Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Diego Cuervo.

Cantalicio Rojas, 45 años después

Probablemente se trate del más importante de los compositores del Tolima Grande, no solamente por la calidad de sus composiciones sino por haberle vuelto a dar relevancia a la música indígena de su región, por medio de la divulgación del género de la caña.

Nacido doblemente colombiano (porque llegó al mundo en Colombia, Huila), en marzo de 1896, Cantalicio Rojas González aprendió a tocar en su juventud la bandola y la guitarra, con la asesoría de su padre, Ascención Rojas, y del profesor Gilberto Cortés. Con esos instrumentos empezó a componer temas mientras se ganaba la vida como peluquero en Aipe y luego en Natagaima, a donde llegó a sus 20 años como integrante de un dueto con Eliseo Morales. Allí se hizo parte de la banda del municipio como clarinetista.

Hacia 1938, al lado de su colega Luis Enrique Liz, compuso su más famoso tema, “El contrabandista”, un sanjuanero popularizado por Garzón y Collazos en la década del 50. Fue por esos mismos años que el interés en la investigación lo llevó a componer sus famosas cañas, enumeradas del 1 al 6, de las cuales la más célebre de todas ha sido la No. 2, “Ojo al toro”.

Las demás llevan nombres como “El peon y el hacendado”, “La barbacoa”, “Brisas del Anchique” y “Alegría tolimense”. La caña es un aire inspirado en la música perdida de los indígenas Natagaimas. Según explica Humberto Galindo, director del grupo Cantatierra, que desde 1981 se dio a la investigación de la música del compositor, gracias a Rojas, la caña “reaparece como una de nuestras más auténticas tonadas regionales”.

Cantalicio Rojas fue merecedor del llamado Taitapuro de Plata, entregado en el primer Festival del Bambuco en Neiva, en 1958. Así mismo recibió la Orden de Pacandé y la Medalla al Mérito de Sayco. En el ocaso de su vida pudo realizar viajes artísticos con su música por Washington, Miami y Milán, Italia, gracias a invitación de los Coros del Tolima.

Justamente en esa época, hacia finales de la década del 60, empezó a perder paulatinamente la vista hasta quedar completamente ciego, recluido en su casa en Ibagué, donde falleció el 19 de noviembre de 1974.

El 19 de noviembre se conmemoran 45 años de la partida del compositor Cantalicio Rojas. Por eso, es nuestro Artista de la Semana.