Pasar al contenido principal
CERRAR

Molestia de ciclistas en Santander por millonaria inversión al Giro de Rigo

La inversión de $591 millones generó molestia en los deportistas que denuncian no haber recibido apoyo en varias oportunidades.
Mi país
Foto: Twitter gobernador de Santander, Mauricio Aguilar
Carlos Buitrago

El Giro de Rigo - Edición Chicamocha es el tercer evento que realiza Rigoberto Urán en Colombia y el primero en Santander. Consta de dos días. El sábado 30 de octubre, que se destinó para una feria comercial en la que los asistentes podían disfrutar de un conversatorio entre el pedalista de Urrao y sus amigos, y el domingo 31 en el que se realizó la carrera partiendo desde el estadio Villa Concha de Piedecuesta, escalando la montaña hacia la Mesa de Los Santos con subidas de hasta 18% de inclinación y después recorriendo Pescadero hasta llegar al municipio de Aratoca.

Para poder participar tanto en la exposición comercial, así como en la competencia, cada uno de los 3.279 corredores inscritos debió pagar entre $300 mil -si era socio del banco patrocinador, Scotiabank- o hasta $600 mil, si pagaba en la última etapa. De acuerdo a la información de la página del evento, todos los cupos fueron vendidos. Además del valor recogido por la organización, el evento contaba con al menos 20 patrocinadores de reconocidas marcas nacionales e internacionales.

No obstante, la Gobernación de Santander destinó $591 millones para apoyar la realización de este evento, a través de un proceso de contratación directa y por medio de un contrato de prestación de servicios con la empresa RIUM SAS.

Según contó Rigoberto Urán, este Giro se planeó desde 2019, cuando estuvo algunos días entrenando en carreteras santandereanas y quedó encantado. “Tuve el acercamiento con Mauricio (Aguilar, gobernador de Santander) y desde ese momento nos apoyaron. El anuncio oficial se hizo el dos de enero, cuando Aguilar llevaba menos de 48 horas posesionado como gobernador.

Dicho apoyo se materializó por dos razones puntuales. Una, porque Aguilar ha mostrado en múltiples ocasiones su gusto por la bicicleta, como se evidencia en estas fotos publicadas en sus redes sociales. Y dos, porque el gobernador consideró que el evento sería una ventana comercial para posicionar al departamento como destino turístico y para apoyar su plan de reactivación económica para la región.

ciclistas

El Giro de Rigo “representa grandes ingresos para la economía santandereana. Nos va a permitir dejarle dividendos a uno de los sectores más golpeados de la pandemia, que es el sector turismo”, recalcó enfático el gobernador durante la rueda de prensa previa al evento.

Sin embargo, los casi 600 millones de pesos no los invirtió la secretaría de turismo. El dinero se sacó a través del Indersantander, la entidad encargada de promover y fomentar la cultura física y el desarrollo deportivo, formativo y competitivo de los santandereanos.

De hecho, dentro del informe de idoneidad expuesto por la entidad en el Secop II, que es donde se describe la necesidad que el Indersantander pretende satisfacer con dicha contratación, no existe ningún numeral en el que se justifique la promoción turística del departamento para dicho gasto.

No obstante, la descripción del proceso contractual sí incluye la palabra deporte: “Contrato de prestación de servicios para la promoción, difusión y fortalecimiento de la práctica del deporte, el turismo y la reactivación económica a través del desarrollo de eventos deportivos (el Giro de Rigo Edición Chicamocha) en el departamento de Santander”.

Esta, es justamente la razón por la que varios deportistas de la región, en especial ciclistas que han representado al departamento, han mostrado su desaprobación. No por la realización del evento en sí, pues todos concuerdan en su admiración hacia Rigoberto Urán y la inspiración que él representa. Sino por el gasto presupuestal del rubro del deporte santandereano en un evento que poco o nada contribuye a su crecimiento deportivo, más allá de una carrera de un solo día en la que podrán compartir carretera, codo a codo, con ciclistas de talla internacional vigentes, como Rigoberto Urán, Egan Bernal, Sergio Andrés Higuita y Daniel Felipe Martínez.

“Para Rigo sí hubo dinero, para los de la región no”

Emanuel Cáceres, Luisa Sanabria y Yeison Rojas son tres ciclistas juveniles que han representado a Santander en más de una ocasión y que también han denunciado la falta de recursos por parte del departamento.

En el caso de Cáceres, el pasado sábado 19 de junio, con apenas seis segundos de diferencia del ganador, logró el sexto puesto en los Campeonatos Nacionales Juveniles de Ruta. Esa competencia se realizó en Pereira, y al volver a Bucaramanga, debió recorrer en bicicleta los 90 kilómetros que separan a Piedecuesta con su natal San Gil, porque ni tenía, ni recibió los recursos suficientes para pagar ese último bus que lo llevaría a descansar. Es decir, hacer casi el mismo recorrido del Giro de Rigo Edición Chicamocha, pero por necesidad, no por gusto.

Según contó en su momento Emanuel en los micrófonos de Radio Nacional de Colombia, la respuesta del Indersantander fue: “pues vayan, si quieren paguen de su bolsillo”.

Respuesta similar recibieron los padres de familia de Yeison Rojas, también ciclista juvenil, cuando se acercaron al Indersantander a pedir $16 millones, con los cuales seis hombres, dos mujeres y un masajeador, podían asistir a una competencia nacional en nombre del departamento.

“Pasamos la carta al Indersantander y nos mamaron gallo, nos hicieron perder tiempo a los deportistas y los padres, para después darnos una respuesta que en el Inder no había plata y que nos tocaba pagar todo el viaje”, contó Yeison a esta cadena radial.

