Pasar al contenido principal
CERRAR

La travesía semanal de la profe Edilma para educar en el Chocó

Más de 48 horas se tarda navegando por el río Atrato y luego por el río Domingodó, para lograr llegar a la comunidad indígena Unión Chogorodo donde es docente.
Yofhary Chalá
Artículos Player
Player Articulos
00:00
00:00

Edilma es profesora de básica primaria dedicada al servicio. Desde el 2017, está contratada a través de la secretaría de Educación Departamental del Chocó en el programa Todos a Aprender. Su misión ha sido ser tutora en la comunidad indígena Unión Chogorodo del municipio Carmen del Darien. Labor que la ha hecho más fuerte porque dejado a un lados sus fobias, como el de la oscuridad o las serpientes.

Rodríguez es docente de docentes, porque aparte de formar y liderar grupos de estudiantes, también lidera grupos de profesores a los que se le hace casi imposible, por su arraigo y condiciones, salir de sus comunidades para capacitarse.

El trayecto para llegar a la comunidad indígena es complejo, alrededor de dos días tarda Edilma saliendo desde su lugar de residencia Vigía del Fuerte, donde toma transporte fluvial. Aunque si bien el trayecto es difícil, se complica aún más cuando el río Domingodó está seco, porque baja mucha palizada (valla conformada de estacas o palos, que de acuerdo a su tamaño impide la salida de los ríos para dirigir su corriente). “Muchas veces nos agarra la noche, llegamos a las 8:00 de la noche y nos toca bajarnos y empujar el bote para poder llegar al territorio.” Mencionó Rodríguez.

rio

A pesar de que la vereda es de difícil acceso, la profesora aseguró que la comunidad es muy organizada en cuanto a infraestructura. Lo más complejo es la conectividad, para poder comunicarse con familiares a través de llamadas o mensajes de texto, deben escalar una pantanosa montaña.

Por la misma lejanía muchos de los estudiantes no tienen contacto con el mundo exterior -por decirlo así- y hablan poco el idioma español, entienden más la lengua embera. Lo cual resulta complejo a veces para Edilma porque cuando ella está en el desarrollo de sus actividades, hacer que los chicos la entiendan es complejo, entonces debe recurrir a los profesores para que traduzcan todo, lo que hace el proceso más tardío.

“He aprendido a apreciar y respetar otras ideologías. Los emberas en los encuentros de saberes y culturales muestran a través de sus danzas, cantos, pintura, el amor y valor por la naturaleza, su cosmovisión de cómo ven el mundo y contemplarlo es muy divertido”.

rio

“El proceso académico me ha hecho una docente más fuerte y comprometida con la causa”. La normalista y licenciada en español y literatura, graduada en la Universidad Tecnológica del Chocó no tiene en su mente fecha de caducidad a la hora de seguir trabajando en la comunidad de unión Chogorodo, porque quiere continuar en el Programa. Ella fue contundente al exclamar con orgullo y mucha efusividad “soy docente y sin límites lo seré toda la vida”.

Escuche su historia al inicio de este artículo. 

 

00:00:00
Al aire
100%
X