Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Sandro Sánchez. RTVC-Sistema de medios públicos.

AMARC: La organización que agrupa a las radios comunitarias

Por: Daniela Godoy

“Una radio comunitaria es autogestionada por organizaciones sociales o colectivos de comunicación de manera libre y autónoma, su esencia es el contacto con la comunidad y que ésta tenga el protagonismo para ejercer su derecho a la comunicación a través de sus historias, la participación ciudadana y la gestión de sus necesidades, intereses y capacidades”: afirma Mónica Valdés, periodista y antropóloga, máster en comunicación y actual vicepresidenta de AMARC, Asociación Mundial de Radios Comunitarias.

La AMARC, Asociación Mundial de Radios Comunitarias es una organización no gubernamental internacional al servicio del movimiento de la radio comunitaria. Agrupa a cerca de 4.000 miembros y asociados en más de 130 países, su principal objetivo es el decontribuir al desarrollo de la radio comunitaria y participativa.

Conversamos con Mónica Valdés, su actual vicepresidenta, quien nos contó su experiencia en promover las voces de las radios comunitarias.

“Todo empezó mientras estudiaba periodismo y en una clase, un profesor la introdujo a los archivos sonoros de Radio Sutatenza, en donde pude comprender todas las transformaciones estéticas, culturales, educativas y organizativas que era capaz de detonar una radio en manos de la población campesina. Mi experiencia ha sido como productora radial y formadora de distintos grupos sociales para apropiar el uso de la radio para ejercer su derecho a la comunicación. En tanto productora, he coordinado varias series radiales sobre paz territorial, sobre experiencias de convivencia”

¿Cuáles son los principales retos para la radio comunitaria?

Fortalecer el programa de legislaciones con un capítulo sobre protección y seguridad de reporteras y reporteros comunitarios y generar una franja de contenidos en temas de género.

Actualmente existen 626 emisoras comunitarias en el territorio colombiano, ¿cómo se obtiene la frecuencia y cómo se financian?

En el momento en que se abren convocatorias públicas que hace el Estado, a través del Ministerio de TIC, que determinan el lugar de cobertura de las licencias que son de orden local, en frecuencia modulada, restringida al municipio o localidad urbana, con restricción de tiempo, espacio y capacidad de la antena; pueden aplicar las organizaciones sociales con una propuesta de junta de programación.

Se financian con anuncios de comercio local, con pauta oficial, con campañas divulgativas en alianza con organizaciones, entidades o instituciones de orden nacional o regional; con proyectos de cooperación o con jornadas de apoyo comunitario como rifas, bazares, crowfounding y cooperación.

¿Cómo se controla el contenido de las radios comunitarias?

Todas cuentan con un manual ético y editorial que orienta permanentemente al personal voluntario que circula por la radio; con directivas públicas del Estado permitiendo que se respete su autonomía y no se condicione la pauta a contenidos con fines políticos.

¿Cómo define la audiencia la AMARC?

AMARC prefiere hablar más de públicos que de audiencias, porque los públicos son activos, tienen injerencia en la radio y son parte del sentido y del quehacer. No se trata solo de oyentes sino de cogestores de la radio y solidarios en su sostenibilidad y pervivencia.

¿Qué historia en particular recuerda trabajando con las radios comunitarias?

 "Recuerdo la historia de Martha que era una oyente de Radio Andaquí en Caquéta, que llamaba todos los días a quejarse en la radio y de allí su director aprovechó para dar a luz un nuevo género de veeduría ciudadana que se llamó ‘La Cantaleta’.  Martha no solo se quejaba sino también se dedicaba a verificar si la queja había sido atendida y paulatinamente, ella se volvió el canal para que otros pobladores tramitaran su queja siempre que se relacionara con la vida y mejora de su pueblo.

Todos necesitamos dar cantaleta para hacer la catarsis de lo que no nos gusta, pero también necesitamos movilizar transformaciones y muchas radios como ésta, han sido ingeniosas para crear formatos y espacios con la lógica de su comunidad”