Pasar al contenido principal
CERRAR

“Si no me podía fugar, prefería hacerme matar”: Aida Merlano

Desde Venezuela, la excongresista Aida Merlano entregó nuevos detalles de su fuga en un consultorio odontológico de Bogotá.
Aida Merlano: "Si no me podía fugar, prefería hacerme matar"
Personajes
Foto: Colprensa
María Camila Idrobo

La excongresista Aida Merlano reconoció en medio del juicio de su hija, Aida Victoria Merlano, que entraba celulares a la cárcel El Buen Pastor y otros elementos prohibidos por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) antes de su fuga en Bogotá en el año 2019.

"Es normal que me entregaran un teléfono porque hacían batidas y quitaban los celulares y siempre en las remisiones yo metía un celular, sea que me lo entregara mi hija o alguna de mis asistentes", afirmó.

La excongresista reveló además que ingresaba ropa y zapatos, contaba con dos celulares, e incluso tuvo conferencias por zoom en las que se les entregaron los detalles de su plan de fuga, mostrándole mapas del sitio del que iba a saltar.

"Me mostraron planos, que izquierda y derecha, que yo no entendí muy bien porque en los planos me mostraban direcciones y la dirección del centro odontológico", dijo Merlano desde Venezuela.

Igualmente, contó que no era requisada en la cárcel por orden de la directora del penal, que a sus salidas la acompañaban sus hijos y asistentes y reiteró que pese a esto sus hijos desconocían su plan de fuga, o no le habrían permitido llevarlo a cabo.


Te puede interesar: 


De la misma manera, insistió en la inocencia del odontólogo Javier Cely quien está siendo procesado junto a Aida Victoria por la fuga de Merlano, y puntualizó que ellos no le dieron la cuerda con la que se lanzó desde el consultorio odontológico.

"La cuerda me la tiraron en la madrugada una semana antes por la ventana del patio, al frente de mi puerta (…) me golpearon y allí estaba la tula que llevé a la cita odontológica", confesó.

El único que según Merlano sabía de su escape era su padre, a quien le habría dicho que prefería que la asesinaran antes de volver al penal y le pidió que le explicará a su familia lo que había hecho.

"Hablé con mi padre y él me preguntó qué posibilidad había de que la fuga tuviera éxito y le respondí que había una posibilidad del 80% y un 20% de que me cojan, pero a mí no me van a agarrar, entonces hay un 20% de que me encuentren muerta", le dijo la excongresista a su padre.

Estás revelaciones se unen a otras entregadas por Merlano en las que ha asegurado que ella fue quien ingreso los elementos para su fuga al consultorio, que aprovechó los descuidos de los guardias para ejecutar el escape y que tanto sus hijos como el odontólogo, son inocentes.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos