Pasar al contenido principal
CERRAR

Herederos del Planeta: los niños que protegen a la ‘madre tierra’ en El Encano, Pasto

La cosmovisión indígena concibe que, cuando están en el vientre de la madre, los niños ya son guardianes de la naturaleza.
En El Encano, Pasto, los niños nacen siendo herederos del planeta
Medio ambiente
Foto: Diego Burgos.
Diego Burgos

La cosmovisión indígena concibe que, cuando están en el vientre de la madre, los niños ya son guardianes de la naturaleza y que son aquellos que tienen la misión de salvaguardar las reservas naturales que existen.

Así lo considera Leidy Ximena Jojoa, una niña que habita en el corregimiento de El Encano, en la zona rural de Pasto, quien siente que ha hecho parte de los herederos del planeta antes de nacer.

“Mi mamá, desde que inició en la red de reservas, siempre estuvo apoyando a los jóvenes. Cuando germiné en este mundo me llevó a participar de las actividades y es por eso que siento que de pequeña conocía a los herederos”, señaló Leidy. 

pasto

Una de las experiencias ha sido compartir con otros defensores ese sentimiento de proteger a la ‘madre tierra’ y hacer sentir que conservar no es solo cuidar una parte ambiental, sino también mantener los conocimientos de nuestros mayores.

“Como herederos del planeta realizamos procesos de investigación de aves y celebramos el día mundial de estas especies. Así mismo, a través de estrategias con medios de comunicación comunitarios se sensibiliza sobre el cuidado de las reservas”, señala Leidy Jojoa.

Así nació este proyecto ambiental, Herederos del Planeta, en 1992. Desde entonces se ha ido extendiendo a otros municipios del departamento de Nariño, teniendo hasta el momento 17 grupos en 7 poblaciones y 50 integrantes.

El Taita Jaime Castro Matabanchoy nació y vivió su infancia siendo heredero del planeta. Su principal influencia fue crecer sintiéndose un niño, garantizando que las personas que nacen tengan un lugar donde vivir y realizar sus sueños.

“Ser un heredero me permitió encontrarme como persona e indígena Quillasinga y trabajar para sanar a nuestra ‘madre tierra’ que está enferma”, precisa el taita Castro.

Erika Lorena Matabanchoy es otra heredera del planeta y lidera un grupo de niños y niñas del corregimiento, como parte del relevo generacional, para mantener el sentido de pertenencia y vincularse a estos procesos ambientales.

pasto

“Todos los niños y niñas que pasan se llevan su experiencia y replican lo aprendido con amigos y familiares, además, conocen la cosmología que desde el vientre son herederos”, señala Erika Matabanchoy.

Ellos siembran árboles que regalan durante el Domingo de Ramos y evitan así que se utilice la palma de cera.

Cada día se suman en Nariño más herederos, actualmente existen 300 niños, niñas y jóvenes, que lideran actividades ambientales para que la misma comunidad tenga conocimientos naturales e inicien a sembrar plántulas.

pasto

Artículos Player
Player Articulos
00:00
00:00
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos