Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Michel Montero

Senderos de café: el camino del perdón luego del conflicto armado

Por: Elizabeth Tique Galindo

En el mes de julio la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia abrió la convocatoria para participar de Idéate Café, una alternativa para impulsar iniciativas de jóvenes emprendedores que permitan fortalecer la cadena cafetera. 

Laura Enciso Villamil y Andrés Enciso Toro, de la finca La Leona, ubicada en el corregimiento de Gaitania del municipio de Planadas Tolima decidieron participar de esta convocatoria con su iniciativa Senderos de café, una idea donde mezclan turismo con caficultura, en la cual las personas que llegan a conocer la finca tienen la oportunidad de enterarse de todo el proceso sobre la producción de café y progreso con perdón.

El 8 de noviembre a través de un correo electrónico se enteraron que habían sido seleccionados entre los 50 mejores dentro de 504 propuestas que involucraban a 1300 jóvenes a nivel nacional, y fueron invitados a participar de un campamento del 24 al 28 en Chinchiná, Caldas, espacio en el que participaron de diversas actividades y además en el que sustentaron sus proyectos ante un jurado.

Fue allí, donde luego de evaluarlos bajo 14 criterios establecidos fueron escogidos entre los seis mejores proyectos que Idéate Café impulsaría.

“Aún no tenemos claro cuál es el apoyo o el premio que viene por parte de la federación de cafeteros, pero lo que si tenemos claro es que de ahora en adelante seguiremos trabajando más fuerte, con más aliento y con más resiliencia, convencidos de que nuestras ideas y proyectos tienen una salida favorable para nuestra comunidad”, expresó Laura Enciso.

Foto: Andrés Enciso

La historia de esta iniciativa

Según indicaron ambos jóvenes, la idea de mezclar turismo, cultura y café se empezó a gestar  en el 2006, cuando Edith Enciso ganó el premio de la excelencia.

“Desde ahí empezamos a ser reconocidos por la calidad de café a nivel nacional e internacional por los compradores. Querían conocer el origen del café que se tomaban; después de la firma del acuerdo de paz, la gente nos visita con mayor tranquilidad queriendo conocer no solo nuestra historia por el tema del conflicto, sino la historia del cultivo de café y la historia detrás de la taza de café”, señaló Andrés Enciso.

Ambos jóvenes tuvieron la oportunidad de salir de su territorio y formarse profesionalmente. Laura es comunicadora social y Andrés es catador Q grader, barista y fotógrafo. Estando fuera de su comunidad se dieron cuenta que debían retornar para que, desde sus conocimientos, pudieran aportar a la construcción de paz.

Foto: Laura Enciso

“El primer día de Idéate nos preguntaron cuáles valores hacían parte de nuestro emprendimiento, respondimos que el perdón, justo ese día mi hermano estaba cumpliendo 4 años y 3 meses de haber sido asesinado. Trabajamos el perdón porque somos personas que estuvimos completamente ligadas al conflicto armado; víctimas y victimarios no pueden olvidar que en Gaitania se gestaron las Farc y en este momento ver a los excombatientes recorrer el territorio no con un fusil, sino con una libreta y un lapicero, poder tenerlos en nuestra finca contándoles como producimos nuestro café y que eso pase con los demás caficultores, es una apuesta a la paz. En Gaitania hay muchas personas afectadas por la guerra, pero han logrado perdonar”, comenta Laura.

“Las actividades de sendero de café le apuestan a la reconstrucción del tejido social y a la paz, porque involucran grupos de excombatientes, indígenas y caficultores que trabajan sobre el perdón”, agregó Andrés Enciso.

La motivación principal que mueve a estos dos primos es demostrarle a los jóvenes y niños que en el campo hay una alternativa de vida que es rentable, saludable, tranquila y completamente viable; aportar desde sus conocimientos para ampliar el talento humano de Gaitania y que el pueblo sea cada vez mejor.

Por ahora estos dos jóvenes emprendedores seguirán junto sus familiares, amigos y vecinos atendiendo a los turistas que llegan a visitar la finca la Leona para recorrer con ellos el sendero de café.