Pasar al contenido principal
CERRAR

Doña Fanny Valencia: un amor desbordado por el fútbol y el Deportes Quindío

A sus 75 años, doña Fanny siente el fútbol de una manera muy especial. Ya son cinco décadas apoyando y acompañando al equipo 'Milagroso'.
Doña Fanny Valencia y su amor por el Deportes Quindío
Deportes
Fotos cortesía
Alejandro Pesca

Al sur de Armenia, cerca del Estadio Centenario, una habitación es dedicada al campeón del fútbol profesional colombiano de 1956. Banderas, fotografías, balones y toda clase de artículos relacionados con el Deportes Quindío, hacen parte de la colección personal de doña Fanny Valencia.

A sus 75 años, siente el fútbol de una manera especial. Nació en 1947 y su papá fue testigo de la gesta cívica que despertó el ‘Atlético Quindío’, un equipo del departamento de Caldas de aquel entonces y que se convirtió en la punta de lanza de la posterior independencia del departamento del Quindío en 1966.

Doña Fanny ha viajado por todo el país acompañando al ‘Milagroso’, como le dicen algunos de sus hinchas al equipo de Armenia, un derivado futbolero del remoquete de ‘Ciudad Milagro’ acuñado por Guillermo León Valencia. Conoce todos los estadios de Colombia por cuenta de su afición por el equipo fundado en 1951 como parte de la estrategia independentista de un puñado de quindianos, que anhelaban tener autonomía administrativa. Eran los tiempos de ‘El Dorado’, como se conoció la época gloriosa del fútbol colombiano y un equipo que, con solo cinco años de fundado, se coronó campeón.

“Mi afición por el Quindío comenzó cuando vivía cerca del estadio San José. Un día fui a verlos entrenar por invitación de un tío y luego iba a los partidos. Eran tiempos donde no se veían barras bravas y se podía ir en familia. Nos íbamos con fiambre incluido a ver los partidos y eran planes muy familiares”, recuerda mientras limpia uno de sus incontables objetos del equipo ‘Cafetero’.

Una fotografía suya se convirtió en la descripción gráfica del descenso del Quindío en el año 2000. Sus ojos lloraron sobre una bandera del equipo, aún no se había quitado los audífonos y su imagen resumió la tristeza de toda una afición. 


Te puede interesar: 


Foto

Lleva más de 50 años siendo hincha fiel de un equipo que ha descendido en tres ocasiones, que no gana nada desde 1956 y que durante la administración del polémico empresario caucano Hernando Ángel, tiene como prioridad la venta de jugadores de la Escuela Boca Juniors, negocio personal de Ángel. Por eso muchas personas no entienden de esa devoción y lealtad que por momentos parece desbordada. Algo que a ella no le preocupa, porque su amor nada tiene que ver con títulos, es un amor que nace del corazón.

Hoy ya no viaja por Colombia acompañando al equipo, la pandemia no le permite salir como en otros tiempos. Sin embargo, su casa es referente para la hinchada del Deportes Quindío. Jugadores, exjugadores, directores técnicos y periodistas la visitan en su casa, cerca de la calle 48.

Los hinchas la cuidan en el estadio, su presencia en la tribuna oriental es motivo de admiración y cariño. Este año espera que su equipo regrese a la Primera A y que así pueda tener de nuevo la ilusión de una nueva estrella en el escudo de su equipo, el Deportes Quindío.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos