Pasar al contenido principal
CERRAR

Los Latin Latas: la música como herramienta para salvar el planeta

Con instrumentos 100% elaborados con residuos y basura, letras de canciones que motivan al consumo responsable y proyectos innovadores busca transformar la cultura ambiental.
Latin Latas, música y reciclaje
Artistas Colombianos
Fotos: Latin Latas
Yaneth Jiménez Mayorga

Instrumentos como las marimbas hechas con botellas de plástico reciclado, ukeleles fabricados a partir de cajas de chocolate, residuos electrónicos y la madera de una puerta, baterías elaboradas con cajas de aceite, pelotas de tenis, frenos de llantas de carros, flautas creadas con tubos de PVC, un secador de pelo convertido en micrófono; música que abarca variedad de géneros: punk, jazz, currulaos, reggae, cumbia, rap, etc; y estrategias pedagógicas creativas, son la esencia y alma de Latin Latas, un proyecto que integra arte, pedagogía ambiental e impacto social. 

“Yo trabajaba en una ONG con niños y niñas en condición de pobreza extrema en un comedor comunitario en Ciudad Bolívar, en Bogotá, donde enseñaba música, en ese proceso, los niños empezaron a pedir instrumentos musicales pero no había dinero para comprarlos, entonces me puse a mirar alternativas y me di cuenta que en el barrio había mucha basura en la calle; yo había visto el show de STOMP, un grupo inglés que hace música con objetos y residuos, y pensé en que podíamos hacer algo similar. Empecé a investigar y analizar cómo sacar provecho de esa “basura””, explica Andrea Defrancisco, fundadora y directora de Latin Latas. 

Música y reciclaje

En ese camino, Andrea Latas-su nombre artístico- se encontró con unos muchachos que elaboraban instrumentos musicales a través del arte de la luthería; comenzaron a experimentar y crear instrumentos con residuos, de donde salieron la primera guitarra, un bajo, una batería y una marimba, y ahí, resalta Andrea, “ se dio esa conexión especial entre las dos cosas: la música y los residuos. Así, con tres amigos más, nació un grupo musical y el proyecto”. 


Te puede interesar: Ocho novelas colombianas que suenan: la música como protagonista

Latin Latas, reciclaje y música

De eso hace ya once años, tiempo durante el cual Latin Latas ha pasado de experimentar con los instrumentos y de solo enseñar música a los niños y jóvenes, a una organización cultural, ambiental y educativa, cuyo propósito es inspirar a las personas a generar cambios en sus hábitos de consumo, aportar a la transformación de la cultura ambiental a través de la música como canal de comunicación y los residuos como herramienta de acción con el objetivo máximo de lograr adoptar un modo de vida residuo cero.

“Las cifras demuestran que la educación ambiental ha fracasado, actualmente en el mundo solo se recicla el 17% de los residuos, creemos que es debido a que se enseña a través del miedo y los tecnicismos; por el contrario, la música tiene un poder muy profundo de recordación en las personas. Cuando escuchas sonidos hechos con un residuo, o letras de canciones que tratan temas como el cuidado del agua, los ecosistemas, el reciclaje, empiezas a cambiar el chip y a ver el tema de una forma más propositiva y hasta divertida”, afirma Andrea. 

Música y reciclaje

Música que transforma 

“Oye tú, si el planeta quieres cuidar, las 7 R’s te vamos a enseñar, para poder cambiar, consumir con responsabilidad, tu consumo es la causa y también es la solución, metiéndole la conciencia, con fuerza el corazón…” dice una de las letras que hacen parte del repertorio musical de la agrupación, en cuyas presentaciones y puestas en escena se utilizan cerca de 30 instrumentos profesionales elaborados con “basura que no es basura, sino materia prima”, señala Andrea. 

“Nuestra propuesta de hacer música sostenible va dirigida a niños, niñas, jóvenes, adultos, empresas, a través de diferentes formatos como conciertos, talleres, charlas, encuentros, eventos de transferencia de conocimientos y trabajo con la comunidad. Nos interesa mucho también trabajar en territorio, donde no hay muchas alternativas para acceder a los instrumentos, y donde además no existe una cultura ambiental interiorizada ni afianzada con respecto al impacto que tienen sus acciones cotidianas en el planeta”, comenta la directora de Latin Latas.  

Entre los proyectos que desarrolla Latin Latas se destacan los talleres de luthería urbana y producción musical, dirigido especialmente a jóvenes donde ellos mismos elaboran los instrumentos con materiales en desuso, como una forma de transferir conocimiento, formar nuevos agentes de cambio, y generar posibilidades económicas que les permitan desarrollar proyectos de vida sostenibles. 

Así mismo, vincula y reivindica a la población recicladora de oficio a través de programas como batucada a la lata, “dirigida a las mujeres recicladoras, brindándoles herramientas artísticas, creativas y de comunicación con las cuales ellas pueden crear su propios instrumentos de percusión, diseñar un vestuario- también con residuos- y a tocar los instrumentos en una batucada creada por ellas mismas, para que puedan generar ingresos económicos”, apunta Andrea. 


Lee también: Cuatro películas de Studio Ghibli que reflexionan sobre el cuidado del medio ambiente

Show en vivo Latin Latas

Dando lata

Los espectáculos en vivo han sido parte fundamental del proyecto. Uno de los más recientes, dirigido al público infantil y familiar, llamado ‘Resonando con el planeta’, se presentó en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá, donde más de 400 personas bailaron, rieron y sobre todo se llevaron un mensaje de esperanza y de reflexión en torno a ser conscientes del poder de cambio individual y colectivo, y de las acciones urgentes que se deben tomar para a cuidar la vida y el planeta.  

Del montaje hicieron parte cuatro músicos/actores en escena, cuyo vestuario y escenografía fueron elaborados a partir de técnicas de ‘upcycling’, reutilizando residuos y objetos en desuso, en su mayoría botellas PET, cartón, y espuma recuperada de retales y telas; y cuyo repertorio incluyó canciones compuestas especialmente para el show, como ‘Paramito’ o ‘De la Tierra a la Tierra’, con un mensajes de esperanza pero también de urgencia, ante las acciones que se deben tomar para cuidar la vida en el Planeta, y adquirir un estilo de vida Residuo Cero. 


Lee también: ‘La Sinfonía de Bichos Raros’, la fábula musical de Puerto Candelaria para niños y niñas

Música y reciclaje

De otro lado, desarrolla el Laboratorio Creativo Residuo Cero, “una herramienta pedagógica basada en la cultura maker y la educación STEAM, en unión con los colectivos de artistas Muta, Círcula y Zorro+Conejo, y la empresa Ecoworks, con el fin de diseñar y crear experiencias disruptivas para conectar a los niños con este movimiento y contribuir a la transformación de hábitos de consumo y la cultura ambiental en Colombia y América Latina”, explica Andrea.  

Una de sus mayores apuestas la constituye la Casa Residuo Cero, un espacio ubicado en la localidad de Teusaquillo en Bogotá, abierto al público, donde se dictan talleres, charlas y conversatorios en torno a la importancia de identificar y dar disposición correcta a los residuos aprovechables para lograr una verdadera transformación ambiental.

“Nuestro consumo es la causa y la solución. Debemos dejar de buscar culpables y empezar a cambiar nosotros mismos, cambiar nuestros hábitos de consumo. La mejor manera de afrontar esta emergencia climática es a través del ejemplo, si uno cambia, seguro las personas que están alrededor empiezan a cambiar. Debemos actuar para tener y dejar un mejor planeta. Así que seguiremos dando lata”, sonríe y apunta Andrea.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos