Pasar al contenido principal
CERRAR

¿Por qué son importantes los arácnidos para los ecosistemas? 

Se estima que de opiliones presentes en el Pacífico colombiano, solo se conoce el 1 % del total presente en el denominado Chocó biogeográfico.
Medio ambiente
Fotos: archivo.
Francisco Palacios

Pocas personas desean toparse en medio de la selva, en sus viviendas o simplemente en cualquier lugar con un alacrán o una tarántula, pero pocas personas son conscientes de los múltiples servicios ecosistémicos que brindan estos arácnidos, entre ellos, el control poblacional de otras especies.

Cae el sol, la temperatura comienza a descender y de la espesura de la selva, en medio de la hojarasca, miles de paticas silenciosas comienzan a recorrer los suelos de Uramba. En una competencia entre sí existen más ojos observando o patas andando, miles de arañas, otros arácnidos y artrópodos de suelo recorren el lugar en busca de alimento.

Arañas.

“En las comunidades nadie los quiere cerca y la reacción natural es matarlos”, relata el investigador de la Universidad del Valle, Alejandro Betancur. “El desconocimiento de sus funciones en el ecosistema y la mala fama que poseen hacen que no los queramos cerca”, agrega. 

El Parque Nacional Natural Uramba - Bahía Málaga, es considerado “un punto caliente” de la biodiversidad o lo que es lo mismo, “un lugar de alta presencia de especies endémicas”, de allí la importancia de desarrollar estudios de rastreo rápido y otros de mayor profundidad de investigación, asegura Betancur.

Arañas.

“La polinización es uno de los servicios que prestan los arácnidos. Muchos de los insectos como las abejas recorren las flores dispersando su polen en el recorrido”, asegura Alejandro. Además, en otras oportunidades estos animales “usan los aromas presentes en el polen para atraer a las hembras, porque en el caso de las abejas euglosinas, los machos recogen el polen de las orquídeas y con él realizan procesos de atracción”, agrega. 

Una de las características de los insectos, es que “la abundancia de los mismos en terreno da muestra del estado de conservación del espacio, especialmente en zonas equilibradas, donde depredadores como los alacranes y las tarántulas ejercen de control poblacional”, relata Sebastián Forero, estudiante de Biología de la Universidad del Valle y formula investigativa de Betancur.

Arañas.

Los opiliones, que son un orden de arácnidos, son confundidos frecuentemente con las arañas. Sin embargo, “no tejen telarañas, porque no poseen hileras. Su cuerpo no está dividido, como sí ocurre con las arañas y solo tienen dos ojos, contra los ocho de las arañas”, describe Forero, quien además relaciona que los opiliones no poseen veneno.

Las arañas, por ejemplo, “se encargan de la reducción de población de insectos como los mosquitos”, que pueden transmitir enfermedades tropicales como el dengue, la malaria entre otras, asegura Betancur.

Arañas.

Asimismo, según Betancur, “se estima que de opiliones presentes en el Pacífico colombiano, solo se conoce el 1 % del total presente en el denominado Chocó Biogeográfico”, de allí la importancia de realizar investigaciones como la Pacífico II Bahía Málaga.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal