Pasar al contenido principal
CERRAR

Caldas pide se priorice este territorio como víctima del conflicto armado

Según las víctimas, los impactos dejados fueron más fuertes que la misma violencia.
Paula Rodríguez

En el más reciente encuentro regional entre la Comisión de la Verdad con las víctimas del conflicto armado en el departamento de Caldas, tanto la institucionalidad como las mismas víctimas, coincidieron en que el primer paso para construir un futuro diferente es visibilizar los impactos de la guerra en esta región.

Según la directora del Centro de estudios sobre conflicto, violencia y convivencia social, Carolina López, “el negacionismo de la guerra en el Eje Cafetero ha sido una estrategia discursiva de las instituciones que ha impedido tomar medidas oportunas, para que el conflicto armado no escale”.

Por su parte, el coordinador en el Eje Cafetero de la Comisión de la Verdad Óscar Martínez, agregó que, “nos ha hecho mucho daño la idea de que aquí no pasó nada, la idea de ser un remanso de paz. La precaria presencial del Estado en esta región alimenta esta situación, aquí cogemos los tentáculos de la criminalidad, pero no la cabeza, pues hay unas sombras que siguen perdurando”.

Es por esto que, Lina Toro representante de las Organizaciones Sociales en este departamento, solicitó que se reconozca este territorio como víctima del conflicto armado, y que se visibilicen los profundos impactos que ha dejado en cada una de las comunidades a lo largo de los 27 municipios que conforman Caldas.

encuentro

“Caldas merece ser incluido dentro de los departamentos que sufrieron por el conflicto armado, pues si eso no se hace visible y no es priorizado, yo creo que mucho del trabajo que se ha hecho desde la Comisión y las organizaciones sociales se puede perder” añadió Lina Toro.

Y es que según los líderes de las víctimas hay dos temas de gran importancia para ellos como lo son, la necesidad de desnaturalizar y enfrentar la invisibilización del conflicto armado y sus impactos en el Eje Cafetero, y la urgencia de que instituciones como la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), hagan presencia permanente en Caldas.

Mercedes Tapasco, víctima y líder social de uno de los resguardos indígenas de Riosucio, Caldas concluyó con que “la palabra paz no se debería utilizar en ciertas ocasiones porque es un paz en obra, y nosotros como víctimas estamos reconstruyendo el territorio, la paz se construye en nuestros hogares y de ahí reconstruir la comunidad y un tejido social que ha sido fracturado a través de los tiempos”.

Según datos suministrados por la Comisión de la Verdad, en el territorio Antioquia y Eje Cafetero que son una sola regional para dicha institución, puede identificarse con absoluta claridad la presencia de todos los grupos armados que han protagonizado el conflicto armado en Colombia. Infortunadamente, pues en dicho territorio se han presentado todas las modalidades de victimización como masacres, desapariciones forzadas, secuestros, ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos y reclutamientos forzados, violencia sexual contra niñas, niños y jóvenes, entre otras.

Artículos Player

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal