Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe

“A través de la radio buscamos narrar nuestra propia realidad”: Manuel Julicue

Laura Ramírez León

Por: Laura Ramírez León.

“A través de la radio buscamos narrar nuestra propia realidad”, dice Manuel Julicue, director de la emisora comunitaria Nasa Stereo de Toribío (Cauca). Uno de los tantos comunicadores cuacanos que durante años ha alzado su voz rechazando el conflicto armado al que han sido sometidas tantas comunidades indígenas en Colombia.

Junto a su equipo de trabajo, Manuel ha sabido dimensionar la causa de la lucha común, el rechazo a cualquier acto de violencia en contra de su territorio, de su gente, y el fortalecimiento de los procesos de dialogo y encuentro de su comunidad, en el marco del Proyecto Nasa de Toribío.

Un trabajo que no ha sido fácil, pero que ayuda a entender la resistencia de todo un departamento, especialmente de los comunicadores de la zona.

Desde hace más de 20 años Manuel hace parte de Nasa Stereo, la emisora más afectada por ataques de la guerrilla en el Cauca. El 9 de julio de 2011, el día en que una ‘chiva bomba’ dejo casi destruido el proyecto de comunicación por el que tanto ha trabajado, quedó tatuado en su mente. Y aunque reconoce que ha sido uno de los días más difíciles la 99.4 FM, prefiere recordar los cientos de días frente al micrófono tratando de unir a su pueblo, a sus compañeros, a su pueblo Nasa.

En nuestra conversación con Manuel, hicimos un recorrido por la historia de Nasa Stereo y las acciones de resistencia que le ha permitido a esta emisora comunitaria estar al aire por más de 20 años.

¿Cómo fue el nacimiento de Nasa Stereo?

Nasa Stereo nació en 1996 gracias al apoyo de la propia comunidad y algunas autoridades locales. Este proyecto fue creado con el fin de rescatar nuestros valores culturales. Buscábamos fortalecer nuestras costumbres y nuestra lengua a través de la radio. Nasa Stereo fue pensado como un espacio donde la comunidad pudiera compartir sus opiniones.

A través de la radio buscamos narrar nuestra propia realidad, la realidad del resguardo indígena. Tenemos muy claro que las diferentes emisoras comerciales que llegan a Toribío no informan el 100 % de la realidad de nuestro territorio.

¿En ese rescate cultural, cuál es el impacto que ha tenido la emisora en la comunidad?

Si hiciéramos una evaluación de la emisora, podríamos decir que hemos logrado impactar el ámbito educativo, familiar y comunitario. Este espacio no le pertenece a los comunicadores que hacen parte de la emisora, este espacio no es nuestro, es de los habitantes del municipio.

¿Cómo es hacer radio en medio del conflicto?

En Toribío nos ha tocado vivir la guerra de frente, una guerra que no es nuestra. A pesar de las constantes amenazas, los comunicadores de Nasa Stereo sabemos cuál es nuestra labor, sabemos que este es el medio más importante para informar todos los sucesos del conflicto a nuestro municipio.

En los momentos más difíciles del conflicto armado nuestra emisora sirvió para alertar a la comunidad. Por eso la gente cada vez adquiere más confianza y credibilidad en nuestro trabajo. A través de Nasa Stereo lográbamos enterar a la comunidad de los hostigamientos de los grupos armando en las veredas y el casco urbano. Así lográbamos que nuestra gente pudiera buscar medidas de autoprotección. Nunca nos quedamos callados, la radio no ha permitido visibilizar lo que realmente pasa en Toribío y en los resguardos a los que también llega nuestra señal.

¿Cómo unir a la comunidad a través de la radio?

La unión de nuestra comunidad la heredamos de nuestros ancestros. De ellos aprendimos el valor de la resistencia, la lucha por la protección del territorio. Eso siempre nos invita a ser más fuertes. Los grupos armados han querido sacarnos de nuestro territorio, desplazarnos, pero gracias a la unidad de nuestra comunidad logramos resistir. La emisora es en sí misma es una muestra de resistencia.

En los momentos de conflicto la emisora se convirtió es la voz que convocaba a nuestro pueblo a Asamblea Permanente. Allí pasábamos dos, tres días, hasta una semana, con el fin de protegernos, de permanecer unidos.

¿Cómo renació Nasa Stereo luego del 9 de julio del 2011?

El día que pusieron la ‘chiva bomba’ en la Estación de Policía de Toribío perdimos el 50 % de lo que teníamos y parte del edificio de la emisora se vino abajo. Como estamos a 60 metros de distancia de la estación, el impacto fue muy fuerte.

A los tres días del atentado volvimos a salir al aire. La misma comunidad se encargó impulsarnos para continuar con la emisora comunitaria. Cubrimos la oficina con unos plásticos para que las lluvias no terminaran de dañar lo poco que había quedado, mientras reconstruíamos el espacio. Fue un momento muy difícil, pero no nos rendimos, fue el apoyo de la comunidad, la minga indígena, lo que nos permitió salir adelante.

¿Nasa Stereo ha contado con el acompañamiento del gobierno nacional?

Lo único que hemos recibido del gobierno nacional es la licencia para estar al aire. Al Estado no le importa el servicio que prestamos este tipo de emisoras, por el contrario, nos cobran el impuesto de uso del espectro electromagnético. Por el hecho de vivir en un territorio indígena, constituido como resguardo, ese es un valor no se nos debería cobrar. El gobierno nacional nunca nos ha respaldado. Todo el trabajo que se ha hecho es producto de la misma comunidad.

¿Cuál es el impacto de Nasa Stereo en el fortalecimiento de la lengua indígena?

Cuando fundamos Nasa Stereo buscábamos desarrollar un proyecto que nos permitiera conservar nuestra cultura, nuestra lengua. El objetivo era claro, buscábamos rescatar ciertos valores que se estaban perdiendo en nuestra comunidad. Actualmente muchas lenguas nativas están en peligro de extinguirse en Colombia, el trabajo comunitario y educativo es lo que realmente permite que no desaparezcan. Por eso, el 20 % de nuestros contenidos son emitidos en nasa yuwe, nuestra lengua Nasa.