Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe

Las cumbias del siniestro Doctor Mortis

De la variopinta discografía cumbiera dedicada a brujas, monstruos, aparecidos, fantasmas y otros seres sobrenaturales, ‘Cumbias que son la muerte’ no sólo es una grabación excepcional dentro del universo tropical latinoamericano; también es uno de los momentos estelares de la carrera artística del periodista, escritor, compositor y director de orquesta chileno Juan Marino Cabello.

Nacido el 7 de septiembre de 1920 en Punta Arenas, Juan Bautista Marino Cabello fue uno de los tantos jóvenes que escuchó la voz de Boris Karloff, quien a través de los micrófonos de la BBC de Londres relataba los clásicos más terroríficos de la literatura inglesa. Maravillado por el tenebroso narrador, a mediados de la década de los cuarenta Marino le dio vida a ‘El Siniestro Doctor Morti’s’, una de las obras cumbres del radioteatro continental. 

Basado, principalmente, en tópicos de la literatura gótica del siglo XIX y en autores que desarrollaron arquetipos terroríficos –Stocker, Maturin, Poe, Stevenson, Walpole, Verne, Goethe y Lovecraft- el chileno creó un personaje terrorífico cuya misión era someter a la raza humana usando su dominio sobre los muertos y la ciencia. 

Encarnación de la ‘muerte’ misma, demonio megalómano, antiguo vampiro o el mal en su estado puro, el Dr. Mortis fue el protagonista de una saga radiofónica que se extendió desde 1945 hasta 1982. Convertido en un hito mediático en Chile, el siniestro Dr. Mortis fue el personaje de un cómic que alcanzó los 170 números, una obra de teatro ‘¡Qué noche de terror!’  (1958)-, una teleserie y un vinilo editado por el sello Asfona en 1977.

Cuenta la historia que una noche, luego de la transmisión de un nuevo episodio de la serie radial, el elenco se fue a celebrar en algún boliche. Se dice que allí tuvieron la idea de grabar un disco de cumbias en el que el macabro protagonista dejara a un lado su misión maligna y se dedicara simplemente a dirigir una orquesta de zombies. 

Fue así como se editó ‘Cumbias que son la muerte’, un disco interpretado por la imaginaria agrupación Dr. Mortis y sus Zombies Cumbancheros, quienes no eran otros más que Marino Cabello –ejerciendo como músico-, su esposa Eva Martinic como compositora y su gran amigo Luis Barragán, vieja leyenda del jazz chileno con el que, a propósito, Cabello fundó el legendario Club de Jazz de Santiago. 

La mezcla de sonidos afrocubanos, jazz y cumbia hacen de este disco una pieza sorprendente que, pese al reconocimiento público de su autor, es una pieza muy difícil de conseguir, algo oscura y bien escasa en las discotiendas. 

En la víspera del solsticio de invierno, cuando los habitantes de la noche nos visitan, queremos compartir este disco de cumbia tenebrosa.