En el caso de Luisa Sanabria, de 19 años, la situación fue diferente. Cuando quiso hacer parte de los chequeos que le permitirían integrar la Selección Santander, debió pagar 170 mil pesos “y a la hora de organizar los chequeos no hay una ambulancia, no hay acompañamiento de la Policía, no hay hidratación o alguna ayuda para los deportistas, no tenemos alguna garantía de que si tenemos un accidente nos vayan a transportar o estaremos bien”.

“Es frustrante para nosotras como deportistas porque siempre que buscamos apoyo, no hay. Entonces cómo es que sí hay para este evento”, preguntó Luisa.

¿En qué contribuye esa carrera en el desarrollo del departamento? Esa pregunta es la misma que se hicieron otros dos deportistas profesionales de Santander y que pidieron no ser citados.

Si bien durante la actual administración el Indersantander sí ha dispuesto de recursos económicos para el ciclismo, ninguno de ellos ha sido directamente para los deportistas. O al menos así lo demuestran los únicos cuatro contratos que ha suscrito la entidad y que están cargados en el Secop. Tres de ellos que sumados no superan los $22 millones para la contratación de entrenadores de alto rendimiento y uno más por $360 millones con los cuales se apoyó la realización de la Vuelta al Gran Santander.

En todo caso, cuatro contratos que no alcanzan a igualar, siquiera, los casi $600 millones que recibió Rigoberto Urán para una carrera de un día.

“Esa situación genera inconformismo y no nos deja tranquilos porque esos (recursos) se han utilizado como fortín político”, indicó el presidente de la Liga Santandereana de Ciclismo, José del Carmen Martínez, quien además aseguró que esos eventos privados “traen a la región positivismo, activan el comercio, pero no beneficia al ciclismo santandereano en absolutamente nada”.

Para la muestra, un botón: para la próxima Vuelta al Porvenir que se realizará entre el 3 y el 6 de noviembre, no hay equipo femenino para representar a Santander. Y en el caso del masculino, según contó Martínez, no recibieron apoyo departamental para asistir. “Cuesta $12 millones y el equipo va a ir gracias al esfuerzo que están haciendo los padres de familia”.

Pudo ser, pero no fue

Ante el dinero gastado para el Giro de Rigo - Edición Chicamocha, también surgen dudas sobre de qué otra manera pudo haber sido invertido ese dinero.

Javier Ferreira, periodista especializado en ciclismo, consideró “exagerado” gastar $591 millones para una carrera de un día y dos días de prensa. Ferreira, que también es el Community Manager del equipo Jóvenes Ciclistas - Café Pergamino -Threshold aseguró que con ese dinero se podría sostener el trabajo de dos años de equipos juveniles y prejuveniles.

“A la Vuelta al Porvenir vamos con un presupuesto de $11 millones, especialmente esta va a salir un poco más cara porque va a ser por varias ciudades, entonces no se pueden negociar varias noches de hotel”, indicó.

Víctor Gonzáles, el fundador de Mica Sonrisas, fundación que patrocinó el equipo femenino Pasión X Ayudar en la pasada Vuelta al Gran Santander, dio a conocer que en ese evento invirtieron un valor cercano a los $40 millones. Salvo las bicicletas, porque cada una de las seis deportistas tenía la suya, ese dinero incluyó “uniforme, alimentación, equipo, seguro deportivo, nutricionista y acompañamiento. Les dimos de todo en la carrera”, dijo.

Después de esa experiencia, Gonzáles se comprometió con las seis ciclistas que participaron en la Vuelta al Gran Santander a mantenerlas con el equipo durante el próximo año, brindándoles sueldo, vivienda, alimentación, seguros de vida y entrenadores. Según contó, el presupuesto anual que estiman necesario oscila entre $350 y $400 millones. Es decir, $200 millones menos que el valor gastado en el Giro de Rigo, que es una carrera de un día.

“Sí, es Rigo, un nombre, una marca. Pero el evento lo hubiera hecho el Inder para recaudar dinero para invertirlo en el deporte en Santander. El dinero se lo está llevando una persona que no es del departamento. Hay cosas mucho más importantes que traer una marca a nuestro departamento”, cree Gonzáles.

El gobernador, hasta el momento, no ha dicho nada

Ante las denuncias aquí presentadas, y la revisión detallada del contrato en cuestión que fue publicado el 28 de octubre a las 6:08 p.m., ayer 30 de octubre a las 6:40 se le hicieron llegar, a través del WhatsApp de su jefe de prensa, tres preguntas al gobernador de Santander para conocer su versión de los hechos. Hasta el momento de la publicación, ninguno de los interrogantes fue resuelto. Sin embargo, aquí los transcribimos a la espera de que sean respondidos y, por lo tanto, la nota, debidamente actualizada.

¿Cuál es el impacto deportivo a corto, mediano o largo plazo que esperan tener como gobierno con esta inversión de 591 millones de pesos?

De acuerdo a la información publicada en el Secop II, durante el presente gobierno, este contrato de $591 millones con el Giro de Rigo (RIUM SAS) es el tercero de mayor cuantía y el que menos tiempo dura (3 días, pero solo un día hay deporte). ¿Por qué consideran que los recursos públicos están bien invertidos en el pago para la realización de este evento?

¿Qué le responden desde el gobierno a los deportistas (varios de ellos ciclistas) que en repetidas ocasiones han denunciado que el Indersantander no les apoya económicamente para poder participar en las competencias a nivel nacional, representando al departamento?

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal