Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.

Avistamiento de aves en Caldas, la región para explorar más de 800 especies

Miguel Ángel Cortés

Por: Miguel Ángel Cortés 

Alrededor de 850 especies de aves conforman el abanico que el departamento de Caldas tiene para exhibir al mundo. Sus colores, tamaños y formas enamoran a propios y extranjeros que, desde distintas partes del país y del planeta, llegan en diferentes temporadas para apreciarlos de cerca y ‘parajarear’, como popularmente se le dice a este plan. Su aparición y su vuelo son un espectáculo inolvidable.

Esta región cuenta con más de 22 especies endémicas, es decir que solo se encuentran en este punto. Desde el Colibrí de Páramo o el Lorito Cadillero, que habitan en el Nevado del Ruíz; la Perdiz Pechicastaña o el Tororoi de Miller, que son frecuentes en los bosques de niebla como la Reserva de Río Blanco; hasta el Carpintero Punteado o la Guacharaca, que se pueden observar en zonas cafeteras como Chinchiná, Neira o la parte baja de Manizales.

Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.

Colombia tiene el 20 % de las aves del planeta y Caldas el 9.5 %

Para Sergio Ocampo, experto en turismo y expresidente de la Red Nacional de Observadores de Aves de Colombia (RNOACOL) , el auge de Caldas en este sector responde a factores como las diversidad de hábitats que posee la región y el trabajo de promoción que han desarrollado grupos de expertos y aficionados a esta actividad.

“En el tema biológico, somos líderes porque tenemos aves entre los 150 metros de altura en Buenavista, allá a la orilla del río Magdalena en la confluencia con el río La Miel en Antioquia y los 5 mil 300 metros del Nevado del Ruiz, o sea tenemos casi todos los ecosistemas de Colombia en Caldas. Y en un efecto social, por que somos los pioneros en impulsar la observación de aves por alrededor de 20 años en Manizales y en Caldas hasta el nivel internacional”, explica. 

Los conocedores resaltan el potencial de Colombia para el aviturismo a gran escala. Sergio señala que el país tiene el 20 por ciento de las aves que hay en el planeta y Caldas cuenta con cerca del 9.5 por ciento de las que hay en todo el mundo. Tan solo en el casco urbano de Manizales hay 80 especies.

Sostiene que el crecimiento del avistamiento de aves no obedece tan directamente al cese del conflicto en esta zona del país, pero asegura que que es una posibilidad enorme para los reincorporados, para incursionar en el tema de turismo de aves, de guianza de observadores de aves o desarrollar empresas unipersonales en este segmento del turismo.

“Es una posibilidad también biológica, porque se están despejando zonas que antes estaban vedadas para el ingreso del turismo, pero no porque haya exactamente un posconflicto es que esté viniendo más gente. Está viniendo mucha gente a Colombia es porque ya llevamos cerca de 20 años promocionando a Colombia como el sitio más rico en aves en el planeta”, expone.

Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.

Las aves son la principal motivación de los turistas, pero también hay valores agregados como la hospitalidad y la gastronomía típica de una zona como Caldas. “Todos los que vienen a nuestra región quedan extasiados con los jugos y las sopas. Y por la gente cómo es de acogedora y tan querida y además porque, por ejemplo, solo en el caso urbano de Manizales hay 80 especies de aves, o sea la diversidad biológica aquí es toda. Uno va a un país como Brasil, que es gigantesco y hay muchísimas aves, pero no están tan congregadas como en estas zonas nuestras”. agrega Ocampo.

La zona ideal para albergar aves 

¿Y qué hace tan propicio a este departamento para ser la casa favorita de tantas aves? Resulta que Caldas tiene territorios en dos de los 25 sitios más importantes del mundo en diversidad biológica. Se llaman los ‘Hot spots’ y así se denominan los puntos calientes de la riqueza natural, se trata de ‘Los Andes Tropicales’ y el otro se llama ‘Tumbes Chocó Magdalena’, que corresponde a toda la Costa Pacífica y ocupa parte del Valle del Magdalena. 

Muy aparte de contribuir con el desarrollo de la industria turística, Sergio destaca el papel de las aves en la conservación de los bosques, al ser dispersoras de semillas.

“Al igual que los murciélagos o algunos roedores de monte, ellos tragan sus frutos y después los excretan con solo la semilla  y así van promulgando el bosque. Nosotros empezamos en Caldas con el tema de las aves, protegiendo los bosques del Acueducto de Manizales y utilizamos las aves como punta de flecha, para proteger los bosques del Acueducto de la ciudad”, indica.

En el panorama internacional Colombia viene siendo el destino de moda desde hace varios años para el avistamiento de aves. Sin embargo, Ocampo comenta que hay países que llevan mucho más tiempo y su infraestructura está mejor. 

Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.

“Son más pequeños y están un poquito más organizados. Estamos como referentes a Perú, Costa Rica, Ecuador y ahí vamos, estamos haciendo una tarea de cerca de 20 años, y el Gobierno Nacional también está muy empeñado en que el turismo de observación de aves sea el líder en el tema de naturaleza para Colombia”, dice.

Este experto reporta que Colombia tiene 60 áreas nacionales protegidas y que los Parques Nacionales Naturales salvaguardan 24 millones de hectáreas, fundamentales para las aves. 

“Tenemos 3 mil reservas naturales de la sociedad civil, allá también vamos a observar aves y se está creando una consciencia muy grande en que es más lucrativo proteger el bosque y que la gente vaya a ver los pajaritos que hay allá, en vez de tumbar el bosque y sacarlo en carbón, que es algo antieconómico y totalmente antibiológico”, afirma.

Global Big Day: Colombia tres veces campeón 

Tal es el auge, que Colombia también ha sido protagonista en competencias internacionales de avistamiento de aves como el Global Big Day, un certamen que premia al país que más especies de aves vea durante 24 horas. Usualmente se realiza hace casi seis años en el hemisferio y por calendario se hace el primer sábado de mayo. En octubre de este año se realizará la primera edición de segundo semestre.

“Colombia ha ganado tres veces consecutivas como el país que observa mayor cantidad de aves durante 24 horas seguidas. Nosotros tenemos como 1950 especies de aves y hemos logrado avistar como el 86 por ciento de ellas en un solo día y durante tres años consecutivos hemos logrados ser campeones mundiales frente a 154 países contrincantes”, cuenta Sergio. 

Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.

La aves tienen otra bondad, crean tejido social, estas competencias ayudan a que haya más adeptos a este círculo y a la protección de los ecosistemas donde estas especies habitan.

“Lo que premia esta competencia es la riqueza y la diversidad biológica que tiene Colombia, porque hay pajarólogos super buenos en Ecuador, Perú, Argentina, Venezuela y Costa Rica, pero ellos no tienen tantas especies para encontrar. Hay países como Estados Unidos, que tiene 900, casi las que tiene Caldas únicamente”, asegura Sergio.

El arte de observar aves

Paula Marcela Salazar, tecnóloga y especialista en observación de estos animales, indica que Colombia es el primer país en aves de las 12 mil que hay en el planeta. Ella es guía y coordinadora del Recinto del Pensamiento, uno de los sitios por excelencia para avistar estas especies a las afueras de Manizales.

Las aves migratorias vienen desde diferentes puntos de América, llegan a territorio colombiano por un periodo de tiempo en búsqueda de alimentos, aquí encuentran una gran reserva y se quedan un tiempo, para luego retornar a su país. Esta temporada tiene lugar en el segundo semestre del año.

Las horas propicias para observación de aves de 6 a 9 de la mañana, que salen a buscar la primer reserva de alimentos, y el otro horario más adecuado es de 4 a 6 de la tarde, cuando salen a buscar la última reserva para ir a dormir.

Foto: Miguel Ángel Cortés.

“Cuando hay mucho calor, la cantidad de aves baja porque ellas relativamente están vestidas de plumas lo que las acalora bastante entonces les gusta más el entorno cuando está más fresquito y las aves son de momentos, o sea, de estar ahí pendientes para poderlas apreciar. Son seres hermosos que nos enamoran con sus colores y con sus cantos y que hacen un papel importante en la dispersión de la vida y de la naturaleza”, explica Paula.

Ella sostiene que la naturaleza, las aves y en sí todos los microorganismos que hacen parte de un todo y de un ecosistema, que se llama Madre Tierra, y  juegan un papel muy importante en la conexión de la vida de las aves con la naturaleza.

“Todos los elementos por ejemplo hay plantas que ofrecen elementos para sus nidos, chamizos, ramitas, ellas utilizan todo lo del bosque, ellas reciclan. Ellas nos dan ejemplo de que todo está ahí y que debemos utilizar lo que tenemos con mesura que es muy importante”, señala.

Foto: Miguel Ángel Cortés.

Ecosistemas como los bosques se convierten en un restaurante de colores y sabores atractivos, hay aves que se alimentan de insectos, frutos, flores y diferentes tipos de plantas. En la medida que hay más diversidad, se va encontrando mayor oferta alimenticia propicia para ellas.

“Por ejemplo, en Colombia las aves migratorias, cuando vienen, llegan descoloridas y cuando vuelven a sus países de orígen, llegan llenas de colores por los frutos que encuentran aquí, en el país hay frutos de colores muy impactantes, entonces todo eso les sirve para la pigmentación de su piel”, explica.

¿Cómo avistar aves?

Para la experta, como en toda actividad guiada, hay una serie de tips al momento de visitar las zonas para ‘pajarear’:

  1. No utilizar fragancias, porque las fragancias espantan a las aves, ellos tienen el aroma del bosque. 

  2. Utilizar ropa camuflada, porque cuando se hace presencia en el bosque, el ave ya la ha detectado. Usar colores ocres, mimetizado, colores café para poderse desplazar sabiamente. 

  3. No muchas personas. La actividad de aves es una actividad exclusiva que se debe realizar más o menos con cinco personas. 

  4. Se requiere de mucho silencio, porque las aves son de momento. 

  5. Tener la cámara fotográfica lista, ya que esto permite tener un registro como tal del ave y decir que sí existe, que está, que la viste y el binocular que te permite ver el detalle y apreciar el dimorfismo sexual que es la diferencia entre el macho y la hembra  

  6. Tener disposición y el alma abierta para ver los secretos del bosque.

Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.

Caldas tiene una amplia oferta de sitios para avistar aves, con diversidad de entornos, paisajes y climas. Entre los cuales se encuentran el Embalse y Bosque San Francisco en la vereda La Esmeralda (Chinchiná), Río Claro Sendero La Soledad (Villamaría), El Ecoparque Alcázares Arenillo (Manizales), La Reserva Natural Licorera de Caldas (Manizales), entre otros de los muchos lugares expandidos por toda esta región de Colombia.

Galería:

  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.
  • Foto: Sebastián Valencia Castrillón - La Ruta Verde.