Pasar al contenido principal
CERRAR

Adquieren predios para proteger especies en vía de extinción al sur del Tolima

Se trata de dos predios que suman 2.800 hectáreas, en la vereda Alemania, zona de alta riqueza ambiental en la región.

Por: John Fredy Nagles - Chaparral, Tolima.

Con el objeto de preservar la zona donde nace el río Amoyá, afluente que surte de agua a Chaparral y otros municipios del sur del Tolima, además de conservar el hábitat del oso de anteojos y la danta, la Corporación Autónoma Regional Ambiental del Tolima (Cortolima) adquirió dos predios que suman 2.800 hectáreas, en la vereda Alemania, zona de alta riqueza ambiental en la región, con el fin de fortalecer la implementación del Plan de Ordenamiento y Manejo de la cuenca del río Amoyá.

Según Danilo Andrés Bravo, director de la regional sur de Cortolima, los predios tienen zonas de bosque y de páramo, que permiten regular el clima en la zona y, por ende, del sistema climático en toda la región del sur tolimense.

“Se adquirieron dos fincas, una es El Castillo (300 hectáreas) y otra es La Germania (2.500 hectáreas), en Chaparral, en el corregimiento Amoyá. Estos dos predios son de un alto valor ambiental. En La Germania, por ejemplo, nacen tres brazos del río Amoyá; tenemos un ecosistema de bosque altoandino y de páramo muy importante. La otra es El Castillo, que también queda en el corregimiento Amoyá, y nos permite proteger el río y tiene zona de bosque y de páramo; y sobre todo, El Castillo tiene una zona muy importante para la conservación de la palma de cera”, explicó el funcionario.

En estas zonas, algunos campesinos y profesionales de varios ramos de la biología y la botánica, que han realizado análisis y estudios en la zona, han logrado avistar especies que en Colombia están en vía de extinción. “El bosque altoandino es el principal regulador del clima y del sistema hídrico, porque son ecosistemas que giran entorno al agua, generan microclimas, hay pequeños nacimientos”, agregó Bravo.

La finca El Castillo es un predio que cuenta con 300 hectáreas, zona donde hay presencia de la palma de cera. Foto: Cortolima.

“El otro es el páramo que es donde nace el agua y especialmente también son ecosistemas donde hay presencia de especies importantes en estos territorios. Es decir, además de la conservación del agua, razón por la que se adquirieron estos predios, también estas especies, como el oso y como la danta, como la palma de cera, se protegen para la conservación de fauna y flora”, puntualizó el director de la regional sur de Cortolima.

La autoridad ambiental convocó al Consejo de Cuenca, espacio de participación ciudadana en el que intervienen líderes de las veredas donde están ubicados los dos predios, para diseñar conjuntamente la estrategia de control y vigilancia, con miras a prevenir la tala y la caza en la zona.

“En la pasada reunión que hubo del Sistema de Áreas Protegidas se informaba de la compra de este

predio, y consideramos que esta decisión muy importante porque se está luchando por la conservación de las especies en extinción. También consideramos que se deben identificar qué otras áreas se deben proteger”, dijo Iván Caicedo, presidente de la Asociación de Juntas Comunales de Chaparral.

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
X