Pasar al contenido principal
CERRAR

Deforestación en Guaviare: un llamado para proteger a la Amazonía y su riqueza natural

Guaviare es uno de los departamentos con las cifras de deforestación más altas. Los sonidos de las aves, monos y ranas, ahora compiten con el estruendo de las motosierras y el crujido de los árboles al arder.
Guaviare, tercer departamento con la deforestación más alta
FOTOS CORTESÍA DE ESTEBAN DUQUE
Paula Andrea Cárdenas

En los últimos años, el ritmo enardecido de la deforestación ha transformado lentamente el paisaje biodiverso de la Amazonía en un territorio marcado, muchas veces, por la devastación.

Los sonidos de las aves, los monos y las ranas, ahora compiten con el estruendo de las motosierras y el crujido de los árboles al arder.

La deforestación es la pérdida de los bosques y los ecosistemas naturales, a través del cambio del uso del suelo. Son áreas que pasan de tener gran densidad boscosa, a ser suelos de uso económico para el ser humano.

El departamento del Guaviare es el tercero con las cifras más altas de deforestación en Colombia, según datos del Ministerio de Ambiente, el primero es Meta y le sigue Caquetá.

Aunque esta cartera reportó una reducción de alrededor del 30% en la deforestación del Amazonas para el año 2023, observaron un aumento del 40% en el primer trimestre de 2024 en comparación con el mismo período del año anterior.


Lee también


Para Angélica Rojas Moncada, coordinadora de la regional Guaviare de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible FCDS “no es suficiente con que baje la deforestación, lo ideal es que no haya ningún tipo de detrimento de bosques, porque año tras año las hectáreas perdidas suman y desequilibran todo el ecosistema”.

La mayoría de terrenos, en los que se presenta la deforestación, son incendiados en épocas de calor de manera anónima y premeditada, de esta manera se apoderan de las extensiones de tierra que solían ser bosque amazónico.

Principales causas de deforestación en Guaviare.

Acaparamiento de tierras

Se trata de grandes extensiones de tierra, que son usadas principalmente para la venta de terrenos a terceros. También se utiliza esta modalidad para ampliar las zonas de pastoreo o de usos comerciales como los monocultivos.

“Hay poblaciones vulnerables que deforestan entre 1 y 2 hectáreas para tener un terreno donde vivir y cultivar; lo cual no genera mayor impacto a comparación de terratenientes que han tumbado hasta 5.000 hectáreas de bosque amazónico al año", dijo Pipe Qida, líder ambiental del Guaviare.