Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Cortesía.

Juan Gossaín: entrevista a un grande de la radio

Laura Ramírez León

Por: Laura Ramírez León. 

Durante un poco más de 50 años Juan Gossaín ha estado al lado del micrófono y la pluma, pocos en Colombia pueden asegurar que han ejercido durante tanto tiempo una labor tan bella y difícil, como el oficio del periodismo.

El 4 de septiembre de 1969 con tan solo 20 años llegó a la sala de redacción de El Espectador en Bogotá, para trabajar como reportero e iniciar su camino periodístico al lado de grandes figuras como su colega y mentor Guillermo Cano. Tiempo después llegaría a El Heraldo, Caracol Radio y RCN Radio, la que fue su casa durante 27 años.

Juan Gossaín, reportero. En la foto, José Barros y Delia Zapata Olivella. Foto: Archivo particular de Juan Gossaín

En diversas ocasiones Juan Gossaín ha confesado que nunca se propuso trabajar en radio, sin embargo, su vínculo con este oficio duró casi 30 años, los cuales iniciaron en 1981 con su ingreso al equipo de Caracol Radio bajo la dirección de Yamid Amat.

En 1984 asumió ser la cabeza de las noticias de Radio Cadena Nacional de Colombia (RCN), hasta el 30 de junio de 2010, dejando un legado imborrable en el mundo de la radio. Desde su retiro de los micrófonos, se ha dedicado de lleno a la escritura y a contemplar el mar desde el balcón de su casa en Cartagena.

Hoy, este maestro del periodismo sigue siendo recordado por los colombianos por su particular voz y su estilo ético para referirse a los temas de actualidad. En entrevista con radionacional.co, Gossaín recordó anécdotas de su vida profesional, esas que quedaron grabadas en su memoria y en la de la radio colombiana.

Un recuerdo de la infancia sobre la radio

Muchos: los programas humorísticos de Montecristo, Hebert Castro, los Chaparrines, la Escuelita de doña Rita. Pero también las transmisiones de la Vuelta a Colombia en Bicicleta, en voces como las de Carlos Arturo Rueda y Alberto Piedrahita Pacheco. La solemne ceremonia del Reinado Nacional de Belleza desde Cartagena.

¿Cuándo se enamoró de la radio?

A los 20 años yo vivía y trabajaba como auxiliar de contabilidad en San Bernardo del Viento, departamento de Córdoba, y allí cerca queda Lorica, donde había una emisora llamada "Radio Progreso de Córdoba". Ellos me pidieron mis primeras corresponsalías y así me enamoré de la radio.

¿Cómo recuerda el papel protagónico de la radio colombiana en momentos difíciles para el país?

La radio ha sido fundamental en los momentos más críticos del país. El 9 de abril de 1948, a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, hubo tumultos, motines y saqueos en todo el país. A través de la Radio Nacional fue como el Estado--y especialmente la Policía-- logró restablecer el orden dando instrucciones y advertencias a la gente.

¿Qué es lo que más extraña de ejercer el oficio de la radio?

La comunicación directa con la gente. La radio es, sobre todo en Colombia, el medio de comunicación que mantiene un vínculo más entrañable con el ciudadano. Es una autopista de doble vía: del periodista hacia la gente, pero también de la gente hacia el periodista.

¿Cuál ha sido la noticia que más trabajo le ha costado narrar?

Los terribles años que hemos vivido a causa del narcotráfico, el terrorismo, la violencia. Los asesinatos de Guillermo Cano, mi primer director, mártir y maestro del periodismo, y de mi amigo y colega Luis Carlos Galán. La monstruosa toma del Palacio de Justicia. Tantas otras. Incluso los desmanes de la propia naturaleza, como la tragedia de Armero en 1985.

¿Y la noticia que más alegría le ha producido narrar?

La primicia que le di a Colombia una mañana de octubre de 1982: el escritor colombiano Gabriel García Márquez acaba de ganar el Premio Nobel de Literatura.

¿Qué diferencias destacaría de la radio colombiana de hace 34 años a la de hoy?

La diferencia positiva es que hoy la tecnología nos permite tener una radio mucho mejor. Y la negativa, precisamente, se la debemos también a la tecnología: la manipulación de redes sociales y de computadores les ha quitado credibilidad a todos los medios de comunicación, incluida la radio.

¿Cuál cree que es el valor más grande de la radio pública?

El respeto que infunde. Del respeto, precisamente, nace la confianza del oyente.

¿Cuál fue su momento más glorioso en el ejercicio de la radio?

No lo sé. Me parecería pretencioso y presumido hablar de mí mismo en términos "gloriosos". Creo que, si acaso los hubo, quien debe decirlo es el oyente.

Desde su experiencia, ¿qué siente que ha ganado la radio y qué ha perdido?

Ha ganado en tecnología, ha perdido credibilidad.

¿Qué opinión tiene sobre el periodismo de hoy?

Opino que deberían unirse todos los medios y hacer un gran plan de trabajo para recuperar la confianza pública, para que la verdad vuelva a estar por encima de todo, para que rescaten su prestigio y su respeto.

Como director de noticias de RCN Radio conoció muy bien a Colombia. ¿Qué es lo mejor que guardan los colombianos?

Muchas cosas: su franqueza, su sentido del humor, su diversidad geográfica y humana, su condena a la violencia, su amor por la familia.