Pasar al contenido principal
CERRAR

"Este es un proceso inédito": Petro sobre mesa de diálogo con bandas de Buenaventura

La ciudad completó más de 80 días sin homicidios reportados.
Gobierno dio inicio a la mesa de diálogo con bandas de Buenaventura
Paz
Foto: Colprensa
Katherin Estacio

El presidente Gustavo Petro oficializó el inicio de las mesas de diálogos con las bandas de 'Los Shotas' y 'Los Espartanos'. Son 1.760 jóvenes los que hacen parte de este proceso.

Tras un gran concierto por la paz de Buenaventura, el presidente de los colombianos destacó los 85 días sin homicidios que reporta el distrito en medio de los acercamientos y del cese de los enfrentamientos entre estas bandas delincuenciales.

"El proceso inédito es que el Estado, el Gobierno, avala, cobija, protege un proceso de negociaciones entre dos agrupaciones que poco tienen de política en el sentido clásico de la palabra pero mucho de organización juvenil excluida, armada y violenta. Organizaciones que se han matado entre sí, que llevaron también a Buenaventura a ser una de las ciudades más violentas del mundo y que hoy apuestan, inician un proceso de confianza en un Gobierno que ha hablado de paz total y que lleva a que Buenaventura hoy complete 85 días seguidos sin homicidios. Este es un proceso inédito, un proceso de paz urbano, no se ha hecho en Colombia y nos llevará a plantearnos las necesidades de Buenaventura, la enorme necesidad de emancipar la Región Pacífico", indicó Petro.

Pese a que el mandatario aseguró tener temores frente al proceso que se avecina, insistió en que "estamos hablando de 85 días sin homicidios, es decir se ha probado que se puede y esa prueba tiene que llevarnos a que sea quizás la excusa para que dos grupos de muchachos se encuentren para no matarse entre sí, que sea la excusa para que Buenaventura pueda ser en dignidad".

Adicional a esto, el proceso de paz total podría extenderse a otras ciudades de Colombia: "vamos a meternos en este proceso inédito y a hacer las transformaciones que el Gobierno mismo necesita en su interior para cumplir con lo que se acuerde. Si aquí se cumple, esto se extenderá a Barranquilla, Cartagena, Montería, se extenderá a Tumaco, a las barriadas populares de Medellín, de Cali, de Bogotá. Aquí nace un faro para alumbrar las posibilidades de Colombia.

Al evento también asistieron la vicepresidenta Francia Márquez, la consejera presidencial para la juventud, Gabriela Posso, Eamon Gilmore, enviado especial de la Unión Europea para la paz en Colombia y Monseñor Rubén Darío Jaramillo, obispo de Buenaventura quien ha servido de mediador en estos acercamientos.

"Los últimos registros señalan que en Buenaventura se venían presentando alrededor de unos 25 homicidios al mes, los enfrentamientos bélicos en las calles, en los barrios, en los esteros no nos permitian salir con tranquilidad, vivir en paz y menos en horas de la noche porque el miedo a cruzar una frontera invisible hacía que estuviéramos confinados en nuestras propias casas, en nuestros barrios. Los robos, las extorsiones nos tienen agobiados y un sinnúmero de delitos perpetrados por los enfrentamientos de las bandas delincuenciales han tenido a la población en el miedo, el pesimismo y la desesperación. Pero también hoy registramos con esperanza que llevamos más de 80 días con una reducción casi total del grave delito del homicidio, sabiendo que éramos una de las ciudades más violentas y ya podemos salir tranquilos porque se han quitado las fronteras invisibles gracias a la decisión de estos grupos de parar este conflicto", resaltó Monseñor Jaramillo.

Y todo esto se lo atribuyó al piloto de paz total que adelanta el Gobierno: "Pero, ¿Qué ha pasado para que ya no estén asesinando y que se esté viviendo un esperanzador clima de paz en Buenaventura? Señor Presidente pues han creído en la paz total. Tienen la confianza de que este proceso pueda brindar una oportunidad para sus vidas, sus familias, sus comunidades barriales y para Colombia. Se cansaron de la guerra, están convencidos que ese camino por el que han marchado solo traerá para ellos cárcel o muerte o en otras palabras el infierno. Los pedidos que ellos hacen son de empleo formal, estudio, ocupación productiva del tiempo libre, atención psicosocial, inversión en los barrios, proyectos productivos y muchas más expectativas que este proceso va definiendo".

De acuerdo con el obispo de Buenaventura, este proceso inició desde el mes de septiembre y ha sido acompañado por el alto Comisionado para la Paz, por organizaciones sociales, la iglesia católica, autoridades en Buenaventura y la comunidad internacional.

Artículos Player

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos