Pasar al contenido principal
CERRAR

Convierten imágenes del universo en sonidos

Para conseguir estas interpretaciones musicales emplearon una nueva técnica llamada sonificación de datos.

Por: Nazlhy Viviana López

Un equipo de científicos e ingenieros de sonido trabajaron en conjunto con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio -NASA- y varios telescopios espaciales para transformar imágenes del cosmos en interpretaciones musicales.

El grupo de trabajo conformado por Kimberly Kowal Arcand, científica de visualización y líder de tecnología emergente para el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA, entre otros telescopios espaciales, ya han convertido en música algunas de las imágenes más famosas del espacio, como el centro de la Vía láctea y los Pilares de la creación.

Para conseguir estas interpretaciones musicales emplearon una nueva técnica llamada sonificación de datos, que toma la información capturada en los telescopios espaciales y los traduce en sonido, permitiendo que las personas con discapacidades visuales puedan acceder a las maravillas del cosmo.

Además de ser una herramienta valiosa para acercar y generar interés en la población por la astronomía, la sonificación también es un mecanismo para ayudar a los astrónomos a analizar datos y poder estudiar las estrellas, el viento solar, los rayos cósmicos, realizar experimentos, entre otros, analizando en conjunto la información visual y el audio.

Las interpretaciones de audio se crean traduciendo los guiones de datos de los telescopios en notas y ritmos, en algunos casos, asignándole a los datos recolectados instrumentos musicales específicos, armonizando las melodías para construir una sonoridad coherente y agradable.

Para tomar los datos y tratar de imitar o representar las distintas partes de la imagen en sonidos que la expresen, basándose en factores como el brillo, la distancia y lo que representa la imagen, para capturar los diferentes volúmenes y tonos. Por ejemplo, las estrellas más brillantes obtienen notas más intensas.

Varias de las interpretaciones combinan datos de múltiples telescopios, incluyendo el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA, el Telescopio espacial Hubble y el Telescopio espacial Spitzer. Estos capturan diferentes tipos de luz, rayos X o infrarrojos, produciendo distintos tipos de sonidos, mientras que juntos cada telescopio toca un instrumento diferente.

Según describe el Observatorio de rayos X Chandra, la imagen del Hubble describe las regiones energéticas donde nacen las estrellas, mientras que la imagen infrarroja de Spitzer muestra nubes brillantes de polvo que contienen estructuras complejas, finalmente los rayos X de Chandra revelan gas calentado a millones de grados por explosiones estelares y salidas de Sagitario A*, que se refiere a la supuesta ubicación del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia.

La traducción de este universo representado como un teatro con los astros tocando una sinfonía, comienza, según explica el observatorio de rayos X Chandra, en el lado izquierdo de la imagen, desplazándose hacia la derecha, mientras los sonidos personifican la posición y el brillo de las fuentes.

Las luces de los objetos ubicados hacia la parte superior de la imagen se escuchan como tonos más altos mientras que la intensidad de la luz controla el volumen. Las estrellas y las fuentes compactas se convierten en notas individuales, mientras que las nubes extendidas de gas y polvo producen un dron en evolución, el crescendo ocurre cuando se llega a la región brillante en la parte inferior derecha de la imagen.

Escuche algunas de las entregas del proyecto de sonificación de datos:

Cassiopeia A

La sonificación de datos de este reconocido remanente de supernova ubicado a unos 11.000 años luz de la tierra, tiene incorporados asignaciones musicales según los cuatro elementos liberados en su explosión: la distribución de silicio (rojo), azufre (amarillo), calcio (verde) y hierro (púrpura), comenzando desde la ubicación de la estrella de neutrones en el centro del remanente y moviéndose hacia afuera en cuatro distintas direcciones.

Escúchelo aquí.

Pilares de la creación

La fotografía tomada por el telescopio espacial Hubble en 1995 reveló detalles de unas columnas de gas frío y polvo bañadas por la luz ultravioleta de un grupo de estrellas jóvenes y masivas en una pequeña región de la Nebulosa del Águila. En esta pieza los sonidos se generan moviéndose horizontalmente a través de la imagen de izquierda a derecha como se ve con luz óptica y de rayos X.

Escúchelo aquí.

Bullet Cluster

Este proporcionó la mayor evidencia de la materia oscura. Al convertir esto en sonido, los datos se desplazan de izquierda a derecha y cada capa de datos se limita a un rango de frecuencia específico. Los datos que muestran la materia oscura están representados por las frecuencias más bajas, mientras que los rayos X de Chandra se asignan a las frecuencias más altas, donde el gas caliente en dos cúmulos de galaxias fusionadas ha sido arrancado de la materia oscura.

La nebulosa del cangrejo

La traducción de datos en sonido se desplaza de izquierda a derecha, cada longitud de onda de luz se ha emparejado con una familia de instrumentos diferente, los rayos X de Chandra (azul y blanco) son de latón, los datos de luz óptica del Hubble (violeta) son cuerdas y los datos infrarrojos de Spitzer (rosa) se pueden escuchar en los vientos de madera.

Supernova 1987A

Esta fue una de las explosiones de supernova más brillantes en siglos observada el 24 de febrero de 1987 y situada en una pequeña galaxia satélite conocida como la Gran Nube de Magallanes.

Los datos de la secuencia provienen de Chandra (azul) y Hubble (naranja y rojo) entre 1999 y 2013, a medida que el enfoque se desplaza alrededor de la imagen los datos ópticos se convierten en un rango de notas más altas que los datos de rayos X, por lo que ambas longitudes de onda de luz se pueden escuchar simultáneamente.

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
Radio
+Colombia
Exploremos
Señal