Pasar al contenido principal
CERRAR

“SOS Buenaventura”, la petición de líderes por incremento de violencia urbana

Por enfrentamientos entre bandas, este jueves al menos 30 familias salieron desplazadas.

La crisis de seguridad y el temor que se vive en Buenaventura, Valle del Cauca, ha alcanzado un pico esta semana. Ayer jueves por lo menos 30 familias salieron desplazadas del barrio Juan XXIII por los constantes enfrentamientos entre grupos armados que se disputan el territorio, y por los que la población queda en medio del fuego cruzado. La situación viene siendo denunciada hace semanas por la Defensoría del Pueblo y líderes sociales.

“Nosotros esto lo catalogamos como un abandono estatal, y parte del racismo estructural que se vive en Buenaventura y en el Pacífico. Lo que nosotros hemos denunciado desde el año pasado es la presencia de grupos paramilitares en la zona rural, que se ha venido fortaleciendo”, aseguró a Radio Nacional de Colombia Luis Ernesto Olave, coordinador de Pueblos Afro de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia.

El líder social, quien ha recibido amenazas contra su vida por las denuncias que ha realizado sobre la violencia en el municipio, explicó en Señal de la Mañana que los grupos armados narcotraficantes han fortalecido a las bandas de microtráfico que operan en la ciudad con armamentos de última tecnología y los han empoderado. “Hace parte de la estrategia de control de los grupos paramilitares, que ya no están solo en el monte o la selva, sino con una presencia urbana muy fuerte”.

De acuerdo a la alerta temprana recientemente hecha por la Defensoría del Pueblo, los grupos denominados Los Shotas y Los Espartanos se disputan el dominio de la zona desde diciembre de 2020, poniendo en peligro a más de 170 mil personas. La situación se agudizó luego del atentado que sufrió el jefe de una de las bandas y de la pérdida de un cargamento de droga.

“Han tenido lugar retaliaciones directas contra los presuntos autores de esos hechos, los cuales fueron asesinados, conllevando la coordinada reacción de sus compañeros el 30 de diciembre, día en el que oficialmente se registraron siete homicidios por proyectil de arma de fuego”, explicó la Defensoría en la alerta temprana.

Ambas estructuras están señaladas de múltiples asesinatos y reclutamiento de menores. Y por esa masacre reseñada por la Defensoría, el Ministerio de Defensa ofreció 100 millones de pesos por información para hallar a los responsables y para desarticular a las organizaciones.

Pese a esos esfuerzos, este miércoles 3 de febrero desde las 11:00 de la noche y hasta la madrugada del jueves 4 de febrero nuevamente las bandas tuvieron un enfrentamiento en el barrio Juan XXIII, donde abrieron fuego con armas de fusil en medio de la población, de acuerdo a la información que recibió Olave. “Por eso las personas salen, no tienen garantías, en cualquier momento sus casas son atravesadas por las balas. Adicionalmente hubo una explosión”, contó.

Los líderes de la región piden una ayuda humanitaria integral, argumentando que la problemática no es local, ni se trata de bandas de delincuencia común, sino de organizaciones paramilitares y narcotraficantes grandes.

“No olvidemos que perdimos al compañero Temístocles Machado, quien defendía la zona de expansión del Puerto. Esta es una presencia narcoparamilitar que ha hecho que la violencia haya crecido en Buenaventura. Hicimos un llamado a la comunidad internacional, ya que el Gobierno Nacional no ha atendido nuestras denuncias. SOS Buenaventura”, manifestó Olave.

Durante los primeros 33 días del año 2021 Buenaventura ha sufrido 33 combates armados. Hoy, desde las 9:00 de la mañana, habrá un plantón en Cali, entre La Portada y la Vía al Mar, en protesta de la situación de violencia que vive el municipio y para exigir acciones contundentes del Gobierno.

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal