Pasar al contenido principal
CERRAR

Familias multiespecie, nuevas formas de constituir un hogar

Si tienes un animal de compañía y lo tratas como a uno más de la familia, conformas un hogar multiespecie, una tipología en crecimiento en países como Colombia.
Familias multiespecie en Colombia
Actualidad
Foto: Pexels.
Diana Rosero

Desde hace algunos años en ámbitos como el jurídico, social y digital se ha popularizado el término familias multiespecie, para referirse a la amplia clasificación que existe de hogares donde se le da estatus de miembro a los animales de compañía. Esta creciente configuración fue detectada en Colombia por BrandStrat, una empresa de investigaciones de mercado, quienes afirmaron que seis de cada 10 familias en el país conviven con otra especie. Ciudades como Cali, Medellín y Bogotá arrojaron las cifras más altas de esta tendencia en 2019.

Por otra parte, la Universidad del Rosario, en coordinación con Cifras y Conceptos, realizó un estudio donde determinó que los colombianos entre 18 y 32 años prefieren tener animales que ser padres, al contrastar el 49% de jóvenes que conviven con perros, gatos u otro animal doméstico, versus el 36% que tienen hijos y es ahí donde empieza el debate. Mientras algunos mantienen firme su convicción de que no es necesario ser de la misma línea evolutiva para compartir un vínculo estrecho y afectivo como familia, otros ven en esto un absurdo, el más reconocido es el papa Francisco, quien afirmó en la audiencia general del pasado 5 de enero sobre San José:

"Muchas parejas no tienen hijos porque no quieren o tienen solamente uno porque no quieren otros, pero tienen dos perros, dos gatos… Y este hecho de renegar de la paternidad y la maternidad nos rebaja, nos quita humanidad".

En este debate que mueve susceptibilidades de ambas partes, parece que la encuesta de BrandStrat encontró el punto conciliatorio, pues según sus resultados, el integrar un miembro de otra especie en el núcleo familiar no compite con procrear uno de la propia. Esta firma consultora ha demostrado en resultados que los hogares con hijos son más susceptibles de tener animales de compañía, de hecho, de los 1.000 participantes 557 además de sus niños conviven con otra especie, o sea el 67%; mientras que de los 175 hogares consultados sin hijos, 55% respondió negativamente a esta pregunta.

bebé y cachorros
Foto: Pexels.
¿Cómo se conforma una familia multiespecie?

Para la psicóloga Julie Estela Ruano, magíster en Asesoría Familiar y Especialista en Neuropsicología Infantil, en este tipo de familias se perfila al animal para construir vínculos similares a los de los hijos, en el caso de los adultos proveedores; y de hermanos en los niños, niñas y jóvenes. Incluso, se generan pautas de crianza que involucran, servicios médicos preventivos, guardería, educación, cobertura exequial, viajes, ocio y vestido, siendo sus gastos parte importante del presupuesto mensual. Esto solo demuestra que las relaciones familiares se han modificado logrando conexiones profundas con otras especies.


También puedes leer: 


Y en respuesta a esto legalmente también se avanzó. Desde la promulgación de la ley 1774 de 2016, los animales dejaron de verse como objetos para reconocerlos como seres sintientes y bajo esta ley ya se dio el primer caso de conciliación precedida por un juez para la custodia de un perro adoptado. El caso que sucedió en Medellín en 2019 se convirtió en mediático por lo inusual, pero también porque sentó un precedente, abriendo la puerta a este tipo de procesos que atañen a familias multiespecie, donde, si bien no sería correcto hablar de patria potestad, sí es la consecuencia jurídica de las nuevas relaciones entre los animales domésticos y los humanos.

Exploremos
Foto: Pexels.

En cuanto a la tipología se reconocen dos tipos de familias, la integrada por una persona con o sin hijos y uno o varios perros y/o gatos u otro tipo de animal y la familia compuesta por una pareja o matrimonio con o sin hijos, con uno o varios perros y/o gatos u otro tipo de animales. Los dos se configuran como multiespecie, porque conviven en un hogar y se benefician mutuamente de este acuerdo social.

Por último, la psicóloga Juli Ruano advierte que en especial para los casos donde hay niños junto con animales, se debe recalcar el trato diferenciador en los primeros y a medida que van creciendo, es sano generar responsabilidades en el cuidado del más indefenso, así se formará un vínculo sano. En cuanto a los rituales de despedida, este proceso se debe abordar con el mismo rigor de un duelo humano con las cinco fases reconocidas y en familia.

Al ser una pérdida que puede ser más dura de asumir dependiendo de la relación, cada proceso requerirá un acompañamiento distinto para su elaboración. En los niños que crecieron con el animal a la par, será tal vez el primer acercamiento a la pérdida de un ser querido, por lo que es recomendable buscar el apoyo profesional.

¿Qué opinan de este tipo de familias?, ¿conforman actualmente una? Cuéntennos en nuestro grupo de Facebook de 'Exploremos, un espacio para aprender'

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos