del Frente Occidental, sino porque era un hombre mediático que hacía uso de las redes sociales para hacer apología al delito.

¿Quién era alias Uriel?

De acuerdo con información de las autoridades, Vanegas Londoño era responsable de delitos como secuestros, asesinato de líderes sociales, hostigamiento a poblaciones, asesinato de uniformados y, también reclutamiento de menores para sumarlos a las filas del ELN.

“Era un hombre que tenía a su cargo dos actividades muy importantes, la primera, era el reclutamiento en todo el sector del Chocó, el Urabá antioqueño, Risaralda y Norte el Valle. Según un informe de inteligencia que se conoció la semana pasada, había logrado el reclutamiento entre 800 y 1.000 personas en ese sector. Ese punto es un golpe muy duro para el ELN, creo que es la única estructura que ha logrado demostrar capacidad de penetración y de crecimiento en el país. Y en segundo lugar, él era encargado como ideólogo del ELN, y particularmente de ese frente de las conocidas ‘escuelas colectivas’”, señala libreros.

Las llamadas ‘escuelas de colectivos’, presuntamente lideradas por ‘Uriel’, servían para el accionar terrorista del ELN en las ciudades, así como del reclutamiento de jóvenes, la formación de células urbanas y redes clandestinas encargadas del entrenamiento en el uso de explosivos contra la Fuerza Pública y la población civil.

Un informe de inteligencia reveló que Uriel estaría implicado en el reclutamiento de jóvenes por medios tecnológicos, a través de una estructura clandestina denominada ‘Colectivos virtuales de estudio y trabajo revolucionarios’, en el cual, con dineros procedentes de la coca y secuestros, apoyaba económicamente los estudios superiores de los jóvenes militantes, a cambio de que estos cumplieran con un plan de trabajo dentro del movimiento.

Varios de estos militantes conforman las milicias urbanas del ELN en las principales ciudades y se encargarían de difundir los mensajes revolucionarios que Vanegas Londoño enviaba con periodicidad desde sus cuentas de Twitter, Instagram, Facebook y Whatsapp.

“Uriel también estaba implicado en ciertos atentados terroristas, aparentemente, tenía dos procesos no más, uno por homicidio de un líder social y otro por el acto terrorista relacionado con la Escuela de Cadetes de la Policía. En mi opinión es un golpe muy importante, que afecta la estructura del ELN y le da un respiro al Gobierno en materia de seguridad”, dice Libreros.

La importancia de Uriel en el ‘relevo generacional’

Andrés Felipe Vanegas también era conocido por ser uno de los integrantes que compondrían el relevo generacional de la vieja organización surgida en 1964, en plena Guerra Fría, y dirigida por guerrilleros con edades que promedian los 68 años y que, según el analista, tienen dificultades en la comunicación, primero, por estar en otro país, segundo, por su estado de salud y, tercero, por una aparente pérdida del liderazgo.

Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘Gabino’, por ejemplo, siendo el máximo comandante y actual negociador de paz designado del ELN, se encuentra en Cuba, imposibilitado en temas de comunicación. Además, según cuenta Libreros, se dice que no cuenta con un buen estado de salud.

“No hay capacidad de comunicación por parte de los comandantes, los que le siguen, están en Venezuela, por eso desde hace unos cinco años hay un proceso de relevo generacional que se identifica mucho con lo que fueron los orígenes del ELN en la década de los años 60 y 70 del siglo pasado, en el sentido de tener mandos militares con formación académica, algunos de ellos universitaria”, dice Libreros.

Aunque se desconoce si ‘Uriel’ terminó, o no, su formación académica, Libreros resalta que demostró ser un hombre con un componente lógico y sensibilidad social, en los términos guerrilleros. Añade que “era una persona que por su facilidad de expresión y de transmitir mensajes con mucha claridad en medios de comunicación y redes sociales, alcanzó a tener una figuración muy importante”.

Ante la situación, el analista augura la llegada al mando de un hombre similar a este Frente Occidental, refiriéndose a un informe de inteligencia conocido en el que se dice que habría entre 12 y 15 personas con una capacidad similar a la de ‘Uriel’, quien “será fácilmente reemplazado desde el punto de vista militar, político y estará por verse si tienen también la capacidad verbal para expresarse ante los medios”.

¿Qué pasará con los diálogos de paz entre el ELN y el actual gobierno?  

Después del desarme de las Farc, a través del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, en 2016, el ELN pasó a ser la última guerrilla conocida en Colombia, de la cual se calcula que contaría con alrededor de 2.300 combatientes y una red de inteligencia presente en 110 municipios del país.

Por su amplia presencia, se habían iniciado diálogos bajo el mandato de Juan Manuel Santos, que luego fueron congelados por el actual Gobierno.

Una de las razones por las que el presidente Duque decidió ordenar el levantamiento de la comisión del Gobierno de la mesa de negociación que se había conformado en Cuba, fue por el atentado a la Escuela de Cadetes General Santander, el 17 de enero del 2019.

Por efectos de la pandemia, el presidente sugirió un cese al fuego bilateral por 90 días para ayudar a enfrentar la emergencia sanitaria y con ello crear un ambiente favorable para reiniciar los diálogos de paz entre ambas partes.

Sin embargo, con el deceso de ‘Uriel’, la situación puede que se haya vuelto inviable, según prevé el analista Libreros. “Yo creo que se confirma la inviabilidad de ese acercamiento. En estos momentos debe ser imposible tener una línea de comunicación política que permita sentarse por lo menos a explorar un ambiente de negociación”, afirma.

Así mismo, el analista resalta el hecho de que Gabino y otros altos mandos, están aislados y desde Cuba no tienen capacidad de manejo. Dice que cuando se logra tomar una decisión de porte nacional, quienes lo hacen son los mandos que se encuentran en la línea fronteriza entre Colombia y Venezuela con campamentos ya identificados con coordenadas por los departamentos de inteligencia de la Fuerza Pública.

“Desde ese punto de vista yo creo que antes de la muerte de Uriel era casi que imposible. Y hay que tener en cuenta que, uno de los principios básicos para sentarse a negociar con una organización insurgente, es garantizar una unidad de mando donde la facultad de control y, sobre todo, el poder de comando, esté garantizado, y hoy día esa unidad de mando para tomar decisiones está comprometida”, expone Libreros.

El académico considera que ahora, con la muerte de Uriel, la situación puede que se ponga más crítica. “Es mucho más complicado. Estas estructuras no van a detener su capacidad de expansión, el propio General Navarro, decía hace unos 15 días que, por cuenta de comunicaciones interceptadas y declaraciones de ‘Uriel’, relacionadas con la capacidad de penetración en las zonas urbanas, particularmente en la ciudad de Bogotá, él confirmaba su presencia en Buenaventura, la presencia urbana en el occidente del país y este tipo de situaciones limita la capacidad política del ELN y no se van a aceptar diálogos”, expresa.

¿Se verá afectado el ELN y su presencia en el Chocó?

Según el analista, para el ELN, y para cualquier organización militar, el cambio de mandos medios es algo, relativamente, fácil, por lo que reemplazar a ‘Uriel’ no sería un problema.

“En términos militares, hay hombres que son mucho más hábiles y mucho más fuertes. La capacidad de Uriel era su intermediación con el mundo urbano y el mundo ideológico lo manejaba muy bien, ese punto si va a tener dificultades, pero muy posiblemente quien llegue a sucederlo en la estructura puede ser un militar mucho más ‘tropero’, lo cual lleva a concluir que muy seguramente van a tener movimientos fuertes en materia de extorsión y movimientos en contra de militares y policías en ese sector”, proyecta Libreros.

Finalmente, resalta que el ELN no era una estructura que gozara de mucha libertad de acción en el occidente, en el sentido de mover con tranquilidad sus unidades militares. Sostiene que es muy probable que el Clan del Golfo sea quien se aproveche de la situación, debido a su presencia y dominio en dos rutas importantes para el narcotráfico, y que se encontraba disputando no solo con la Fuerza Pública, sino con el mismo ELN.