Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Voto Nacional

Basílica del Voto Nacional entró a su tercera etapa de restauración

Por: Richard Hernandez

Hace nueve años comenzó la restauración de la Iglesia Menor del Sagrado Corazón de Jesús — más conocida como Basílica del Voto Nacional — por parte del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC). La renovación de este emblemático lugar en la localidad de Los Mártires, entró a su tercera y última fase.

La iglesia, según el IDPC, empezó su construcción en 1881 a partir de una pequeña capilla dedicada al Sagrado Corazón de Jesús y se terminó aproximadamente hacia 1938 cuando se culminó la cúpula y el transepto (nave transversal que en las iglesias se cruza ortogonalmente con la sección principal). Varios arquitectos trabajaron en su realización como Francisco Olaya, Julián Lombana y Antonio Stoute.

Al frente de la iglesia se halla un obelisco, el cual habría sido inaugurado un año antes como un homenaje a los próceres de la Independencia que fueron fusilados en este lugar y en otras partes de Colombia. El lugar se conocía como la Huerta de Jaime, pero desde 1850 se bautizó como la Plaza de los Mártires.

Sobre el nombre de la Basílica del Voto Nacional, el IDCP señala que fue por iniciativa del arzobispo Bernardo Herrera Restrepo en 1902. Al prelado se le ocurrió hacer un Voto Nacional al Sagrado Corazón de Jesús. Con este voto se buscaba “la intervención divina” para que se estableciera la paz en el país, que en este momento pasaba por la llamada Guerra de los Mil Días.

Por esa razón, esta basílica tiene una mezcla de religión católica, política y nacionalismo. Su simbología está dedicada a la búsqueda de la paz de Colombia. Así mismo hay que recordar que, entre 1914 y 1957, los presidentes recién elegidos renovaban el voto nacional al sagrado corazón por medio de un Te Deum. Los gobiernos liberales no participaron de este acto, asegura el IDPC.

La basílica menor del Voto Nacional es una iglesia tipo basilical de una sola nave que conjuga varios estilos y técnicas constructivas correspondientes a cada uno de los tres momentos históricos en el que se construyó e intervino.

La restauración

Este proceso de intervención de la Basílica del Voto Nacional comenzó en 2011 con la Formulación del Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) por parte de la Universidad Nacional de Colombia, el cual fue aprobado por el IDPC, en 2013.  Luego se realizó la consultoría para la elaboración del proyecto de intervención integral para la Basílica, proyecto que fue aprobado por el Ministerio de Cultura en 2015.

En ese mismo año comenzaron las obras de primeros auxilios con el fin de mitigar los riesgos identificados durante el desarrollo del proyecto de intervención integral, dado que la Basílica presentaba problemas de filtraciones de agua en las criptas y las esculturas de la fachada se estaban cayendo a pedazos, amenazando la vida e integridad de los transeúntes.

Los trabajos realizados se centraron en la protección y consolidación del grupo escultórico de la fachada; limpieza y mantenimiento de la fachada principal y también mantenimiento del sistema de redes sanitarias e hidráulicas.

Entre 2016 y 2017 comenzó la primera etapa: “Restauración de la fachada”. Ésta presentaba un desplome en su eje vertical de 60 cm, incluyó la conservación de los valores patrimoniales y objetos artísticos del inmueble. Se realizó el reforzamiento estructural, restauración de la fachada, la contra fachada, el coro, el soto coro y el proyecto de tratamiento de humedades.

Luego, entre 2018 y 2020 (11 de septiembre), se llevó la segunda etapa “Restauración del presbiterio, transepto y cúpula”. Se incluyó el reforzamiento y rigidización estructural de la cimentación, muros y columnas del presbiterio, transepto y cúpula.

Así mismo, el proyecto abarca la restauración de bienes muebles como los vitrales del Sol Resplandeciente (bajo la cúpula), las ventanas del transepto norte y sur, los vidrios de los rosetones, la restitución de los vidrios de la cúpula que conforman el tricolor Nacional, yeserías, molduras y limpieza de las esculturas del presbiterio y los transeptos.

En la restauración adelantada en la Iglesia se han invertido $16.380.613.653. Cada fase ha tenido un equipo profesional de restauración. Los perfiles son definidos dentro del proceso de convocatoria pública de obra o interventoría y, cada contratista provee los profesionales según lo requerido en los términos de referencia.

El IDPC, asegura que es difícil establecer un tiempo específico para la restauración total de la Iglesia de acuerdo con las fases descritas. Para la fase 3 se adelanta la gestión de tipo jurídico para obtener la autorización de intervención de 2 predios colindantes, ya que el diseño estructural requiere que una parte del reforzamiento de la cimentación se realice de manera externa sobre lo que era la ronda de la nave lateral norte.

De manera paralela se adelanta la gestión de recursos, dado que esta fase es la más costosa porque el área de intervención y la cantidad de bienes muebles en las naves es mayor a las etapas ejecutadas.

La importancia que tiene la recuperación de esta zona para la memoria del país, según el IDPC, es que fue muy popular durante más de 350 años y cuenta con un entorno patrimonial y con bienes de interés cultural de gran importancia para la ciudad.

Por otro lado, el significado de la paz, puesta de manifiesto en la iglesia junto con el de los mártires reflejados en la plaza y su obelisco, le dan a este lugar un gran valor patrimonial, histórico y político.