Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Pixabay

Autocuidado y aislamiento social: más necesarios que nunca

Por: Maria Camila Sánchez

El 1 de septiembre Colombia inició una nueva fase de confinamiento denominado ‘aislamiento selectivo’ y para algunas personas esta será la nueva normalidad. Con el levantamiento de las restricciones de movilidad, cientos consideran erróneamente que el virus del Covid-19 desapareció y han flexibilizado o abandonado las medidas de bioseguridad, lo que los hace ser vulnerables y posibles transmisores del virus.

En Contacto Directo, el doctor Diego Roselli, profesor del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Universidad Javeriana, en Bogotá, alertó que en esta nueva fase que atraviesa el país se debe ser consciente de la responsabilidad que cada individuo tiene, ya que podría avecinarse un nuevo pico de contagios.

Usted puede ser el portador del virus

"De cada 30 personas que se encuentre en la calle al azar, una de ellas (por lo menos) debe estar expeliendo el virus y esa persona puede ser usted”, indicó Roselli al aclarar que, de acuerdo con las estadísticas de contagios, se estima que por cada uno de los más de 600 mil contagiados en el país (sin contar los fallecidos y los recuperados) hay al menos 10 personas a su alrededor sin síntomas del virus o con poca sintomatología.

Esto significa que “quedarían alrededor de 150 mil personas confirmadas con positivo para Covid-19, eso quiere decir que habría un millón y medio de colombianos con el virus activo en este momento sin síntomas o con pocos síntomas, eso es algo cercano al 3% de la población”.

Es por esta cifra que se estima que una de cada 30 personas está contagiada con el también denominado SARS-CoV-2 y quien resulte infectado puede no saberlo, ya que no presenta síntomas o puede estar en el proceso de incubación del virus. En cualquiera de estos dos escenarios, esa persona es contagiosa.

“Si usted va a una reunión o una fiesta y hay 100 individuos debe haber tres de esas personas que están infectadas con el virus. Cada una de esas personas va a contagiar al 1 por ciento de las personas que están ahí, es decir, que de esa reunión saldrán alrededor de 30 personas contagiadas”, insistió el doctor Roselli con base en las cifras actuales en Colombia.

Aclaró que la velocidad y posibilidad de contagio variará según la localización y región en la que se encuentre, puesto que “claramente en los centros urbanos es donde hay mayor afectación, así que el riesgo es mayor en ciudades grandes que en las áreas rurales”.

Podría darse un rebrote del virus

En la medida en que la gente no respete las medidas de bioseguridad que tanto han recomendado las autoridades y la comunidad científica, el país se precipitará a una nueva oleada de contagios, tal y como se ha visto en otros países en los que las medidas se flexibilizaron.

“Hay que verlo como una nueva etapa por la que han pasado muchos países del mundo, en donde en vez de unas normas de obligatoriedad, se pasa a una responsabilidad de cada ciudadano. Ahora se confía en que la gente tenga el criterio para limitar su exposición y para seguir los consejos básicos”, recalcó Roselli.

“El uso del tapabocas se ha vuelto un claro indicio de que uno está preocupado por la salud de los demás”, puntualizó.

Para el médico, hace falta pedagogía y hacerle entender a la totalidad de la población la importancia del uso del tapabocas y de mantener las medidas de bioseguridad bien conocidas, porque ahora es cuando más se requiere de la responsabilidad ciudadana.

“Es hacer consciente a la gente de su responsabilidad individual porque aquí ya no es responsable el Gobierno o el Ministerio de Salud, ni los hospitales ni la Policía. Tenemos que tener una protección individual para no enfermarnos, pero también para no servir de puente de contagio para que el virus se siga propagando. Es un doble papel porque si no cumplo, puedo enfermar a otro”.

Para Roselli es muy probable que se presente un nuevo pico de contagios teniendo en cuenta que, a diferencia de otras partes del mundo, en muchas ciudades del país no se ha alcanzado el pico de contagios y pese a esto, se flexibilizaron las medidas de confinamiento. “En Colombia muy seguramente veremos un segundo pico o una agudización del primero si no logramos realmente un descenso en aquellas comunidades en donde hay menos cumplimiento de las normas, más aglomeraciones y más gente deambulando sin respetar el distanciamiento. Eso parece ser inevitable pero nos mostrará el civismo con el que asume la sociedad este nuevo reto”.

¿Para qué mantener el distanciamiento físico?

Como tanto se ha reiterado, el Covid-19 es un virus con una altísima capacidad de contagio a través de las vías respiratorias que, a diferencia de otras enfermedades infecciosas, puede transmitirse sin presenciarse sintomatología. Por lo anterior, Roselli aclaró que “en la medida en la que se incrementa la distancia física, se reduce el riesgo de contagio”.

Según Roselli, la diferencia entre uno y dos metros de distancia equivale a cuatro veces menos el riesgo de contagiarse de este virus, por ende, si se incrementa el distanciamiento menor será la posibilidad de contagiarse.

“También interviene el tiempo que esté a determinada distancia, ya que por ejemplo, si se pasa de largo o sin detenerse a un metro de distancia de una persona que está contagiada, el riesgo será menor a que si se queda conversando”, insistió al aclarar que la mayor probabilidad de contagio se presenta cuando una persona con el virus tose, estornuda, habla, canta o grita en cercanía con otra persona.

“La distancia es un factor fundamental en la tasa de contagio y los dos metros se considera como una distancia suficiente para que, en un contexto donde la gente esté hablando y haya buena ventilación, el riesgo de contagio sea bajo”.

El ejercicio puede facilitar el contagio del virus

Ante las aglomeraciones vistas recientemente en algunas ciudades del país, protagonizadas por personas haciendo ejercicio sin tapabocas y sin respetar los dos metros de distancia, Roselli aclaró que el ejercicio puede ser una actividad de altísimo contagio por el jadeo del deportista y su respiración acelerada. “Esto puede hacer que la persona expele más virus y por ende la distancia debería ser mayor al practicar deporte. Por eso la sugerencia es buscar lugares donde menos gente se pueda cruce, usar el tapabocas e insistirle a los demás en el uso del mismo”.

Las medidas de bioseguridad son necesarias

“Es una responsabilidad y un deber social usar bien el tapabocas. Nos tendremos que acostumbrar a eso porque el tapabocas nos acompañará todo el resto de este año y probablemente el próximo año”, dijo Roselli al añadir que todas las medidas se hacen necesarias en esta nueva fase.

El virus no se ha desaparecido y por ende, cada ciudadano es responsable de su salud y la de las personas a su alrededor, teniendo en cuenta esto, las medidas que son imprescindibles para protegerse del COVID-19 siguen siendo las mismas:

1. El uso del tapabocas

2. Si se tiene síntomas o alguien cercano los tiene, use el tapabocas de forma permanente en casa

3. Lavarse las manos constantemente con agua y con jabón

4. Distanciamiento físico de dos metros

5. Evitar los espacios cerrados

6. Priorizar el uso del abanico o ventiladores en lugares de altas temperaturas

7. No tocarse la cara