Pasar al contenido principal
CERRAR

¡Increíble! Historias detrás de los fósiles hallados en el desierto de la Tatacoa

Esta zona desértica, al norte del Huila, fue hasta hace millones de años un entorno natural muy diferente, con sorprendentes especies de fauna hoy extintas.
Turismo
La macrauchenia tenía la forma de un camello y podía pesar tonelada y media. Foto de la reconstrucción a tamaño real del Museo Desierto de la Tatacoa.
Rafael Trujillo

Cuando se recorre el desierto de La Tatacoa, en el norte del departamento del Huila, probablemente quedará muy difícil imaginar que allí mismo, en medio de gredas rojizas y grises con muchos cactus, hubo una vez un colorido paisaje con abundante vegetación, ríos, lagos y pantanos, y sorprendentes especies animales, algunas de tamaño enorme.

Ese paisaje y esas especies, que parecieran haber salido de alguna historia de ficción, tienen sorprendidos y cada vez más maravillados a científicos de Colombia y otros países, que investigan los detalles de la fauna que habitó este territorio hasta hace unos pocos millones de años.

Estos animales están hoy casi todos desaparecidos. Los paleontólogos, que son los científicos que estudian sus restos fosilizados y convertidos en roca, han encontrado hasta ahora 89 especies de mamíferos, cinco de aves, 32 de reptiles, dos de anfibios y 26 de peces.

Los hallazgos llevan ya décadas de trabajo, con instituciones como el actual Servicio Geológico Colombiano, además de científicos nacionales y de otras partes como Estados Unidos, Europa, Israel e incluso Japón.

Ahora, con nuevas técnicas de investigación y equipos especializados para llegar a los más pequeños detalles de los fósiles, es posible encontrar evidencias más claras de cómo vivieron estas especies.

“Hemos descrito, por ejemplo, los fósiles de tortugas gigantes, de las más grandes que han existido en el planeta en toda su historia”, destaca Edwin Cadena, geólogo y paleontólogo de la Universidad del Rosario.

El experto encabeza el grupo de trabajo que ha investigado, entre otros, el fósil mejor preservado de la ‘Stupendemys geographica’, una tortuga que alcanzó 3.50 metros de longitud, del tamaño de un automóvil pequeño.

Sobre los detalles de este hallazgo se acaba de publicar un documento especializado, en el que se confirma, además, que en el ecosistema que es hoy La Tatacoa, la ‘Stupendemys’ coexistió con otra tortuga gigante, la ‘Caninemys tridentata’. Un hecho que, en biología “no es frecuente”, según admite Cadena.

La época que más ha despertado el interés de los científicos es el Mioceno, que comprendió desde hace 25 millones de años hasta hace poco más de cinco millones de años.

En ese lapso hubo cambios muy importantes en los paisajes, las montañas y ríos, y se produjo un estallido de vida (que incluyó la llegada de especies desde Norteamérica a través del istmo de Panamá), con animales que solo han sido encontrados en el actual desierto.

Fósiles del desierto de la Tatacoa
Ilustración del Huilatherium. Crédito: Rextron, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

Entre las especies encontradas, están el ‘Anachlysictis’, un mamífero carnívoro emparentado con los actuales marsupiales; el ‘Huilatherium’, un enorme herbívoro que podía medir hasta 1.90 metros de alto; un enorme cocodrilo bautizado como ‘Purussaurus neivensis’, que fue el primer fósil encontrado en esta región, y también el primer fósil de un reptil hallado en Colombia; y hasta el ‘Megaterio’, una especie de perezoso que, cuando se movía en cuatro patas, podía medir dos metros, y hasta cinco metros si se apoyaba en las patas traseras.

Un fósil de Megaterio casi completo, hallado en 1944 en La Tatacoa es la pieza más importante del museo José Royo y Gómez, del Servicio Geológico Colombiano en Bogotá.

“Nuevos estudios y publicaciones continuarán este año. Este 2022 va a ser un año brillante, para mostrar el momento que vive La Tatacoa en términos de paleontología para el país y para el mundo”, concluye el académico.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos