Pasar al contenido principal
CERRAR

La pintica negra, sinónimo de libertad en el Carnaval de Pasto

Con una pintica de color negro, todos los 5 de enero en el Carnaval de Negros y Blancos se celebra el grito de libertad.
Ferias y fiestas
Fotos: Corpocarnaval
Angela Montilla

Según historiadores de Pasto, en el año 1854 ya se jugaba un día de Negros como conmemoración del día libre que se decretó para las gentes de color. El día de Negros era para pintar las caras de todas las personas que se encontraban en el paso, cantando, bailando y disfrutando al son de la música autóctona de orquestas de la región en el Carnaval de Negros y Blancos.

De acuerdo con Lidia Inés Muñoz, presidenta de la Academia de Historia de Pasto, “el foco de este día se remite al Cauca y en el siglo XIX, donde existe esta característica de la cultura caucana; y entre los años 1980 y 1990 esta práctica cultural lúdica de la ‘fiesta de los negritos’, como se llamó inicialmente, llegó a Pasto”. Con el tiempo ya se reconoce como el ‘juego de los negritos’.

Antes de los años 2000, el 5 de enero en el día de los negritos la pintura se acompañaba por cabalgatas de jóvenes y música del sector militar; después este día se convirtió en la principal muestra de cultura en la ciudad, donde la tradición se disfruta brindando una pintica de color negro al ritmo del son sureño para toda la población.

Foto

Lo más significativo de este día, según la historiadora Lidia Muñoz, es la transformación que se ha dado, ya que inicialmente “esta muestra servía como un acto de cortejo, donde los hombres se acercaban a la mujer que les gustaba a ofrecerles una pintica en sinónimo de agrado, y la mujer que lo aceptaba recibía una flor o un clavel como un gesto galante”.

Posteriormente llegó el ‘juego tatuaje’, que consistía en untarse la pintura negra en las manos para aplicársela en la cara de otro en forma de un tatuaje, donde se marquen las mejillas de todos y todas las personas que salen a las calles.

Finalmente, “antes de la pandemia se llegó al juego conocido como la ‘operación pupo’, que es la característica de esta práctica lúdica porque es la invasión del cuerpo de la otra persona, para invitarlo a conmemorar el día de los negritos en homenaje a la madre África y a la libertad, porque es una cédula real la que ofrece un día libre a los negros el 5 de enero”, contó Lidia.

Así mismo, Nariño tiene zona costera donde principalmente se encuentran las personas afro, caracterizadas por su carisma, su alevosía y su sabor al son de la marimba y los cantos tradicionales. De acuerdo a Miguel Santacruz, perteneciente a la cultura afro, “en un principio era una celebración nuestra, nosotros bailábamos y cantábamos, pero es bonito que todos compartan con nosotros este pedacito de historia”.

Nariñenses y turistas que salen a disfrutar en el 5 de enero conocen la historia de cómo se originó este día, según Catalina, una habitante de Pasto, “aquí lo que hacemos es la tradicional pintica, donde compartimos un cosmético con la familia cercana y todos los que van pasando. En cuanto a la historia este día era el que se lo daban a los esclavos de esos tiempos para descansar y ellos lo que hacían era pintarse”, contó.

Foto

En Pasto este año se continúa celebrando un atípico Carnaval de Negros y Blancos, donde mientras en las plazas principales disfrutan de los artistas invitados y se comparte el color negro como la muestra cultural del Patrimonio del Sur de Colombia, los artesanos terminan detalles de las carrozas para el gran desfile magno del 6 de enero.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal