Pasar al contenido principal
CERRAR

Diez propuestas para la construcción de paz en el Catatumbo

La propuesta va dirigida al Gobierno Nacional con la idea de garantizar la participación electoral en esta parte del país.
Anderson Salinas

En una sesión extraordinaria de la mesa humanitaria y de construcción de paz comunidades campesinas del Catatumbo presentaron el acuerdo humanitario que integra diez propuestas para la construcción de paz en esta subregión nortesantandereana, y que espera sea aprobada por el Gobierno Nacional.

La propuesta va dirigida al Gobierno Nacional, al Ejército de Liberación Nacional -ELN-, Ejército Popular de Liberación -EPL- y de más actores armados en la región con la idea de garantizar la participación electoral en esta parte del país.

Está presenta dos líneas temáticas en el marco de siete mínimos humanitarios (distinción entre combatientes; identificación de bienes civiles y sociales; minas antipersonal y municiones sin explotar; reclutamiento de NNA; movilidad de personas; fuentes de supervivencia económica y respeto a misiones humanitarias).

Así mismo, las acciones humanitarias que los diferentes actores armados podrían llevar a cabo para ampliar las garantías humanitarias a favor de la población civil son:

a). Garantías para el ejercicio de la participación social y electoral:

  • Respetar el proceso de promoción y participación de la política de las víctimas del conflicto armado y de las organizaciones de la sociedad civil en los procesos de elecciones de 2022 – 2026 (circunscripciones especiales para victimas que surgen del Acuerdo de Paz. De igual forma aquellas candidaturas para las circunscripciones convencionales de miembros de organizaciones sociales, campesinas, indígenas, de mujeres, comunales y/o víctimas).
  • Facilitar que los movimientos sociales, campesinos, indígenas, de mujeres, comunales y/o víctimas, intervengan en espacios democráticos de participación política absteniéndose de llevar a cabo acciones que afecten la vida e integridad de sus integrantes.
  • Abstenerse de estigmatizar a líderes y movimientos sociales en razón a su labor en el territorio.
  • Garantizar el ejercicio de los derechos civiles y políticos de la población civil a través del sufragio, no obligar a la población civil a sufragar o hacerlo por determinada opción.
  • Respetar la libre movilidad de organizaciones sociales, campesinas, indígenas, de mujeres, comunales y/o víctimas en el territorio que realicen ejercicios de participación y/o socialización de mecanismos de participación civil.
  • Permitir el libre desarrollo de las elecciones haciendo respetar la vida e integridad de candidatos y candidatas, sufragantes, así como de los miembros, testigos, jurados, veedores y civiles que participan en la jornada electoral. Así mismo, permitir la publicidad electoral en los ligares y puestos de votación.

b). Respeto a los mecanismos democráticos de participación ciudadana.

  • Reconocer y no limitar la puesta en marcha, mecanismos y funcionamiento de participación electoral de organizaciones sociales y/o de víctimas, movimientos sociales, movimientos de mujeres, organizaciones campesinas, indígenas o comunales.
  • Evitar la ejecución de actos que tengan como consecuencia la afectación al ejercicio de la participación electoral.
  • Abstenerse de llevar a cabo acciones que limiten a libre movilidad.
  • Respetar los espacios de participación y procesos organizativos civiles y/o de víctimas, así como los procesos de elección de Juntas de Acción Comunal y Mesas Municipales de Víctimas, en aplicación de las normas del DIH y los estándares internacionales especialmente aquellos que tienen que ver con el homicidios en persona protegida, la violencia sexual o la privación de la libertad y que afecten a la población civil por causa o como consecuencia del ejercicio de los derechos civiles, políticos o la participación electoral local y regional.

“Con actos como este, que cuentan con todo el apoyo internacional, se puede decir que la paz está más allá de las pequeñeces electorales, la paz es un derecho y es una tarea de todos, la paz del Catatumbo va ser un reflejo para la paz en el país”, agrego Saúl Franco comisionado para el Esclarecimiento de la Verdad en la región nororiental.

Las comunidades campesinas presentes pidieron a los organismos internacionales que hicieron presencia, como las Naciones Unidas, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz -MAPP- OEA, sugerir al Gobierno Nacional para que se sume y apruebe esta tregua humanitaria que le permitiría a la sociedad, sobrevivir en las difíciles circunstancias en que se encuentran.

“El Catatumbo es la universidad de la paz” así lo expresó el expresidente Ernesto Samper, quien además agrego que el encuentro que permitió conocer las iniciativas que visibilizan a la región como el laboratorio de paz en el país.

La sesión que se desarrolló el 16 de septiembre en la Universidad Francisco de Paula Santander de la ciudad de Cúcuta, contó además con la participación de los embajadores en Colombia de Suecia, Noruega, España y Alemania, además de la consejera política de Canadá, autoridades municipales y departamentales y comunidad en general, y pretende que la paz en el Catatumbo sea la ruta.

 

Artículos Player

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal