Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe

Alabaos, cantos que sobreviven en la memoria de mujeres chocoanas

Por: Norma Londoño. 

Nuestras ‘Travesía de Alabaos: cantos entre la vida y la muerte’, dieron inicio en Quibdó la capital del departamento del Chocó. Ciudad receptora de saberes, en donde las tradiciones se funden y subsisten en la fuerza de mujeres que le cantan a la muerte y al mismo tiempo han sido cuidadoras de la vida.

Mercedes Valencia, nacida en el Alto Baudó, un municipio situado en el valle del río Baudó, uno de los afluentes más importantes del departamento. Es una mujer alegre y vivaz, lo que contrasta con su labor como cantadora de alabaos, los cantos con los que se despide a un ser querido, en medio de la tristeza y el dolor. “Para mí la muerte significa tristeza, porque donde hay amor hubo unión, cuando se separa hay dolor, por eso donde no hay amor no hay nada”, cuenta Mercedes, a quien desde muy niña le dicen Chomba, un apodo que heredó de su abuelo. Chomba canta alabaos desde que tenía nueve años, aprendió de su padre en el Alto Baudó, y al trasladarse a Quibdó no dejó atrás su cultura, aprendió a cantar también en la tonada con la que se canta en el Atrato.

“Los altobaudoseños cantamos con una tonada diferente, y cuando me vine a vivir aquí a Quibdó yo aprendí a cantar en la tonada de los atrateños, pero me gustaría tener mi grupo de alabadoras del Alto Baudó”, comenta Mercedes. Para ella cantar alabaos es parte importante de su vida, aun cuando gire alrededor de la muerte, a la que no le teme, porque para ella a la muerte hay que mencionarla y tratarla como a una amiga, porque si la muerte sabe que no le tienen miedo entonces se alejará.

Por su parte, para Fabiola Torres, la cantadora de Pacurita, como la conocen en Quibdó, la vida es lo más preciado que existe, por eso pensar en su muerte le causaría un gran dolor. Sin embargo reconoce que “nuestra realidad es nacer y morir, no sabemos el día ni la hora, pero a todos nos toca”.

Doña Fabiola representa la magia de los saberes de las mujeres chocoanas. Fue Partera, es rezandera y cantadora de alabaos, por lo que en el 2016 le fue otorgado un reconocimiento por parte del Ministerio de Cultura a través de los Premios Estímulos, como ganadora del Premio al Enriquecimiento de la Cultura Ancestral de las comunidades negras, raizales, palenqueras y afrocolombianas. Fabiola le canta a la muerte y la baila a la vida, pues es también reconocida por su excelente interpretación del pasillo chocoano, pieza fundamental de la chirimía, la música tradicional del departamento.

Y así, entre la vida y la muerte, se cantan los saberes y se mantienen las tradiciones en el Chocó, amparadas en la fuerza del espíritu de las mujeres que prestan su voz para despedir a las almas que se van desde este mundo y brindándoles esperanzas a los que se quedan.