Pasar al contenido principal
CERRAR

El rol de la mujer en salsa de Colombia

Las mujeres se han convertido en un pilar de la salsa contemporánea, logrando que este género musical tenga un brillo propio.
Robert Téllez

El primer país en el mundo en tener una agrupación femenina, especializada en el sonido de lo que hoy conocemos como “salsa” fue Cuba, a inicios de los años 30. En Colombia fue la antropóloga, instrumentista y gestora cultural, Bertha Quintero, quien se dio a la tarea de crear en la década de los 70 'Cañabrava', la primera orquesta de salsa de mujeres que llegó a realizar giras por más de 10 países.

Poco a poco, la mujer incursionó, en el campo salsero. Agrupaciones como: Son de Azúcar, Canela, Yerbabuena, Magenta, D’ Caché y muchas más dieron vida a todo un movimiento de orquestas femeninas desde la ciudad de Cali.

"Mientras cursaba secundaria, participé en un concurso realizado en la emisora Ecos del Atrato, canté música de Celia Cruz y allí fue cuando Jairo Varela me descubrió”, recordó Florisa “La Coco” Lozano, cuya voz quedó registrada en la producción “Querer es poder” de 1981, interpretando los temas “Mi mamá me ha dicho” y “Nicolasa Santos”.

Con el Grupo Niche, “La Coco” Lozano, nombre artístico ideado por Jairo Varela, realizó una gira por los Estados Unidos; a su regreso a Colombia formó parte de la orquesta femenina Cañabrava que estaban organizando en Bogotá, Bertha Quintero y Janette Riveros.

Por su parte, la trombonista Eliana Zumaqué relató que inició su formación en la Escuela de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Colombia y su participación en el campo de la salsa con varias agrupaciones femeninas entre ellas: Cañabrava, Candela y Aché, con las que hizo varias giras en Colombia y el exterior. A finales de los años 90s, fue llamada para integrar la Orquesta “María Canela”, del actor César Mora, en ese momento dirigida por el maestro César Monge “Albóndiga”.

"Cuando estaba estudiando música en la Universidad Pedagógica Nacional, le pedí al maestro César Monge, que me diera clases de trombón, y él me hizo una oferta de trabajo en la Orquesta María Canela de César Mora. Fue una maravilla, no solo estar al lado de él tocando salsa, sino también generando ingresos. El maestro César Monge abrió el camino para que las mujeres instrumentistas ingresaran al espacio de la salsa. En aquel momento encontrar mujeres instrumentistas que conformaran orquestas de hombres, era utópico", expresó Zumaqué quien ha conformado agrupaciones acompañantes de artistas como David Pabón, Nino Segarra y Carlos Guerrero, entre otros; y ha fungido como asesora y jurado del Festival Salsa Al Parque de Bogotá.

La bajista y contrabajista Sarli Delgado, narró que sus inicios se dieron en la orquesta infantil La Charanguita, bajo la dirección de Luis Carlos Ochoa, donde se desempeñó como cantante y posteriormente como bajista, siendo esa su primera escuela en el mundo de la salsa.

“Cuando pulsé la cuerda más grave del contrabajo y sentí como la frecuencia me atravesó, dije: -esto es lo que quiero hacer-. Desde entonces, me he dedicado de lleno, y con todo respeto a la música” compartió Sarli, al tiempo que resaltó: “El proceso de la orquesta femenina es muy importante en este camino musical, como escuela es fundamental. Hice mi proceso en las orquestas femeninas, y lo agradezco muchísimo, pero también tenía claro que yo quería estar en el campo académico. Es todo un reto porque se trata de instrumentos de carácter, hay que tener muy buena postura y decisión de vida para ejecutarlos como debe ser”.

Al cierre del conversatorio, cada una de las invitadas suministró una recomendación para las mujeres que consideran abrirse camino en la salsa.

La trombonista Eliana Zumaqué, especializada en Gerencia y Gestión Cultural, manifestó sentirse complacida porque actualmente las facultades de música tienen muchas egresadas instrumentistas. “Ellas han tomado toda la técnica porque de eso se preocupa la academia, quedaría pendiente la apropiación del género de la salsa”.

También hizo un llamado para que las mujeres “se apropien de la oportunidad que pueda venir”, al tiempo que pidió que “quienes tengan la capacidad de brindar esas oportunidades, no duden en abrir esos espacios para las mujeres”.

A su turno, Florisa “La Coco” Lozano invitó a las mujeres a que hagan uso de todas las herramientas tecnológicas que ahora tienen a su alcance para difundir sus talentos. "Venzan los obstáculos. Nosotras somos guerreras. Todo lo que nos propongamos, lo podemos lograr", dijo.

Mientras que Sarli Delgado concluyó: "La música es una decisión de vida, no puede ser un estado de ánimo. Cualquiera que sea el instrumento que se ejecute, hay que hacerlo con el mayor respeto. El campo de la salsa es muy grande, hay espacio para todos”.

El primer capítulo de #LaSalsoteca en su temporada 2021 reflexionó en torno al rol de la mujer en el campo de la salsa que se hace en nuestro país, mediante un panel moderado por el periodista e investigador musical Robert Téllez, que estuvo integrado por Eliana Zumaqué, trombonista y pedagoga musical; Sarli Delgado, bajista y contrabajista; y Florisa “La Coco” Lozano, vocalista pionera de la salsa en Colombia.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos